Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Noche de la filosofía, la costumbre de quedarse despierto para pensar

La tercera edición colmó el CCK; hubo charlas hasta la madrugada, y Zizek abrió la actividad en videoconferencia

SEGUIR
LA NACION
Domingo 25 de junio de 2017
La Noche de la Filosofía en el CCK
La Noche de la Filosofía en el CCK. Foto: Santiago Filipuzzi
0

¿Qué tienen en común la confesión cristiana, el derecho a votar de los inmigrantes, la posverdad, las virtudes de la traducción, el antipopulismo y el deseo de revolución? En la tercera edición de la Noche de la Filosofía, ésas y otras cuestiones fueron debatidas en el CCK. Si bien a Sócrates (mortal al fin) le hubiera costado subir y bajar escaleras mecánicas para asistir a las distintas conferencias, muchas de ellas celebradas en simultáneo en las salas del centro cultural, concurrir a la Noche de la Filosofía no le hubiera disgustado. Varias instituciones públicas y privadas, entre ellas el Sistema Federal de Medios y Contenidos Públicos, a cargo del ministro Hernán Lombardi, además de las universidades nacionales de San Martín y de Tres de Febrero y editoriales como Katz, Adriana Hidalgo y Fondo de Cultura Económica, trabajaron en conjunto. El Instituto Francés de la Argentina y las embajadas de Francia, Grecia y Alemania aportaron lo suyo para que invitados como Georges Didi-Huberman, Barbara Cassin, Evelyne Mesclier y Corinna Mieth estuvieran presentes.

En la apertura, para el corte de cintas con los colores de los países participantes (la Argentina, Alemania, Francia y Grecia), funcionarios del gobierno nacional como el ministro de Cultura Pablo Avelluto, la secretaria de Contenidos del Sistema Federal de Medios Públicos Gabriela Ricardes y el ministro Lombardi posaron junto con invitados nacionales y extranjeros. De fondo, llegaban los acordes musicales de la "Peña milonguera", el encuentro que se realiza todos los sábados en la plaza seca del CCK. "La Noche de la Filosofía tiene como objetivo ahuyentar la banalidad, la superficialidad y la pereza del pensamiento", declaró Lombardi.

A las seis de la tarde, en los paneles de la planta baja donde se anunciaban las conferencias, los trabajadores del CCK empezaron a colocar carteles que indicaban que se habían agotado las localidades. Néstor García Canclini, Ezequiel Adamovsky, Eric Sadin, Tomás Abraham y Barbara Cassin, como muchos otros, llenaron las salas. Un público variado asistió a la tercera edición de la Noche de la Filosofía. Estudiantes universitarios y docentes, grupos de amigos, parejas de enamorados y curiosos recorrían las instalaciones, folleto en mano. Al cierre de esta edición, los organizadores estimaban una concurrencia de más de 42.000 personas. En 2016, había sido de 35.000.

"Venimos a picotear un poco de todo: conferencias, música, libros y comida", dijeron dos amigas, licenciadas en Ciencia Política por la UBA minutos antes de que la imagen de Slavoj Zizek apareciera en la pantalla instalada en la Sala Argentina. En la videoconferencia, titulada "Con ojos inhumanos", el filósofo esloveno, muy apreciado en el Río de la Plata, dejó frases para el recuerdo. "La distopía es una utopía con otro envase", dijo (en inglés), al referirse a los alcances de la digitalización de la vida pública. "¿Acaso nuestra realidad no fue siempre aumentada? Es lo que llamamos ideología", sostuvo, en alusión a cierto pensamiento apocalíptico de otros filósofos, algunos de ellos invitados al encuentro. Minutos después del final, varios oyentes se dirigieron del subsuelo al cuarto piso del CCK, el Ágora donde filósofos y público dialogaban; en el caso de Zizek, vía Skype y con seis horas de diferencia entre Buenos Aires y Liubliana. El autor de La suspensión política de la ética no pudo asistir por cuestiones de salud. Lo mismo ocurrió con Judith Butler y Juan José Sebreli. "Esperamos tenerlos el año próximo", dijo MaximilianoTomas.

"Estamos encantados de trabajar con el CCK para la Noche de la Filosofía", dijo Yann Lorvo a LA NACION. El consejero de cooperación y de acción cultural de la embajada de Francia en la Argentina remarcó que del país de Voltaire era de donde habían llegado más filósofos (8) para la tercera edición del encuentro. Algunos, como Didi-Huberman, tuvieron una agenda completa durante su estadía en Buenos Aires.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas