Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Sin piedad y a quemarropa: conmoción por otra muerte de la represión chavista

Un joven de 22 años recibió tres disparos en el tórax a corta distancia durante una protesta fuera de una base militar; la oposición había marchado para apoyar a la fiscal rebelde

SEGUIR
PARA LA NACION
Viernes 23 de junio de 2017
El traslado del joven David José Vallenilla, tras recibir tres disparos a quemarropa fuera de la base militar de La Carlota
El traslado del joven David José Vallenilla, tras recibir tres disparos a quemarropa fuera de la base militar de La Carlota. Foto: Reuters / Carlos García Rawlins
0

CARACAS.- Los reporteros gráficos captaron el momento exacto de otra muerte que conmociona a Venezuela: un guardia dispara a quemarropa con su escopeta contra un joven que portaba una pequeña mochila como única protección sobre su pecho y estaba al otro lado de la valla metálica de la base militar de La Carlota. Al caer el suelo, el militar vuelve a accionar su arma.

Los militares de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB) se cobraron ayer un nuevo muerto en la protesta opositora de Caracas. Se trata de David José Vallenilla, estudiante de Enfermería de 22 años, que perdió la vida tras recibir tres impactos en el tórax.

Se convirtió en el muerto número 76 en 83 días de protestas en una acción justificada de inmediato por el ministro del Interior Néstor Reverol. "Recurrente asedio a base militar de La Carlota produjo hoy [por ayer[ lamentable deceso de uno de los participantes en el hecho. Gobierno bolivariano insta a la MUD [la coalición opositora Mesa de la Unidad Democrática] a desactivar ya sus grupos violentos", tuiteó.

Las primeras versiones desde la clínica donde fue atendido el joven apuntaban a que fue alcanzado por balas, aunque por el tipo de escopeta expertos en armamento consideran que se puedo tratar de alguno de los proyectiles metálicos, incluso perdigones, que los guardias están usando para reprimir a los jóvenes.

cerrar

"No tienen derecho a quitarnos la vida", lamentó Zugeimar Armas, madre de Neomar Lander, otro de los jóvenes caídos durante las protestas bautizadas como la "primera sublevación popular del siglo XXI" por la ONG Provea.

La MUD había convocado para ayer una concentración pacífica de apoyo a la fiscal rebelde, Luisa Ortega, a las puertas de la sede principal de la fiscalía. Pero las fuerzas gubernamentales volvieron a usar gases lacrimógenos, agua a presión y perdigones a mansalva para impedir que la marcha avanzara hacia el centro de la ciudad. Tras la represión, tal y como suele suceder, comenzaron los enfrentamientos.

La jefa del Ministerio Público, colaboradora estrecha de Hugo Chávez, definió la represión como "feroz". Tampoco ha dudado en calificar como "estado de terror" el que vive actualmente el país. Sobre la fiscal penden dos procesos iniciados por el Tribunal Supremo para destituirla y enjuiciarla.

"Asesinado a quemarropa por los esbirros de Nicolás Maduro. ¡Otro joven más que le quitas la vida por tu enferma ambición de poder!", protestó el gobernador Henrique Capriles en sus redes sociales.

Se da la circunstancia de que durante la represión de ayer Maduro presidió una conferencia de prensa en el Palacio de Miraflores, durante la cual dijo otra vez que policías y militares han hecho durante los 83 días de protestas "un esfuerzo heroico, sin armas de fuego, sin escopetas de perdigones".

La realidad pulverizó una vez más las palabras de Maduro, que se vio obligado a reconocer que tres sargentos participaron en el asesinato del menor Fabián Urbina el lunes pasado. Los tres están detenidos y su jefe máximo, el comandante Antonio Benavides, fue destituido de forma fulminante. Eso sí, sólo 24 horas después era premiado con la jefatura del gobierno de Caracas.

Para sorpresa de los presentes en la conferencia de prensa, Maduro informó que ordenó una investigación para saber si hay "conspiración" detrás de ese asesinato. "¿Será que alguien preparó ese escenario?", arguyó el "hijo de Chávez", que insistió en que hay mucho dinero detrás de las marchas.

La convocatoria de Maduro tenía como objetivo cantar la nueva "victoria" diplomática en la Asamblea de la OEA.

Movilización y muerte

76

Muertos

La mayoría son manifestantes de la oposición, víctimas de la represión de las fuerzas de seguridad

83

Días

Llevan las protestas de la oposición venezolana contra del gobierno del presidente Nicolás Maduro

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas