Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

La polémica por Bielsa crece: Borghi apoya a Vidal, que se ratifica, y el ex jefe del fútbol chileno reivindica al "Loco"

¿Cambió Bielsa la historia del fútbol chileno? ¿O no? Muy lejos ya del país trasandino, el rosarino sigue siendo eje del debate

SEGUIR
LA NACION
Viernes 23 de junio de 2017 • 08:00
Como siempre, Marcelo Bielsa divide aguas
Como siempre, Marcelo Bielsa divide aguas.
0

KAZÁN, Rusia .- Algo debe tener Marcelo Bielsa para que, cuando se lo espera en Lille, en el norte de Francia, su nombre aparezca en Kazán, en el centro de la Rusia europea.

Capital de la República rusa de Tatarstán, Kazán fue escenario ayer jueves de un partido intenso y atractivo, de un 1-1 entre Alemania y Chile que era de lo mejor que podía esperarse en la Copa Confederaciones, ese ensayo general para el Mundial de Rusia 2018.

Pero el partido llegó precedido por la polémica, la que desató Arturo Vidal -uno de los mejores futbolistas de la historia de Chile- cuando el diario alemán "Süddeutsche Zeitung" le preguntó si Bielsa es el claro punto de inflexión en la historia del fútbol chileno: "No. Bielsa no tuvo nada que ver. Eso es algo que alguien inventó, lo de que nos cambió. A mí nunca me cambió nada. Para mí no fue el cambio de Chile. El cambio de Chile fueron los entrenadores que nos hicieron campeones".

El debate estaba servido, porque el propio entrenador chileno, Juan Antonio Pizzi, había dicho días antes que Bielsa fue "el gran revolucionario del fútbol chileno a pesar de no haber tenido resultados concretos". Pizzi llevó a Chile al título de la Copa América del Centenario en 2016 al derrotar a la Argentina por penales. Un año antes, Jorge Sampaoli ganó la Copa América en su edición regular.

Vidal no coincide con Pizzi: "Del ochenta hacia arriba nacimos los mejores jugadores de la historia de Chile. Y este momento que disfrutamos ahora se dio porque hay muy buenos jugadores y porque nos tocaron dos entrenadores muy buenos. (Jorge) Sampaoli y (Juan Antonio) Pizzi nos hicieron funcionar bien y pudimos salir campeones".

Todo un tema también para los miles de chilenos que vienen siguiendo a su selección por Rusia, entre ellos Harold Mayne-Nicholls, el hombre que, como presidente de la federación trasandina, llevó años atrás a Bielsa al comando de la selección. El argentino deslumbró en las Eliminatorias y llevó a Chile a los octavos de final de Sudáfrica 2010, donde cayó 3-0 con Brasil.

"En democracia cada uno es libre de decir lo que quiera", enfatizó Mayne-Nicholls a LA NACIÓN antes de apuntarle directo a las palabras de Vidal: "Yo creo que Bielsa hizo mucho. No sólo los triunfos enseñan".

Minutos después, ya con el partido terminado, Vidal insistió en su tesis: "Yo lo dije y creo que es verdad. (Bielsa) fue un entrenador que llegó y no ganamos nada con él, como como con los otros entrenadores".

En Chile se recuerda que la relación entre Bielsa y Vidal no fue precisamente buena. El técnico le llamó la atención en numerosas ocasiones y lo dejó fuera de partidos importantes. "La Tercera" recordó ayer una frase que supuestamente Bielsa le gritó a Vidal durante una práctica: "Todo lo que usted hace es un desorden. De nada sirven las piernas a la altura de la cabeza. Si quiere jugar conmigo, debe hacer el trabajo que se le pide, no el que usted cree que hace falta. No hacen falta los héroes en el fútbol".

Claudio Borghi, que tuvo un accidentado paso por el banco de Chile precisamente tras la salida de Bielsa post-Sudáfrica 2010, está bastante más cerca de la opinión de Vidal que de la de Mayne-Nicholls.

" Si Marcelo cambió o no el fútbol, no lo sé.", dijo el otrora "Bichi" a LA NACIÓN. "Lo que le dio Bielsa a los jugadores y la selección fue una seguridad de sentirse importante en todos lados, pero eso no significa que haya cambiado nada. No sé si coincido con todo lo que dijo Vidal, pero el trabajo no es sólo del entrenador, sino de toda la gente que viene remándola. Insisto: Bielsa los hizo sentirse importante en todos lados, pero no significa que haya cambiado su fútbol".

Lo cierto es que difícilmente el Chile de hace una década hubiera sido capaz de hacer el partido que jugó ayer con los alemanes. Un Chile que en la primera media hora del partido fue una máquina abrumadora para la Mannschaft.

El 1-1 de Alemania y Chile dejó cierto regusto amargo para los ojos argentinos: la selección bien podría haber sido protagonista en la fría noche de Kazán, porque tanto Alemania como Chile llegaron a la Confederaciones después de superar en finales a la selección de Lionel Messi.

El choque por el Grupo B entre las dos máximas candidatas a llevarse el torneo llegaba con roles cambiados. La experimentada y ganadora Chile -el equipo más veterano del torneo, con una media por encima de los 29 años- partía como favorita ante la joven Alemania experimental. Lo que se vio, en definitiva, fue un muy buen fútbol, sostenido en el recuerdo del partidazo que jugó Chile en un amistoso en 2014 previo al Mundial. Aquella vez Alemania ganó, pero el equipo que dominó y asombró fue el Chile dirigido por Sampaoli. Según Vidal, ahí estuvo ese punto de inflexión que no le concede a Bielsa: "Desde ese partido en adelante empezamos a creer en esta selección".

Tres años después, otra vez frente a frente. Y Alemania, se sabe, es Alemania. Antes que nada es tenaz, y de a poco fue frenando en Kazán el incontrolable vendaval de camisetas rojas.

El empate le llegó a los de Löw en el momento justo, un contraataque cerrado en gol por Lars Stindl a los 41'. Y en empate quedó el partido, con ambas selecciones dueñas de su destino y del pase a semifinales de la Copa Confederaciones. Ni Alemania ni Chile la ganaron nunca. Bielsa, tampoco, pero su nombre sigue ahí, marcando lo importante que fue para Chile.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas