Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Momento franc

LA NACION
Domingo 25 de junio de 2017
0

Ser diferente, ofrecer otro sabor, proponer una textura nueva son algunas de las virtudes que destacan al cabernet franc de nuestro país. Basta asomar la nariz a la copa para que esa singular y rica rareza se vuelva evidente en el trazo herbal.

¿Pero alcanza con ofrecer otra cosa para destacar? En el caso del cabernet franc, al menos, se corrobora. Las bodegas lo elaboran como una especialidad en la que pueden destacarse; los consumidores encuentran un sabor diferente y al mismo tiempo una novedad; y el círculo cierra cuando la escasez empuja los precios hacia arriba y vierte prestigio sobre el vino.

Hasta 2016 -última cifra disponible en el Observatorio Vitivinícola- en nuestro mercado había 913 hectáreas plantadas, cuando en 2002 sólo había 252; el grueso se concentra en el Valle de Uco (1/3 del total). Es un número chico, pero alcanza para hacer sano ruido.

Esos factores, sumado a la malbequización de la oferta, llevaron al franc a un podio de deseo, que atrae tanto a los especialistas como a los consumidores aficionados. Así, la oferta ganó profundidad y hoy es posible encontrar medio centenar de marcas. Muchas son de reciente aparición, aunque todas ofrecen el ABC de la variedad: una aromática frutal y herbal bien definida, con una boca algo austera en su estructura y de pronunciado sabor.

Entre los elaborados con uvas de Luján de Cuyo, donde el perfil es más maduro en aromas y menos fresco en boca, aseguran su gusto Escorihuela Gascón Pequeñas Producciones (2014, $ 545), que vuelve al mercado, el rico Angélica Zapata Alta (2011, $ 637), Lagarde Guarda (2013, $ 430) un clásico, Pulenta XI (2012, $ 640), Durigutti Reserva (2012, $ 390), Fabre Montmayou Reserva (2012, $ 235), y Fond de Cave Reserva (2014, $ 235), este último de Maipú. Entre los ejemplares de Uco, más vibrantes y con taninos jugosos, Zaha (2012, $ 499), Númina (2012, $ 410), el flamante Trivento Golden Reserve Black Series (2013, $ 450) y Desquiciado (2015, $ 225). Pero no todo es tinto en la vida del franc. Existe incluso un muy rico espumoso elaborado con la marca Pampa Mía (270), bien fresco.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas