Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Viajes al trabajo: ellos usan el automóvil; ellas prefieren el colectivo

Así surge de un estudio realizado por la UADE; el subte es el tercer transporte elegido para desplazarse por la ciudad; el tren tiene mala imagen entre los usuarios porteños, bonaerenses y del interior

Viernes 23 de junio de 2017
0
Más prácticas, las mujeres optan por el colectivo, el subte o el remís, en ese orden
Más prácticas, las mujeres optan por el colectivo, el subte o el remís, en ese orden. Foto: Emiliano Lasalvia

Los hombres prefieren el auto y las mujeres el transporte público. Colectivo, auto, subte; en ese orden eligen trasladarse los porteños para ir a trabajar. El tren es el medio peor percibido en la Capital, en el Gran Buenos Aires y en el interior del país, según un estudio realizado por el Centro de Investigaciones Sociales de la Universidad Argentina de la Empresa (UADE) y la consultora Voices! Según los especialistas, tiene que ver con las relaciones que cada género establece con estos medios.

La investigación se focalizó en los medios de transporte que usan los argentinos para trasladarse ya sea en general como para ir a trabajar, y en la valoración sobre cada uno de los medios existentes.

"El uso del colectivo es el medio de locomoción más común en nuestro país. El auto aparece en segundo lugar, seguido por la opción de "caminar" especialmente en el interior del país, donde alcanza un 16% de menciones en relación con el 1% observado en Capital Federal y Gran Buenos Aires.

La bicicleta es el medio mejor percibido. En segundo lugar se ubica el remis y, tercero, el taxi. El subte y el colectivo son los medios de transporte "masivos" mejor evaluados; el tren, el peor evaluado", subraya el informe de los investigadores del CIS y Voices! Research and Consultancy.

El estudio se realizó en octubre pasado sobre una muestra probabilística de 1000 personas, hombres y mujeres mayores de 16 años en todo el país, por medio de entrevistas personales. Se tuvo en cuenta el nivel socioeconómico de los entrevistados.

La investigación indaga sobre la forma de moverse en general y para ir a trabajar. En la ciudad autónoma de Buenos Aires el medio de transporte más usado es el colectivo (57%), seguido por el auto (16%) y el subte (15%). Para llegar al trabajo, los porteños eligen esos mismos medios, pero los porcentajes varían: en colectivo (45%), en auto (20%), a pie (19%) y en subte (16%).

"Vivo en Monte Castro, y trabajo en Mataderos; uso el auto siempre por comodidad. En Mataderos puedo dejarlo en la calle. Tampoco es un problema la nafta, porque es motor chico. Si tengo que hacer trámites en el centro voy hasta Primera Junta y dejo el auto en la casa de mis padres; después tomo el subte. Para cualquier otra cosa, auto", dice Ariel Asciutti.

"Me muevo sólo en auto; manejo desde los 17 y lo tengo super incorporado. No sé lo que es ir en colectivo, y odio depender de la velocidad del que maneja un tren o un colectivo", cuenta Leandro Riccio, que no concibe otro modo de trasladarse que no sea su auto.

Ellos, como la mayoría de los hombres encuestados (35%), usa su vehículo para ir a trabajar. De las mujeres sólo lo hace el 16%. Para la psicóloga Cecilia Murata, investigadora del Instituto de Ciencias Sociales y profesora de Psicología en la Fundación UADE, esto tiene que ver con los modos de percibir y de relacionarse diferentes que tienen mujeres y hombres con cada uno de estos medios.

"Se puede pensar en varias cuestiones, sin generalizar. Una tiene que ver con lo que el auto te da: cuando lo usa un varón es esa sensación de poderoso, que tiene el control", afirma. Y explica que hay numerosos estudios sociológicos que acreditan la idea de que "el auto es territorio de varones, aunque esto es una construcción cultural". "Hay también una cuestión de status", agrega.

Como primer vehículo para ir a trabajar, los hombres eligen el auto
Como primer vehículo para ir a trabajar, los hombres eligen el auto. Foto: Emiliano Lasalvia

La visión de la mujer es más bien práctica: "Tiene otra idea con el auto. Aprovecharlo como una herramienta que permite mayor autonomía, manejar los horarios, ir a donde se quiere. En ese sentido facilita mucho la vida", dice Murata.

Graciela Leonelli confirma esta teoría. Es abogada y, hasta hace un año, trabajaba en dos lugares. "Me trasladaba en auto porque era la única manera de llegar a los dos trabajos. Antes, trabajaba en el centro y me movilizaba con transporte público. Era mucho más cómodo y más barato que estacionar allí. Actualmente voy en auto, porque me traslado a La Plata. De otra manera demoraría mucho más y en costos no habría diferencia, porque tendría que pagar la combi. S saco cuentas por tramo, me sale casi lo mismo", afirma.

"Mi esposo para trabajar usa el auto. Le da mayor independencia y más seguridad de cumplir con su horario. Yo me manejo en colectivo, subte y taxi. Al supermercado voy en auto. Todo depende de las distancias. Elijo la opción que me deje más cerca al lugar de destino. Vivo en el microcentro, pero si tengo que ir lejos, a Pompeya por ejemplo o a Palermo, voy en auto", cuenta Andrea Sánchez.

Alejandra Carmona vive en Avellaneda, y todos los días viaja a Capital por trabajo. "Uso auto para venir de provincia a capital, y luego aquí uso colectivo. Dejo el auto todo el día en una cochera mensual, porque en la ciudad es un plomo andar en auto; entre los piquetes, los pocos lugares que hay para estacionar... No uso subte porque, aunque reconozco sus beneficios, no me gusta", comenta.

Además de los medios ya mencionados, para llegar al trabajo y en menor medida aparecen el tren (lo usa el 12% de los entrevistados porteños); la moto (7%) y la bicicleta (4%). "Vivo a 30 cuadras del trabajo; a la mañana llevo a los chicos al colegio. Después guardo el auto y me muevo con moto o caminando, porque trabajo en microcentro. Con la moto me muevo cómodo. Transporte público no uso porque no me gusta ir apretado. Para salir uso siempre el auto. Si hay que ir a algún lugar puntual donde haya problema para estacionar, uso taxi", dice Fernando Szuchmam.

"Voy a trabajar en transporte público: subte y colectivo, porque es la forma más ágil para moverse por la ciudad. Sobre todo yo, que como soy coordinador comercial, estoy mucho en la calle", señala Luis Tabares.

"Amo la bici. Me encanta empezar el día con el aire fresco en la cara", dice Liliana Palermo, que evita el transporte público. "Lidiar con otros pasajeros y el espacio compartido; nadie está de humor en el subte o el colectivo", afirma.

"La bicicleta es considerada como uno de los medios de locomoción más beneficiosos y, sin embargo, es uno de los menos usados", explica a la nacion Marina Tomasotti, coordinadora del Instituto de Ciencias Sociales de la Fundación UADE.

La bicicleta tiene, en total, un 85% de imagen positiva; le siguen remises y taxis con 62% y 58%, respectivamente; luego, subte y colectivo con 55%. Por último, se ubica el tren con 47% de valoración positiva; 34%, regular, y 20%, negativa.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas