Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Esvásticas, bustos de Hitler y otros objetos inquietantes

Buscan determinar la autenticidad de las 75 piezas nazis secuestradas

Viernes 23 de junio de 2017
SEGUIR
LA NACION

cerrar

Con delantal blanco y mucho cuidado, dos mujeres de Policía Federal inventariaban ayer una colección de 75 objetos. El listado de lo que allí había incluye una esfinge egipcia montada en un pedestal con la esvástica, un busto de Adolf Hitler con uniforme militar -la mirada serena oteando el horizonte-, el águila del Partido Nacional Socialista y pistolas y dagas con los símbolos del Tercer Reich, entre otras piezas.

Cada uno de estos objetos está hoy guardado en una pequeña habitación que la división de Protección de Patrimonio Cultural de la Policía Federal tiene en su sede de la calle Cavia, detrás del shopping Paseo Alcorta, donde alguna vez estuvo detenida María Julia Alsogaray. Integran la exhibición de la simbología nazi secuestrada hace dos semanas de la casa de Carlos Olivares, un coleccionista de antigüedades que dice carecer de simpatías nazis (sobre lo que se informa por separado).

La hechura y los materiales de la colección -bronce, mármol, hierro y madera- son básicos y hasta un poco toscos. Las piezas tampoco impactan por su tamaño, la mayoría de ellas podrían adornar un escritorio generoso. Pero hay algo de su sola presencia que intimida, como si mantuviesen la carga simbólica de lo que alguna vez representaron: la página más violenta del violento siglo XX.

Su hallazgo despertó el interés de medios de todo el mundo porque confirma un hecho histórico popularizado por la industria del cine. "Es una señal de la presencia de jerarcas nazis en la Argentina", señala Ariel Cohen Sabban, presidente de la Delegación de Asociaciones Israelitas Argentinas (DAIA), que tiene la intención de presentarse como querellante en la causa contra Olivares.

La investigación que terminó en el secuestro empezó por una pista que llegó a la policía sobre un coleccionista que tenía antigüedades chinas prohibidas y artefactos del Tercer Reich. Una vez que confirmaron que el sospechoso era Olivares, pidieron autorización al juzgado de Sandra Arroyo Salgado, en San Isidro, y el 8 de junio pasado realizaron tres allanamientos simultáneos: en el local, el depósito y la casa del coleccionista.

Ya habían pasado varias horas de búsqueda infructuosa cuando uno de los policías llamó a Marcelo El Haibe, jefe de la división de Patrimonio Cultural de la Federal. "Lo encontré jefe", le dijo. En la casa de Beccar, detrás de una biblioteca, había un cuarto donde estaban las reliquias nazis. El allanamiento duró ocho horas y terminó a las 18 con el secuestro de las piezas.

Estudios

A los ojos no entrenadas, los objetos parecen originales, pero la Policía aún debe encargar los peritajes que lo confirmen. Para eso, y ante la ausencia de especialistas en la Argentina, la idea es contactarse con la agencia de Interpol de Alemania. Según Gustavo Galante, secretario general de Acceso a la Justicia de la Fiscalía porteña, es la primera vez que se secuestra este tipo de material.

En agosto del año pasado la DAIA denunció que en una feria de caza y pesca que se realizaba en La Rural se vendían esvásticas, imágenes con el rostro de Hitler y otras piezas con simbología nazi. La policía allanó el lugar y dos personas quedaron detenidas por presunta violación de la ley antidiscriminatoria. Sin embargo, la justicia porteña desestimó la denuncia en un fallo que fue apelado por la fiscalía.

Para Galante, la ley antidiscriminatoria podría aplicarse en este nuevo caso si se descubriese que Olivares tenía alguna intención de facilitar la exhibición del material, o perteneciese a una organización de ideario nazi. Arroyo Salgado es quien deberá determinarlo.

Te puede interesar