Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Un chico de tres años sobrevivió a una caída de nueve pisos

Martín Chaín Núñez fue dado de alta anoche luego de pasar 19 días internado en terapia intensiva; los médicos hablan de un milagro

SEGUIR
PARA LA NACION
Martes 27 de junio de 2017 • 00:58
Luego de pasar 19 días internado, Martín salió sonriendo de la terapia intensiva
Luego de pasar 19 días internado, Martín salió sonriendo de la terapia intensiva. Foto: Isaías Cisnero
0

SAN MIGUEL DE TUCUMAN.- Tras pasar 19 días internado en una sala de terapia intensiva del Hospital del Niño Jesús de Tucumán, Martín Chaín Núñez -el pequeño de tres años que cayó desde el noveno piso de un edificio- fue dado de alta anoche. Sin vendajes ni rasguños a la vista, Martín salió sonriendo en brazos de su mamá, Florencia Núñez, como si todo se hubiera tratado de una visita rutinaria al médico.

Los profesionales que lo atendieron no encuentran las respuestas en la ciencia ni en la física para explicar por qué el pequeño sobrevivió a una caída al vacío desde una altura de aproximadamente 50 metros. Al igual que la familia, los médicos hablan de "un milagro".

El miércoles 7 de junio, Martín estaba junto a su padre, Máximo Chaín Pérez, en un departamento ubicado en la avenida Mate de Luna al 2000 dentro de la capital tucumana. En un descuido, el nene salió solo al balcón, trepó a la baranda y se cayó a un patio de tierra interno del edificio. No hubo ningún elemento que amortiguara el golpe. Como un acto de providencia, no se quebró ningún hueso y ni presentó rasguños a la vista cuando fue encontrado, algo que los médicos no saben cómo explicar. Martín sufrió una contusión en un pulmón, un golpe en el abdomen y un traumatismo encéfalo craneano.

El pequeño fue intervenido quirúrgicamente en la zona intestinal, le realizaron un drenaje en la cabeza y le efectuaron una punción en uno de los pulmones para liberar líquido acumulado como consecuencia del golpe. Fue asistido con un respirador mecánico solamente durante las primeras 72 horas de internación y comenzó a mejorar de manera notable con el correr de los días para el asombro de los médicos y el alivio de sus familiares.

Al abandonar el hospital con su hijo sano y salvo, Florencia expresó: "Dios es más grande que cualquier cosa y hoy me aferro a esa fe más que nunca. Martín no tiene ninguna secuela. Hoy es un día muy feliz para nosotros, me llevo a mi hijo caminando y es un milagro".

En diálogo con la prensa la joven contó que "ahora hay que seguir con la fisioteparia, el psicólogo y los controles quirúrgicos". Y agradeció "a los médicos, a los enfermeros y a toda la gente que estuvo rezando por Martín durante este tiempo".

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas