Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Bernardo Toro: "La lucha contra la pobreza no está dando buenos resultados"

El filósofo colombiano plantea cambiar el paradigma de la riqueza y el poder por el del cuidado

SEGUIR
LA NACION
Lunes 26 de junio de 2017
0

Para Bernardo Toro, filósofo colombiano y experto en educación, el mundo está perdiendo su lucha contra la pobreza y el cuidado del planeta. Esta doble amenaza a la especie humana, obliga a reformular la manera de pensar, de producir y de gobernar. Una suerte de barajar y dar de nuevo. "Y esto perturba o cambia todas las cosas que hacemos: desde la manera en que concebimos los hijos hasta cómo enterramos a los muertos", dice Toro, quien actualmente se desempeña como asesor de la presidencia de Avina y como miembro del Consejo Internacional del Instituto Ethos de Brasil.

Toro está graduado en Filosofía, Física y Matemáticas, y es magíster en Investigación y Tecnologías Educativas por la Universidad Javeriana. Fue asesor en importantes entidades como el Banco Mundial, organismos de gobierno colombiano y organizaciones sociales de todo el mundo.

Foto: Maximiliano Amena

-¿Cómo ve las elites de la Argentina? ¿Se está conversando sobre un cambio de paradigma?

-Es de los países que más lo está conversando. Más que en Colombia y que en México. Doy muchas charlas a empresarios, políticos y jóvenes en la Argentina. Y lo que más me llama la atención es todo el proceso de Human Camp. Lo que está haciendo es invaluable. Es un país en donde los empresarios, sobretodo, están reflexionando de una forma muy original, en función de cómo crear nuevas maneras de producir y condiciones de vida para el planeta. Argentina es de los países más elaborados en esto.

-¿Percibe que los líderes de la región comparten esta visión?

-No. Sacando a Mugica no creo que nadie la comparta. Es que los políticos no tienen más visión que la que los pueblos queremos que tengan y viven de la opinión pública. Ese es su talón de Aquiles. Entones es la sociedad civil la que tiene que empezar a pensar así para que los políticos descubran nuevas vetas de hacer política y proponerles caminos institucionales para llegar a ese destino. Los políticos geniales son muy poquitos.

-¿Usted cree que hace falta crear nuevos tipos de empresas como las sociales o las B? ¿Va a desaparecer el capitalismo?

-Con el modelo de la acumulación y el éxito, el ser humano ha puesto al planeta en los límites de autodestrucción. El planeta no está en peligro, los que estamos en peligro somos nosotros. Tenemos que cambiar las interacciones con el planeta, y entre las personas. Para poder subsistir, necesitamos pasar a un esquema que nos permita cuidarnos, y vivir de forma pacífica y armónica. Y lo cierto es que el planeta no resiste las empresas depredadoras. Entonces el problema no es cambiar la cabeza de los empresarios. Ellos están entendiendo que el problema ya no pasa por la responsabilidad social sino de estructura del diseño mismo de la empresa.

-¿Ve que este modelo de la acumulación está fallando en su lucha contra la pobreza?

-La lucha contra la pobreza, a mi juicio, no está dando buenos resultados. Tenemos que luchar contra la acumulación excesiva de la riqueza porque sino solo se va a generar más pobreza. En el mundo todos los activos son unos 100 trillones de dólares. De esos, 32 trillones son activos reales: buques, aviones, edificios, carros. Los otros son activos financieros. La plata es un gran recurso si se invierte. Si usted invierte eso en la especulación financiera, no está generando ningún empleo real. El problema del mundo no es que haya mucho dinero sino que ese dinero no se está invirtiendo en generar nuevos pasivos sanos, productos y bienestares.

-¿Qué significa que hay que cambiar el modelo del dinero?

-El foco tiene que estar en cómo pensar los siguientes pasos de humanización de la especie, porque el problema de la evolución del ser humano es cómo ir caminando hacia niveles superiores de humanización. Hasta ahora los paradigmas para tomar las grandes decisiones han sido los de acumulación, poder y éxito. Y eso es lo que nos trajo hasta acá y produjo el cambio climático, la contaminación del territorio pero también trajo mejoras en la comunicación y la medicina. Es algo que necesariamente como especie tenemos que hacer. El cuidado ya no es una opción para el ser humano. O aprendemos a cuidar o perecemos como especie.

-¿Cómo resumiría el paradigma del cuidado?

-Si lo que usted hace contribuye a favorecer la vida digna de la gente y cuidar los bienes del planeta, a no contaminar, no importa que sea artista, futbolista, contador o político, y a los derechos humanos, eso tiene valor de cuidado y valor ético. Hay que poner atención al cuidado del cuerpo y del espíritu para alcanzar un nuevo modelo de vida que rescatará a la especie humana del caos.

-¿Cuál sería un cambio posible hacia este nuevo orden?

-Hay muchas cosas para empezar a desarrollar. Uno de los grandes abandonos que hemos hecho es el de la familia. A nadie le interesa la familia en el mundo. Hay políticas de género, de primera infancia, de seguridad alimentaria, de tercera edad, pero la familia que las articula no forma parte de las políticas públicas. El primer lugar en donde la especie tiene que recuperarse es en la familia por una razón muy sencilla, porque lo primero que hay que recuperar es el vínculo emocional. Porque sin eso es muy difícil que una persona pueda ser buen ciudadano, buena pareja o buen padre. Si no tiene una buena familia, las probabilidades de que un niño caiga en las drogas o en la depresión, son muy altas.

-¿Estas políticas ya se están implementando en algún lugar?

-Los países escandinavos están estirando los plazos de licencia de las madres. Y no es porque sean buenos sino porque hicieron las cuentas. Pagarles a las madres durante este tiempo es mucho más barato que después pagar cárceles, ambulancias, psiquiátricos y tratamiento de adicciones.

-¿Qué rol cumplen las elites en este cambio?

-El paradigma lo tienen que entender los líderes y las elites sociales, políticas, culturales. Y son ellos los que tienen que crear las condiciones para que la pobreza desaparezca. No tiene sentido creer que el problema depende de las clases bajas. El cambio tiene que surgir de los políticos, intelectuales, líderes sindicales, científicos y cualquier otra persona que tenga algún rol de influencia.

Sociedades sanas

61%

en actividades barriales

Según el estudio Viví Presente, elaborado por Kimberly Clark, este porcentaje de personas cree que participar de actividades barriales lo hace sentir parte de algo más grande

84%

dice que tener presencia social baja la violencia

Sostienen que es importante estar presente con la sociedad para evitar la inseguridad y la violencia

Para Toro uno de los desafíos actuales más importantes es generar en las sociedades modernas vínculos emocionales sanos, trabajar los mismos y aprender a reconocer al distinto. "La socialización permite conocer, bajar los niveles de alerta hacia el otro, el distinto, y aumentar los niveles de confianza", resume el filósofo, que fue uno de los referentes consultados en este estudio.Para Toro uno de los desafíos actuales más importantes es generar en las sociedades modernas vínculos emocionales sanos, trabajar los mismos y aprender a reconocer al distinto. "La socialización permite conocer, bajar los niveles de alerta hacia el otro, el distinto, y aumentar los niveles de confianza", resume el filósofo, que fue uno de los referentes consultados en este estudio.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas