Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Quizás no lo sabías, pero te estás lavando mal los dientes por estas 4 razones

Miércoles 28 de junio de 2017 • 18:37
Foto: Shutterstock
0

Si tenés más de dos años es probable que pienses que te lavás bien los dientes. Movés el cepillo de un lado al otro, con una buena cantidad de pasta y te hacés buches hasta quedar sin espuma. Para muchos odontólogos, esto no es suficiente. Pero a no desesperar, los consejos no son nada del otro mundo y los podés aplicar ya mismo.

La pasta no es tu mejor amiga

"Si se te cae arena al piso, ¿qué hacés? ¿Le tirás detergente y le pasás el trapo? No, primero pasás la escoba y después en todo caso trapeás", es la metáfora que elige la odontóloga Jorgelina Diamante para quitarle peso a la pasta de dientes. Una boca sana no necesita más que un buen cepillo que se renueve cada mes y medio (y una buena técnica) para estar limpia. "La pasta dental tiene cosas que te pueden favorecer, pero no es imprescindible", agrega.

Dos minutos es poco

"Se calculan de cinco a diez movimientos por cada sector. Eso hace que una buena cepillada tarde entre cinco y diez minutos, ese es el ideal", detalla el odontólogo Edgar Duarte. Si durante el día andás corriendo, es importante que al menos a la noche te des una buena cepillada ya que así como duerme el cuerpo, descansa el sistema inmune con la disminución de saliva. Le das vía libre a las bacterias malas para que se reproduzcan.

Foto: Shutterstock

Hilo dental

"Si me cepillo perfecto pero no utilizo hilo dental o cepillo interdental, eso es como cepillarme la mitad de la boca", explica Jorgelina. Es que lo que solemos cepillarnos es solo la parte visible, y dejamos de lado todos esos rincones que también entran en contacto con la comida (que a la vez son los más propensos a acumular suciedad). Además de hilo dental, hay un montón de cepillos diseñados para situaciones específicas. Ni hablar si tenés arreglos como puentes que requieren un cepillado con más atención.

Los "momentos de azúcar"

Si te lavás los dientes durante al menos 5 minutos con hilo dental dos veces por día, todavía no pasaste el último filtro: el cepillado del mediodía. Todos los odontólogos recomiendan tener un cepillo en el cajón de la oficina o en la cartera para usarlo después del comer. "Todo pasa por los momentos de azúcar. Desde el momento en que almorzaste y no te cepillaste, los organismos empiezan a reproducirse y cuanto más comida agregás (con meriendas o colaciones) más los alimentás".

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas