Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

El Vaticano se une al coro de críticos de la Asamblea Constituyente

La Santa Sede advirtió que el proyecto de Maduro "hace peligrar el futuro demócratico" del país

Viernes 23 de junio de 2017
SEGUIR
PARA LA NACION

CARACAS.- "Hemos vencido, llegó la hora de que la derecha continental rectifique." Nicolás Maduro no solo cantó ayer una extraña victoria diplomática en la Asamblea General de la OEA. También premió a su canciller, Delcy Rodríguez, quien abandonó el cargo para sumarse al contingente de ministros, dirigentes y gobernadores de confianza que se presentan como candidatos a la Asamblea Constituyente.

Rodríguez recibió como recompensa por los servicios prestados la espada de Simón Bolívar, mientras escuchaba agradecida cómo su líder aseguraba que la revolución marcha rumbo a un nuevo ciclo victorioso, "una nueva ola revolucionaria". Su diplomacia de confrontación queda asegurada con el nombramiento de su sucesor, Samuel Moncada, que también dio voz al madurismo en la OEA durante los últimos meses.

El Vaticano se une al coro de críticos de la Asamblea Constituyente
El Vaticano se une al coro de críticos de la Asamblea Constituyente. Foto: Reuters / Archivo

Como suele pasar en estos momentos de euforia chavista, la realidad es muy distinta. Al rechazo de 20 países del continente contra el proceso abierto por Maduro para atornillarse en el poder se sumó el Vaticano, pieza clave durante 2016 en la fracasada mesa del diálogo. La Constituyente "presenta el riesgo de complicarlos ulteriormente y hace peligrar el futuro democrático del país", subrayó el arzobispo Bernardo Auza, nuncio apostólico y observador permanente en la OEA.

La delegación vaticana volvió a apostar de forma decidida en Cancún -donde ayer concluyó la Asamblea General de la OEA- por una "negociación seria y sincera entre las partes", basada en la carta enviada en diciembre por el secretario de Estado, Pietro Parolin, al presidente venezolano.

El Vaticano reprochaba al gobierno en ese texto no cumplir los acuerdos alcanzados en la mesa del diálogo: el cronograma electoral, la liberación de presos políticos, la entrada de ayuda humanitaria y la devolución de los poderes del Parlamento.

En la declaración de monseñor Auza se insiste en la comunión existente entre el papa Francisco, su mano derecha Parolin y la Conferencia Episcopal Venezolana (CEV), que forma parte del frente de organizaciones contra la Asamblea Constituyente.

En este grupo confluyen la Mesa de la Unidad Democrática, la Fiscalía General de la República, el Parlamento, el movimiento estudiantil, el chavismo crítico, generales muy cercanos a Hugo Chávez, los empresarios, la mayoría de las universidades, los colegios profesionales y los principales intelectuales, artistas, deportistas y juristas del país.

La CEV, que se reunió con Francisco el mes pasado, mantiene un tono muy crítico contra el gobierno. Incluso en el comunicado de Auza se destaca el diagnóstico que los obispos venezolanos consensuaron sobre la tragedia nacional: "Se vuelve insostenible la falta de alimentación, la falta de medicinas y la falta de libertades".

Solo Ecuador; Bolivia en el subcontinente, y El Salvador y Nicaragua en América Central no se sumaron al gran bloque de detractores de Maduro. La gran excepción sigue siendo el Caribe, donde Caracas conserva aliados tras 15 años de repartir petróleo barato a sus gobernantes.

Te puede interesar

Debido a la veda electoral estas notas estarán cerradas a comentarios hasta el domingo a las 18hs. Muchas gracias.