Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Rusia precisará de una máquina del tiempo para ganar su Mundial

Su fútbol atrasa y bastaron diez minutos de Cristiano Ronaldo para comprobarlo

LA NACION
SEGUIR
Sebastián Fest
Jueves 22 de junio de 2017
Rusia perdió con Portugal en su Copa Confederaciones
Rusia perdió con Portugal en su Copa Confederaciones. Foto: LA NACION / Aníbal Greco
0

MOSCÚ .- Rusia, tan fecunda cuando se trata de ciencia y tecnología, debería inventar la máquina del tiempo. Y lo antes posible, porque falta menos de un año para el Mundial. Si lo lograra, su historia en la Copa del Mundo podría ser bastante diferente a la discreta actuación que se avizora hoy.

Una máquina del tiempo le permitiría al equipo entrenado por Stanislav Cherchesov recuperar a las figuras que le permitieron diez años atrás llegar a la semifinal de la Eurocopa 2008. Volvería aquel fútbol alegre e impetuoso encarnado en Andrei Arshavin, Roman Pavlyuchenko y Konstantin Zyryanov. Y gracias a la máquina que controla el tiempo rejuvenecerían también el arquero Igor Akinfeev y el tan talentoso como veterano Yuri Zhirkov, ambos parte del equipo que cayó ayer 1-0 con el Portugal de Cristiano Ronaldo en Moscú.

Era quizás el partido más esperado de la primera fase de la Copa Confederaciones, ese ensayo general para el Mundial que la Argentina mira por TV. Se medían la selección campeona de Europa, el equipo de Cristiano , y la anfitriona del Mundial que comenzará el 14 de junio de 2018 en el estadio Luzhniki de Moscú.

O máquina del tiempo o retrasar el Mundial. Cualquier opción se perfila para Rusia mejor que jugar el año próximo.

Los 42.000 espectadores que llenaron las tribunas en el estadio del Spartak de Moscú disfrutaron más de la tarde fresca y el aroma a pasto mojado que del acierto ofensivo de una selección limitada.

Suena improbable, pero es real: todos los integrantes de Rusia, desde el primer titular al último suplente, juegan en el fútbol de su país. Las distancias con un rival que tiene a estrellas o jugadores del Real Madrid, Barcelona, Mónaco o Borussia Dortmund fueron evidentes. Tanto es así, que Cristiano jugó apenas lo que necesitaba jugar. Le alcanzó con "matar" el partido en los primeros diez minutos.

"Ronaldo se nos escapó, pero no nos sucede sólo a nosotros", se resignó Cherchesov, cuya selección se medirá el sábado con México.

Cristiano, de hecho, fue el inicio y el final del único gol del partido. Fue él quien a los 8' inició la jugada desde la derecha para cambiar de frente a Bernardo Silva, que volvió a cruzar hacia la derecha para que la pelota aterrizara en el área. Allí esperaba el (¿aún?) delantero del Real Madrid para cabecear al gol con insólita comodidad. Seguro que Akinfeev no esperaba celebrar así sus 100 partidos internacionales.

"A veces los partidos no van en la dirección de tus deseos", sintetizaría luego el entrenador ruso, que ironizó con el juego de Portugal: "Ya no lo llaman contraataque, ahora le dicen transición veloz. Bueno, eso es lo que hicieron los portugueses".

Eso y mostrar un poquito de Cristiano, no demasiado. Con eso alcanzó y sobró para ganarle en casa a todo un anfitrión del Mundial. "Hubo un momento del primer tiempo en el que incluso nos pasamos de entusiasmo", dijo tras el partido Fernando Santos, el técnico de Portugal que justificó la mudez de Cristiano sobre su supuesto adiós al Real Madrid. "Cristiano está aquí para hablar del partido, no de su familia o el Real Madrid. Entiendo que tengan curiosidad, pero tenemos que respetarlo. Ustedes van a tener otras oportunidades de verlo a él y plantearle todas las preguntas", aseguró el técnico.

Cristiano había sido elegido como mejor jugador del partido, lo que convertía en obligatoria su presencia en una conferencia de prensa posterior al partido. Pero cuando apareció en una sala de las entrañas del estadio del Spartak, una empleada de la FIFA salió en su auxilio: "Cristiano no responderá preguntas, hará sólo una breve declaración". Y no mentía, porque Cristiano no habló siquiera medio minuto:

"Obviamente estamos muy contentos. Es la primera vez que Portugal gana en Rusia. Fuimos mejores, tuvimos muchas oportunidades". Él tampoco mentía, pero probablemente no decía toda la verdad. Y difícilmente despeje la incógnita ante Nueva Zelanda el sábado, día de definición del Grupo B en el torneo.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas