Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Arriba y abajo, la lucha continúa por clasificar a las copas y evitar el descenso

Racing sueña con la Libertadores; Colón, a la Sudamericana, donde Defensa quedó a un paso; Temperley, Arsenal y la tabla del promedio

Jueves 22 de junio de 2017
Festeja Miranda, el mejor del partido, el primer gol de Defensa sobre Temperley
Festeja Miranda, el mejor del partido, el primer gol de Defensa sobre Temperley. Foto: FotoBAIRES
0

Conseguir un cupo para la Copa Libertadores y la Copa Sudamericana y evitar ser el último equipo en descender, lo que queda en juego en el campeonato argentino, después de la consagración de Boca. Dos formas de lograr los objetivos, de redondear una temporada interminable, con un calendario que resultó tedioso y desprogramado. Los de arriba y los de abajo, juntos en un campo de juego, aunque con estados de ánimo enfrentados. El desgaste psicológico que significa batallar por mantener la categoría es infinitamente mayor que el de aquellos clubes que pretenden un recorrido internacional en los próximos meses. Una jornada que no ofreció un corte, aunque entregó señales que podrían ser decisivas para las plazas en discusión.

Defensa y Justicia le tomó el gusto a ser parte de los torneos internacionales, este año debutó en la Copa Sudamericana y hasta eliminó a un gigante como San Pablo; con la victoria 3-2 sobre Temperley tomó una luz de tres puntos de ventaja sobre Rosario Central y Gimnasia y Esgrima La Plata -rival en la última fecha- para repetir la experiencia. El éxito del Halcón, con goles de Miranda -el mejor del juego-, Bouzat y Ríos, dejó malherido a Temperley -descontó mediante un penal y un tiro libre ejecutados por Cólzera-, que fue un equipo nervioso, consciente de lo que se juega en esta semana. Liniers será su última estación: deberá ganarle a Vélez para no depender de otros resultados.

Tampoco Arsenal tomó oxígeno, al empatar 2-2 con el ya descendido Quilmes. Dos veces en el primer tiempo estuvo arriba en el marcador el club de Sarandí: primero, con un tanto de Bottinelli; más tarde, con una conquista de Milo. Pero no logró sostener la ventaja y, con una formación con varios juveniles -fueron desafectados los futbolistas cuyos contratos terminan a fin de mes, por temor a una lesión y que deban renovárseles el vínculo de manera automática-, Quilmes igualó a través de Maximiliano González y Pérez Acuña. Una mano de Andrada dentro del área que el árbitro Pompei no advirtió, el apuro de Sánchez Sotelo para definir y un par de estupendas atajadas de Rigamonti -a Sánchez Sotelo y Rolón-le ahogaron el festejo a Arsenal, que tuvo empuje pero también desorden en el momento de retroceder. Con la mirada puesta en un rápido regreso, en Quilmes se destacó González en la contención; Ramírez y Obregón, haciendo la tarea de conexión de líneas y el desequilibrio.

Con el empuje de los juveniles

Con poco, Racing construyó una victoria que lo posiciona con expectativa para clasificarse a la Copa Libertadores. En un duelo directo, en Avellaneda, superó 1-0 a Colón, que con el tropiezo se quedó sin posibilidades de jugar en 2018 el trofeo más importante que organiza la Conmebol. Los santafesinos, igualmente, tienen asegurada una plaza en la Copa Sudamericana.

La Academia dependerá de los resultados de hoy de Newell's, Estudiantes e Independiente para conocer sus reales posibilidades cuando se juegue la 30a y última jornada. Fuera del resultado, que fue valiosísimo, Matías Zaracho, que llegó al club a los 8 años y jugó por primera vez desde el inicio -son apenas tres sus encuentros en primera-, marcó de cabeza el gol del triunfo. Otro juvenil que se suma a las apariciones de Brian Mansilla, Pablo Cuadra y los arqueros Juan Musso y Gastón Gómez; un escalón por encima, ya con categoría de distinguido, asoma el goleador Lautaro Martínez.

Un doping pulsa a River

Martínez Quarta, por un diurético en la Libertadores

No son horas felices las que desanda River. El título de Boca, el violento robo que sufrió el presidente Rodolfo D'Onofrio y ahora el doping de Lucas Martínez Quarta le dan forma a la cadena de disgutos. El juvenil fue titular anoche ante Aldosivi y en el club se espera el resultado de la contraprueba.El control corresponde al partido con Emelec, del 10 de mayo pasado, por la Copa Libertadores y la sustancia prohibida que se le detectó es hidroclorotiazida (un diurético). Mediante un comunicado, River informó que ese tipo de producto no se encuentra en el menú de medicamentos de utilización cotidiana. En tanto, el zaguero, de 21 años, aseguró no haber tomado medicación alguna no prescrita por el club.Los diuréticos son utilizados para eliminar sustancias como OXA B12, que desde hace poco tiempo ingresó a la lista de sustancias prohibida. La Conmebol, en el último año, resolvió de modos diferentes dos casos que involucraron a jugadores de clubes argentinos: San Lorenzo evitó la suspensión de Sebastián Blanco porque avisó con anticipación que el jugador recibió Cronolevel; César Delgado (Rosario Central) cumple un año de suspensión por la aplicación de betametasona (OXA B 12).

Informes de Jonatan Wiktor, Ignacio Fusco y Nicolás Zuberman

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas