Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Los emprendedores van por la industria fintech

Cómo es Google el centro que tiene Google en San Pablo para apoyar el crecimiento de empresas que apliquen tecnología al mundo de las finanzas

Domingo 25 de junio de 2017 • 00:12
SEGUIR
PARA LA NACION
0
El campus de Google en San Pablo
El campus de Google en San Pablo. Foto: Archivo

Hace un año Google inauguró Google Campus Brasil, un espacio para ayudar a startups a desarrollarse y darle cobijo a la comunidad local de emprendedores. En su festejo presentó Campus Latam Exchange Founders, un programa dirigido a América latina para potenciar a los países emergentes a encontrar soluciones a problemas existentes, especialmente para las denominadas fintech (es decir, que usan la tecnología para tener un mejor rendimiento en el mundo de las finanzas).

Durante el primer año de Google Campus San Pablo se bebieron 5.235 cafés, 4547 capuchinos y se comieron más de 10.000 panes de queso, brigadeiros y brownies. No es extraño que una empresa que todo lo mide tenga la capacidad de analizar, con sus propios productos, cómo fue el funcionamiento del ecosistema de sus visitantes. Para festejar el aniversario de este centro de emprendedores se montó en el garage una especie de kermesse analógica donde cada una de las startups que habían participado de la primera o segunda ronda de residentes, mostraban, en un puestito, de qué se trataba su firma.

El campus de Google en San Pablo
El campus de Google en San Pablo. Foto: Archivo

Y lo más importante: se anunció el programa para startups en América Latina "Latam Exchange Founders" en el que pueden inscribirse emprendedores con soluciones para el sector de las fintech y sus derivados. Los elegidos pasarán una semana en el Campus Sao Pablo conviviendo con mentores, desarrolladores y otros expertos, para aprender a resolver sus problemas. Se pueden inscribir hasta el 18 de julio aquí y serán seleccionadas entre 8 y 10 empresas.

Por qué San Pablo

Es interesante el porqué del Campus y por qué está ubicado en San Pablo, Brasil, alejado de las oficinas de Google. Hace un tiempo que la empresa de Larry Page y Sergey Brin inauguró en diferentes partes del mundo edificios para acelerar startups emprendedoras, pero también para funcionar como un espacio de reunión para todos. El de San Pablo es el sexto en el mundo (y el único de América latina), siguiendo a Londres, Tel Aviv, Seúl, Madrid, Varsovia y pronto en Berlín.

El campus de Google en San Pablo
El campus de Google en San Pablo. Foto: Archivo

André Barrence, director del Campus de Sao Pablo, explica a LA NACION que por densidad de población, por estar en el continente latinoamericano y por la gran cantidad de emprendedores de esta área se eligió esta ubicación. En el primer año pasaron dos rondas de empresas elegidas para trabajar en este espacio de seis pisos, de los cuáles tres son exclusivos para las startups. Una propuesta similar a la de Wayra, de Telefónica, con la diferencia que Google no queda como posible socio de negocios sino como contacto que se retroalimenta de conocimiento. Por eso, en los otros pisos del edificio de la calle Rua Coronel Oscar Porto 70 también hay uno destinado a socios y aceleradoras de negocios como Launchpad Accelerator, Startup Farm, TechStars y Brazil Innovators, que apoyan a diferentes comunidades de emprendedores. Y otros dos pisos para los miembros del Campus, de uso gratis y abierto a toda la comunidad que sólo requiere una inscripción previa. También un auditorio para eventos y mentorías, un estacionamiento de bicicletas y uno de autos privado en el segundo subsuelo.

Las finanzas como motor de innovación

El espacio es alegre, luminoso, colorido y lleno de símbolos dignas de una ex-startup que comenzó en un garage. Hay zonas de silencio marcadas con vaquitas amarillas colgando, viejas cabinas de teléfonos públicos hechos sillones, hamacas paraguayas, cafeterías abiertas a la comunidad (pagas) y muchos sillones y sillas para que cualquiera que forma parte de la comunidad pueda sentarse a trabajar o a hacer co-working. Según explica Barrence, se visitaron 50 lugares antes de elegir el edificio, el cuál se formuló especialmente para estas necesidades. Todo está cuidadosamente decorado, pintado, pensado. ¿Qué buscan con esto? Moverse, ayudar, conocer futuras startups: estar en nuevos garages. No se sabe cuál va a ser la sucesora de Google o Facebook o si de algún país emergente surgirá un nuevo "unicornio" como MercadoLibre en Argentina que revolucione la manera de hacer las cosas o bien, startups que poco a poco se conviertan en grandes compañías. Lo que sí se sabe es que hay áreas de la tecnología que están dominando los mercados, y que ayudarán a potenciarlos usando su plataforma abierta de inteligencia artificial Tensor Flow, y sus herramientas de machine learning y Big Data .

El campus de Google en San Pablo
El campus de Google en San Pablo. Foto: Archivo

En principio, la niña mimada es la conocida como fintech (contracción de las palabras finanzas y tecnología). Según la consultora FintechLab, en los últimos años Brasil tuvo una inversión de mil millones de dólares en esta área, incluyendo startups, bancos e instituciones financieras que suman alrededor de 250 iniciativas. Al igual que la Argentina, Brasil es un país donde casi todos cuentan con smartphones, pero sólo un 50% de la población está bancarizada y este tipo de servicios permite a ciudadanos ingresar en las finanzas por primera vez: algo conveniente tanto por el cliente como por el oferente. Siendo quizás las startups intermediarias entre el viejo y el nuevo sistema, enfocadas servicios específicos, es el engranaje para cambiar la manera de transacciones como las conocemos. Por ejemplo, la posibilidad de pedir pequeños créditos a través de una aplicación, una tarjeta de crédito ágil y sin burocracia como la tarjeta brasilera Nubank o la opción de tener asesores virtuales de bonos y finanzas en el teléfono. Otras de las áreas que pisan fuerte y son buscadas por los inversores son las soluciones para agricultura y movilidad urbana.

Según indica Barrence, lo que se buscan para este nuevo certamen de emprendedores (incluidos oferentes argentinos) son startups que tengan un 70% de estadio de madurez: "Algunas pueden estar más avanzadas y otras menos maduras pero ser interesantes. Lo que buscamos son emprendedores que estén buscando penetrar en un mercado distinto y que tengan compromisos similares". Teniendo en cuenta que en Latinoamérica en total las startups de fintech suman sólo 350, está clara la oportunidad.

El campus de Google en San Pablo
El campus de Google en San Pablo. Foto: Archivo

El reinado de las aplicaciones

Un recorrido por las startups residentes y las que ya superaron la primera ronda da un pantallazo de lo que vendrá sobre ideas concretas para soluciones específicas, como por ejemplo Pluv.On, un sistema de sensores que se ubica por las azoteas de gran parte de la ciudad de San Pablo para medir el grosor de las gotas de agua y predecir, con inteligencia artificial, cómo serán las lluvias, su intensidad, volumen acumulado y temperatura. Cuanta más información vaya acumulando, más podrá saber del clima gracias a los algoritmos que aprenden de todos esos datos. Un sistema que le sirve tanto a los gobiernos como a los ciudadanos o las aseguradoras.

Una aplicación clara de fintech es Smarttbot, dirigida a inversores que quieren desentenderse del minuto a minuto y optimizar el manejo de las acciones a partir de la aplicación de inteligencia artificial. O EasyCrédito, un facilitador de préstamos y tarjetas de crédito para personas sin acceso al sistema financiero, simple y efectivo a través del celular.

Otra de las residentes renombradas fue Nama, con sus sistemas de chatbots inteligentes como el robot apodado "Poupinha", una herramienta que aprende del lenguaje natural llegando a parecerse a un servicio de atención al cliente "humano", que reduce costos y burocracia y ya fue contratado por Poupatempo, Bradesco y Accenture. O una innovación que transformó la manera de consumo de los usuarios de celulares de Brasil como Cuponería, una startup de cupones de descuento que creció en un año 100 veces su tamaño y fue considerada entre las cinco más importantes de Brasil. En total, las empresas residentes ya recibieron 2,2 millones de dólares en rondas de inversión en este año que pasó.

El campus de Google en San Pablo
El campus de Google en San Pablo. Foto: Archivo

Del total de cafés facturados hay que restar los que fueron de regalo gracias a BeerOfCoffee, una aplicación que permite conectar personas con las mismas necesidades: búsqueda de socios, content manager, programación, fotografía, diseño, etcétera. Este Tinder de los emprendedores es una sensación en los lugares de co-working. Cuando hay "crush", la casa invita el café. Dicha app es utilizada en todos los espacios de emprendedores de Brasil; por eso, según donde se dé el encuentro, también se pueden elegir cervezas.

Durante este primer año de Google Campus se inscribieron 75.000 personas. Para poder aprovechar los espacios no hace falta pagar, solo inscribirse para formar parte del "club", uno que nunca tiene ruidos molestos ni rebosa de gente. Hay un equilibrio natural de emprendedores que hace posible un intercambio de experiencias en comunidad. Un espacio que ellos mismos definen como privado de uso público, por lo menos, de 9 a 19 horas. Si bien no hay planes de hacer un Google Campus Argentina, algo para el mercado local, dicen, está por venir.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas