Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Todo sigue igual que hace diez años

Martes 27 de junio de 2017
0

Un ómnibus con niños y jóvenes bailarines volcó cuando volvían de un evento en Mendoza. La tragedia atraviesa a nuevas familias, a las que la vida les cambia para siempre. Un nuevo dolor nos invade también a quienes padecimos otra tragedia similar. Es mirar para atrás, volver a sentir dolor y comprobar que todo sigue igual.

Las causas involucran una cadena de responsabilidades y despiertan interrogantes: ¿Cómo un micro puede circular sin estar habilitado? "Tomó rutas alternativas para evitar los controles", se explicó. ¿Tantas rutas alternativas se pueden tomar desde Buenos Aires hasta Mendoza? ¿Fue el primer viaje en tantos meses desde que está inhabilitado?

Según sobrevivientes y autoridades, "el chofer iba muy rápido entre las curvas". Los pasajeros quedaron rehenes de un chofer profesional. ¿Son efectivas la capacitación y la evaluación psicológica que se hacen a los choferes? ¿Y qué pasa cuando hay pruebas de negligencia? En nuestro caso, el de Ecos, el chofer sigue manejando y nunca le quitaron la licencia pese a que hizo maniobras de alta peligrosidad y mató a diez personas.

Que "la ruta tenía curvas" fue otro factor asociado al vuelco en Mendoza. Se ve en las imágenes que no tiene banquinas y es angosta. Sería conveniente poner controles para advertir a los conductores.

El Estado debe asegurar que se cumplan las condiciones para un viaje seguro. Pero en los siniestros viales hay también factores relacionados con la conciencia de riesgo y de responsabilidades individuales. Es común que no se asuman los riesgos que implican el uso de celular, el no uso de cinturones y el consumo de alcohol al manejar, entre otros.

La educación es fundamental para esta conciencia de riesgo. Al planificar un viaje, muchas veces se busca el presupuesto más económico y se pasa por alto la seguridad. Los padres no saben que la CNRT deben controlar los vehículos que salen a las rutas. Hoy el control queda sujeto al pedido expreso de los padres, se realiza a veces, y con suerte. La medición de la alcoholemia del chofer y el chequeo de las condiciones del ómnibus deberían ser obligación en todos los casos. Como asociación venimos trabajando desde hace 10 años. En ese lapso no se ha logrado siquiera un control riguroso y efectivo del descanso de los choferes.

La autora es madre de Benjamín, fallecido en Santa Fe, en la tragedia de Ecos

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas