Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Puertas adentro de River: de la preocupación al alivio, del desencanto a la esperanza

En la intimidad del plantel y de la dirigencia del club de Núñez, primero se vivió todo con desazón y luego alumbró un motivo para hacerse fuertes en la adversidad

Viernes 23 de junio de 2017
SEGUIR
PARA LA NACION
0
Fue el peor día de Gallardo en River desde su llegada en 2014
Fue el peor día de Gallardo en River desde su llegada en 2014.

Vía Whatsapp, la frase fue pronunciada por un futbolista del plantel de River pasadas las 19.20, un rato antes de que en el Monumental se conociera la muerte de la madre de Rodolfo D'Onofrio en el sanatorio de la Trinidad. "Después de todas las barbaridades que se dijeron, esto nos va a servir como impulso", escribió el jugador a un periodista de La Nación. La confirmación de que son dos los casos de doping (Martínez Quarta y Mayada) luego de que se especulara que podían ser hasta siete, se vivió primero con mucha preocupación y luego, ya entrada la tardecita, como un motivo para hacerse fuertes en la adversidad.

Dos imágenes sirven también para graficar los cambios en los estados de ánimo. A las 16.05, Marcelo Gallardo salió del vestuario Angel Labruna con un semblante de preocupación y los ojos rojizos de quien atraviesa un momento no deseado. Lo escoltaban varios de los integrantes de su cuerpo técnico: Matías Biscay, Hernán Buján, César Zinelli y Nahuel Hidalgo. Tres horas más tarde, a las 19.10 y tras haberse reunido en la concentración junto con D'Onofrio, Enzo Francescoli, Matías Patanian, el médico Pedro Hansing y el kinesiólogo Jorge Bombicino, el Muñeco se subió a su auto con el lastre de haber vivido el día más agitado desde que asumió a mediados de 2014, pero con el alivio de que el escenario es mucho menos grave que los zócalos informativos que le ofrecieron durante toda la tarde los canales de televisión.

La noticia del doping de Mayada se supo en el Monumental pasadas las 14, cuando los jugadores ya estaban en sus casas luego de haberse entrenado en el estadio. Solamente estaban allí Gallardo y sus colaboradores, además de Francescoli. Luego, a las 16.30 se sumó D'Onofrio, quien abandonó la clínica donde estaba internada grave su madre para ir a reunirse al estadio junto al técnico. Luego se supo que, al salir de la reunión, D'Onofrio pudo ver con vida a su madre por última vez al regresar al sanatorio, a modo de despedida.

Hansing, el médico que durante buena parte del día quedó en el ojo de la tormenta y señalado por lo bajo como responsable de la situación, no perdió la tranquilidad en ningún momento. Cuando se dirigía hacia la cochera del Monumental para irse a su casa, después de un día en el que también había estado junto a Rodrigo Mora durante la operación que le practicaron al uruguayo en la cadera, Hansing le dijo en confianza a un amigo: "Esto es como si te encontrás con un muerto en tu casa y cuando llega la policía les querés explicar que vos no tuviste nada que ver". El médico jura que él supone que los positivos se deben a una contaminación en algunos de los productos que habitualmente utilizan como suplementación para el plantel.

Ya después de las 20, a Mayada se lo vio en el Monumental junto a Mariano Barnao, el gerente de fútbol, quien intentó tranquilizar al uruguayo transmitiéndole la información que manejaban en la dirigencia de River respecto de la sanción que le espera, de entre dos y tres meses de suspensión. Eso, al menos, dicen por lo bajo los dirigentes de River que les hicieron saber a ellos desde la sede de la Conmebol en Paraguay.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas