Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Katy Perry vs. Taylor Swift: todo lo que sabemos de la pelea

Son dos las de las figuras más importantes de la música pop actual y eran muy amigas: qué pasó para que se odien tanto y por qué parece difícil una reconciliación

Martes 27 de junio de 2017 • 00:17
0
Katy Perry y Taylor Swift, en tiempos donde aún eran amigas
Katy Perry y Taylor Swift, en tiempos donde aún eran amigas. Foto: Archivo

Quizá, en un futuro, todo lo que están viviendo hoy Katy Perry y Taylor Swift sea parte de una serie como Feud, que registró la mítica pelea entre Bette Davis y Joan Crawford. Aquí no se trata de mujeres de tanto peso como las divas de Hollywood, pero hay pocos registros en la música pop de un enfrentamiento de este calibre. Es una situación con todos los condimentos de una gran ficción: una amistad rota por una traición, dardos envenenados enviados en entrevistas y una pelea que se puede seguir gracias a referencias en canciones, tuits y fotos de Instagram.

A mediados 2009, cuando las dos estaban consolidando sus carreras, las dos cantantes se prodigaban mutua admiración y respeto, como cuando Swift elogió un videoclip de Perry diciendo que iba a colgar un póster suyo en la habitación, a lo que la morocha le respondió ofreciéndole escribir una canción juntas en su nuevo álbum:

Pocos meses después, la intérprete de I Kissed a Girl invitó a su amiga a su cumpleaños y también fue colmada de muestras de afecto online, uniendo a sus millones de fans bajo la idea de dos mujeres que compiten en los rankings pueden ser mejores amigas:

El cariño era mutuo y Perry le decía a la prensa que envidiaba de su amiga cómo podía "tocar una fibra escondida en las chicas al cantar y hacerlas sentir que estaban pasando por lo mismo”. Y hasta cantaron juntas en vivo:

Pero en 2013 algo se rompió entre ambas. Perry había terminado una gira mundial y había liberado a sus bailarines, quienes iniciaron un tour con Swift bajo la supuesta promesa de que podrían volver con su jefa original si ésta los necesitaba. Pero eso no pasó y cuando la cantante de Hot N’Cold tuvo que organizar nuevas presentaciones, descubrió que se había quedado sin equipo, porque Taylor se negaba a terminar sus contratos. Finalmente lo hizo, pero despidiéndolos. Eso, al menos, alega Perry.

Ni lerda ni perezosa, Taylor respondió golpeando en donde más duele, escribiendo una canción. Aunque muchos creían que Bad Blood estaba dedicada a un ex novio, pronto quedó claro que tenía otro destinatario, como lo explicó en una entrevista: "Durante años no supe si éramos realmente amigas o no. Ella se acercaba a mí en las entregas de premios, me decía algo y desaparecía. Yo me quedaba pensando, '¿somos amigas o me acaba de decir el insulto más grave sonriendo?' El año pasado hizo algo tan horrible que me quedó claro que éramos enemigas. No fue sobre un chico, sino sobre negocios, ella básicamente intentó sabotear una presentación. Quiso contratar a un grupo de personas que estaban trabajando para mí".

Frente a esto, Perry tuiteó haciendo referencia a la malvada de la película Chicas Malas: "Cuídense de la Regina George que se viste como cordero".

"No pienso hablar de ella en una entrevista, no quiero darle de comer a los medios con esto", le dijo Swift a The Telegraph en 2015 cuando se le preguntó si ella era la Regina George del tuit, aunque sí confirmó que Bad Blood era un tema sobre una amistad rota. Al año siguiente pareció haber un espacio para la reconciliación cuando Perry le respondió por Twitter a un fan que le recordaba su invitación a hacer un dúo. “Si ella me pide disculpas, ¡claro!”.

Pero eso nunca pasó. Hace un mes, mientras hacía el famoso Carpool Karaoke junto a James Corden, Perry contó su versión de los hechos y reveló que le dolió que le haya escrito una canción y también confirmó que su tema "Swish Swish" es sobre su enemiga.

"Me encantaría poner la otra mejilla cada vez que me pegan, pero no soy fácilmente controlable. Especialmente cuando alguien intenta terminar con mi personaje enfrente de niñas pequeñas... ¡eso está mal!", confesó Perry. La respuesta de Taylor fue demoledora: la misma noche en que su enemiga lanzó su flamante álbum, Witness, ella volvió a poner en las plataformas de streaming su discografía, opacando a su rival.

El conflicto escaló e involucró a sus fanáticos. No es difícil descubrir tuits con acusaciones de un lado y del otro (incluso los comentarios de esta nota seguramente serán copados por sus respectivos fandoms) aunque ahora Perry decidió plantar bandera blanca. "Ya está. Estoy lista para olvidar lo que pasó. La perdono y me siento mal por lo que le pude haber hecho. Realmente creo que es una compositora increíble. Quizá no acuerde con todo lo que hace y ella no acuerde con todo lo que hago yo, pero realmente quiero que nos reencontremos en un lugar de amor y perdón", aseguró en un podcast. ¿Será el fin de este pleito? A pesar de estas palabras, la reconciliación parece más lejana que nunca.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas