Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Un mercado bipolar

Sábado 24 de junio de 2017
SEGUIR
LA NACION
0

Si bien en las últimas semanas se presentaron varios proyectos, todos se siguen concentrando en el vértice de la pirámide: la demanda con foco en location, location, location que desde hace años mueve al mercado. Hace pocos días se presentó un emprendimiento mixto de US$ 80 millones de inversión que se construye en donde funcionaba el cine América en Santa Fe y Callao, donde el m2 se prevende a US$4200/m2. También avanza una obra de US$ 55 millones en parte de los terrenos que ocupaba el restaurante Lola en pleno Recoleta. Pero por ahora nadie se juega por productos para la clase media. ¿Los desarrolladores quieren pero no pueden? Hoy los empresarios del sector conviven en un estado de bipolaridad. Un día amanecen entusiasmados, creen en el famoso clic del sector que anticipa una reactivación de las ventas que va más allá de las unidades usadas -que se venden por el crédito hipotecario-, y sacan del cajón los proyectos en barrios periféricos a los top. Al día siguiente desmotivados prefieren esperar. Muchos no tienen espalda para financiar los emprendimientos y los que están líquidos no se juegan. El Gobierno les puso la zanahoria de los créditos desde el pozo, y el sector comenzó a creer en la posibilidad que las tres piezas del rompecabezas del ladrillo se armen. Es decir que el sector privado, el financiero y el Estado trabajen alineados para resolver un déficit habitacional de 3,5 millones de viviendas. En la mesa del Presidente el tema es prioridad pero tiene que lidiar con la ansiedad de una industria que quiere que la rueda comience a girar ya, y que reclama detalles de cómo funcionará la operatoria del sistema que les permitirá construir con dinero de los bancos. Todo indica que es cuestión de tiempo. Los desarrolladores tienen "pisada" -comprada- tierra y en algún momento comenzarán a levantar paredes para quienes necesitan una casa.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas