Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Estados Unidos quiere más turistas

La industria turística norteamericana, preocupada por medidas del presidente Trump que podrían ser perjudiciales para el sector

Domingo 25 de junio de 2017
SEGUIR
LA NACION
0

WASHINGTON DC.- En horas algo convulsionadas para su administración, Donald Trump se encuentra ante otro frente interno potencialmente conflictivo: el turismo.

Días atrás, este sector de gran relevancia para la economía norteamericana aprovechó la nueva edición del IPW, su más importante encuentro anual, para expresar preocupación ante algunas políticas del mandatario relacionadas con la industria de los viajes.

"Una gran bienvenida" fue el eslogan del IPW, el principal encuentro anual de la industria turística norteamericana
"Una gran bienvenida" fue el eslogan del IPW, el principal encuentro anual de la industria turística norteamericana. Foto: gentileza IPW

En contraste con el habitual tono moderado de estos voceros, algunas declaraciones fueron llamativamente directas y enfáticas. "Pueden publicar esto: Brand USA está acá para quedarse", dijo por su parte Roger Dow, presidente de la US Travel Association, organizadora del IPW, ante decenas de micrófonos y cámaras.

Referente de extensa experiencia en el sector, Dow respondía así al anuncio de que Trump cancelaría del presupuesto los fondos que sustentan Brand USA, entidad dedicada a promocionar en el mundo el turismo hacia los Estados Unidos.

Dow admitió estar "perplejo" ante la posibilidad de tal recorte ya que el trabajo de Brand USA habría generado sólo el último año ingresos por casi nueve mil millones de dólares para la economía del país.

Tendencia a hablar rápido

Otra preocupación de la industria, tal como se manifestó en el centro de convenciones Walter E. Washington, son ciertas medidas de Donald Trump, que afectarían a los viajes hacia los Estados Unidos. Particularmente, el llamado Travel Ban, por el que se intentó prohibir el ingreso de viajeros de siete países musulmanes. La medida se está debatiendo en distintas instancias judiciales, con gran expectativa por parte del turismo receptivo norteamericano. También se puso en duda la conveniencia de la anunciada restricción de portar computadoras personales en la cabina durante vuelos hacia Estados Unidos.

"Este presidente tiene una tendencia a hablar rápido. Pero también sabemos que es hotelero, un hombre de negocios, así que seguramente podremos ayudarlo a entender esta situación. La seguridad es importante. Pero Estados Unidos debe dar el mensaje correcto en este sentido y no debe rechazar a los viajeros internacionales", explicó Dow.

"Debemos corregir la percepción de que Estados Unidos no quiere visitantes internacionales", acordó Geoff Ballotti, CEO de la US Travel Asociation y presidente del grupo hotelero Wyndham, que además agregó otro tema a la agenda: la infraestructura. "Necesitamos modernizar nuestros aeropuertos. Cerca del 60 por ciento de los aeropuertos del país han visto deteriorado su funcionamiento en los últimos diez años, con menos tráfico y menos destinos -detalló-. Es frustrante ver lo mucho que se demora en dar prioridad a este tema".

Un partido largo

"La US Travel Association se fundó después de la Segunda Guerra Mundial, cuando el mensaje del gobierno era directamente No viajen -recordó Dow-. Nos reunimos a diario con el Departamento de Estado para trabajar sobre todos estos temas, sabemos que este es un partido largo y todavía no tenemos números concretos para evaluar el efecto de las nuevas medidas".

En respuesta a algunas de estas preocupaciones, el lema del IPW 2017 fue "Una gran bienvenida" (One Big Welcome). Y efectivamente el evento recibió a más de 6400 participantes de 70 países, entre expositores (destinos, hoteles, servicios) locales y compradores internacionales de productos turísticos norteamericanos, que mantuvieron un récord de 112 mil reuniones de trabajo.

Para Christopher Thompson, presidente de Brand USA, "tenemos un nuevo presidente, que recién termina su campaña y que ha hecho promesas. En este caso, el presidente puso el foco en cambiar políticas que afectan directamente el turismo. Eso ha creado nuevos desafíos."

Pero también hubo voces del gabinete de Trump en el IPW. El secretario de Comercio Wilbur Ross dijo: "Estamos tomando todas las medidas necesarias para asegurar que Estados Unidos siga siendo competitivo para el turismo receptivo. Pero también para garantizar la seguridad de nuestros ciudadanos y de los visitantes. Debemos proteger a la gente de los terroristas. Sin seguridad no puede haber turismo".

La 49° edición del IPW se realizó por primera vez en Washington DC. El año próximo, se anunció, tendrá lugar en Denver, capital del estado de Colorado.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas