Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

El casamiento de Messi. Los días previos a la boda, con perfil bajo en su "universo rosarino"

SEGUIR
PARA LA NACION
Martes 27 de junio de 2017
Foto: Instagram antoroccuzzo88
0

El lunes pasado Messi aterrizó en Rosario acompañado de su esposa y sus dos hijos. Arribó a la mañana en un vuelo privado al aeropuerto de Islas Malvinas, de Rosario. Se subió a un auto y se fue a su casa en un country en Arroyo Seco, a unos 20 kilómetros al norte de la ciudad. Lo esperaban algunos familiares, entre ellos su hermano.

El sábado cumplió 30 años. Y lo festejó en su residencia sobre la ribera del Paraná, con una vista privilegiada, con su círculo íntimo, familiares y un puñado de amigos. Allí nadie molesta al crack, que en sus frecuentes viajes a su ciudad natal desde Barcelona prefiere estar con aquellos que conoce de toda la vida en su ambiente dilecto. Siempre fue así y parece que nunca cambiará.

Messi le tiene respeto a su ciudad, que lo trata con aprecio pero sin la furia que envuelve al fútbol en Rosario, donde aquí la grieta se hace cada vez más profunda entre Rosario Central y Newell's.

Terminando el cumple ?????? muchísimas gracias a todos por los saludos .. ??????

Una publicación compartida de Leo Messi (@leomessi) el

Aunque Messi salió de aquel histórico equipo de inferiores que ganó todo en 1987 en Newell's, el capitán de la selección no forma parte de ese fenómeno febril que en Rosario divide cualquier eslabón de la cotidianeidad por los colores de los dos clubes de fútbol.

Messi prefirió siempre el perfil bajo en Rosario. Nunca ostentó su fortuna, ni tampoco decidió mostrarse sino permanecer anónimo en ese universo que perdió a los 13 años cuando emigró hacia Barcelona.

"A mí no me parece nada raro que se venga a casar acá porque él fue siempre igual. Es una persona común y corriente que quiere estar cerca de su familia y de sus amigos", explicó Diego Vallejos, amigo de la infancia, que por estos días busca un traje adecuado para alquilar para ir bien vestido a la fiesta de su amigo.

El muchacho de 30 años dice que conoce a Messi de toda la vida. Trabaja de mozo en el bar que la familia Messi tiene en Rosario, a metros del Monumento a la Bandera. "Siento ansiedad por compartir ese momento con él, que tiene la humildad de invitarme siendo uno de sus amigos de siempre y viniendo de una familia común", confiesa Vallejos, que está dentro del universo rosarino de Messi.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas