Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

La imagen de Temer, en su peor marca para un presidente de Brasil en 28 años

Apenas el 7% de la población aprueba su gestión; Dilma había llegado al 8% de respaldo en agosto de 2015

Domingo 25 de junio de 2017
SEGUIR
LA NACION
0

RÍO DE JANEIRO.- Justo antes de que esta semana la Procuraduría General de la República (PGR) decida si presenta una denuncia penal contra Michel Temer por su participación en el escándalo de sobornos del frigorífico JBS, el diario Folha de S. Paulo publicó ayer una encuesta que revela que la popularidad del presidente cayó a apenas 7%, la peor marca para un jefe de Estado brasileño en 28 años.

De acuerdo al sondeo de Datafolha, las acusaciones que surgieron contra Temer por el caso de JBS llevaron a que el apoyo a su gobierno cayera dos puntos desde la última medición, en abril. Como consecuencia, los entrevistados que consideran su gestión mala o muy mala aumentaron del 61% al 69%, y los que piensan que su administración es regular pasaron del 28% al 23%.

Sólo el presidente José Sarney (1985-1990) alcanzó una popularidad más baja que la de Temer: 5% en septiembre de 1989, cuando Brasil atravesaba uno de los peores momentos de la crisis de hiperinflación. Por su parte, la ex presidenta Dilma Rousseff, cuya destitución el año pasado por el Congreso llevó a Temer -entonces vicepresidente- a asumir el poder, había llegado a su nivel más bajo de respaldo, del 8%, en agosto de 2015, durante el período más duro de la recesión.

Después de un viaje de una semana por Rusia y Noruega, Temer regresó a Brasil ayer y de inmediato se puso a trabajar en fortalecer su base política en el Congreso con el objetivo de bloquear esta semana la eventual demanda del procurador general de la República, Rodrigo Janot, por intento de obstrucción de la justicia, corrupción pasiva y asociación ilícita.

El mes pasado, como parte de su acuerdo de colaboración premiada con la Justicia, el dueño del frigorífico JBS, Joesley Batista, entregó a la PGR la grabación de una conversación que había mantenido con Temer en marzo, en la que el presidente parece dar su aval a coimas que el empresario pagaría a un potencial delator, el condenado ex presidente de la Cámara de Diputados Eduardo Cunha, principal instigador del impeachment contra Dilma.

Tras una investigación de la policía federal, que concluyó que hay fuertes indicios para procesar a Temer, ahora la PGR tiene plazo hasta pasado mañana para decidir si presenta una denuncia penal o archiva la causa por falta de pruebas.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas