Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

La desesperación empuja cada vez a más venezolanos a Colombia

Crece el flujo de personas que huyen hacia el país vecino; Bogotá prepara un plan de contingencia

Viernes 23 de junio de 2017
SEGUIR
Agencia AP
0
La desesperación empuja cada vez a más venezolanos a Colombia
La desesperación empuja cada vez a más venezolanos a Colombia. Foto: Reuters / Carlos Garcia Rawlins

BOGOTÁ.- Cuando los primeros rayos de sol despuntan sobre un vecindario colombiano conocido como "Pequeño Mene Grande", una referencia a la cálida ciudad venezolana de la que proceden muchos de sus últimos vecinos, seis hombres y mujeres se levantan de sus viejos colchones. Una de ellas envuelve a su hija de cuatro meses en una manta. Los hombres se visten con camperas y gorras de béisbol.

Bogotá es fría comparada con su ciudad natal en Venezuela y su día será largo. Su tarea: vender 54 mangos a menos de un dólar cada uno, con la esperanza de poder enviar algo de dinero a sus familiares, que atraviesan aún más problemas en casa. "Nunca imaginé vivir así", dijo Génesis Montilla, una enfermera y madre soltera de 26 años que dejó a sus tres hijos con su abuela.

Mientras Venezuela se hunde cada vez más en la ruina política y económica, la huida de sus ciudadanos se acelera y alcanza niveles nunca vistos en su historia. Los expertos creen que casi una décima parte de sus cerca de 31 millones de habitantes vive ahora fuera del país. Para los profesionales cualificados, el destino preferido es España o Estados Unidos, donde se quedan más allá de los límites de sus visados y ahora solicitan asilo por primera vez (18.155 sólo el año pasado).

Pero para muchos, más pobres, Colombia es el final del viaje. El país vecino recibió a más venezolanos que cualquier otro país. Las estimaciones indican que en la últimas dos décadas llegaron más de un millón de personas, e invirtieron la tendencia previa de colombianos que pasaban a Venezuela para huir de la guerra.

Los más desesperados cruzan de forma ilegal a través de alguna de las cientos de "trochas" (caminos de tierra) sin pavimentar en la porosa frontera de 2200 kilómetros entre los dos países. "Cuando hablas con venezolanos, todos dicen «me quiero ir»", dijo Saraid Valbuena (20 años), que hizo el viaje con su esposo y su bebe de un mes a principio de año.

Este flujo no da señales de disminuir y preocupa a las autoridades colombianas, que elaboran planes de contingencia por si aumenta o se repite una crisis como la de 2015, cuando el presidente Nicolás Maduro expulsó a 20.000 colombianos de la noche a la mañana.

El gobierno de Colombia envió recientemente una delegación a un campo para refugiados sirios en Turquía para aprender cómo responder a una repentina llegada masiva de inmigrantes. El alto comisionado de Naciones Unidas para los refugiados está estudiando la preparación de sus oficinas en Colombia, Brasil y Trinidad y Tobago, para gestionar una posible avalancha de migrantes venezolanos.

"Desde hace como año y medio ha sido una migración constante", señaló Daniel Pages, presidente de la Asociación de Venezolanos en Colombia. "La necesidad es salir de Venezuela para vivir."

Oficialmente, Venezuela niega que sus ciudadanos estén huyendo a Colombia. En febrero, Maduro afirmó que los colombianos aún entraban "en masa" al país. Caracas no presenta estadísticas sobre inmigración desde hace más de una década.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas