Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Ya son seis las maneras kirchneristas de explicar la corrupción

Pablo Mendelevich

SEGUIR
PARA LA NACION
Martes 27 de junio de 2017 • 01:47
0

Hasta hace unas horas, cuando les tocaba referirse a la corrupción de la "década ganada", los kirchneristas alternaban cuatro argumentos distintos. Ahora el repertorio se amplió a seis gracias a los aportes altisonantes del diputado José Ottavis y de la flamante candidata cristinista Fernanda Vallejos, dos voluntarios que acabaron con la sordina que tuvo el tema corrupción durante las semanas en las que se negociaron las candidaturas.

Antes de enumerar los argumentos, aclaremos: no es que el kirchnerismo ande por la vida dando explicaciones sobre la corrupción. Todo lo contrario. La palabra corrupción incluso fue borrada del lenguaje oficial durante la era kirchnerista según el ritual primitivo de que aquello que el líder de la tribu no nombra no existe (tal la robustez del tabú, en los discursos presidenciales tampoco se mencionaba jamás ninguna lucha anticorrupción del Estado, rutina en otros países). Pero ahora, en situaciones descontroladas, es decir, cuando el interlocutor o el entrevistador no garantizan confort discursivo, el tema de la corrupción se cuela. Nunca falta uno que pregunta. Y algo hay que decir. Por lo común se responde con generalidades. Casi nunca se explica un caso en detalle ni se intentan desmoronar las imputaciones judiciales con datos precisos. Las respuestas son conceptuales, de tipo universal.

Las argumentaciones K podrían ser clasificadas así:

1) Corruptos somos todos. Es el modelo argumental más frecuentado. Se basa en la falacia de que la corrupción es algo ínsito a la acción de gobernar y que la hay en todas partes cualquiera sea el gobernante. Lo han dicho o sugerido desde Cristina Kirchner hasta sus voceros más reflexivos. Tras la revelación de los Panamá Papers (3 de abril de 2016) el kirchnerismo buscó instaurar una paridad entre corrupción cristinista y corrupción macrista. La idea subliminal es que si hay empate los pecados se neutralizan. Ante cualquier atisbo de mencionársele a un dirigente kirchnerista alguna faceta de la corrupción de la Era Cristina, éste reaccionaba con la automaticidad de un reflejo fisiológico: "¿Y Macri?". Imposible no recordar aquí aquel interrogante de cómo se hace para esconder un elefante en la calle Florida: poniendo cien elefantes. Pero del empate, curiosamente, se pasó a la extinción plena de la corrupción cristinista, con el consecuente protagonismo estelar, solitario, luminoso, de una magnificada corrupción macrista. Lo expresa el último documento de Cristina Kirchner. El punto 9 comienza recordando que desde la asunción del gobierno de Cambiemos "se han conocido los más escandalosos casos de corrupción". ¿Las estancias del preso Lázaro Báez, los bolsos monacales de José López, el dinero cash de La Rosadita, los cinco millones de dólares en efectivo de Florencia Kirchner, los negocios hoteleros, el presunto lavado de la familia presidencial santacruceña, los viáticos de las giras de la presidenta? No, con "los más escandalosos casos de corrupción" ella se refiere a Macri. Enumera los Panamá Papers, las coimas de Odebrecht y hasta "la manipulación del dólar futuro", como una karateca que trata de utilizar la energía del oponente para vencerlo.

2) Los corruptos son los empresarios. Doctrina de vanguardia, sigue la línea de lo que dijo el gobierno kirchnerista cuando saltó el caso Skanska: es un asunto entre privados. Créase o no, Cristina Kirchner renovó la idea delante del caso López. Primero ella dijo que no encontraba las palabras adecuadas para calificar lo de López (por eso no lo pudo calificar), y después explicó que "nadie puede vivir del Estado y agarrarse nueve millones de dólares", por lo que pidió que se investigue a los empresarios. El mismo enfoque le aplica ahora el kirchnerismo al caso Odebrecht. Como se supone que los coimeados fueron funcionarios de Cristina Kirchner, y tal vez ella misma, su postura es que deben ser investigados los empresarios, entre los cuales estaría Ángelo Calcaterra, primo de Macri. Es verdad que los empresarios que dan coimas nunca son perseguidos con eficacia por la Justicia, pero equiparar la responsabilidad de un funcionario público con la de un particular quizás sea tan inapropiado como pretender que el terrorismo de Estado y el terrorismo a secas son equivalentes.

3) Las denuncias de corrupción son una revancha porque afectamos grandes intereses. Argumento también utilizado por la ex presidenta, da por cierto que el kirchnerismo hizo una revolución a favor de los oprimidos y en contra de los llamados grupos hegemónicos, algo que muchos especialistas no consiguieron verificar. El problema principal de este argumento es que elude explicar cómo fue que para apoyar su venganza los revanchistas hallaron tantos funcionarios kirchneristas enriquecidos de manera ostensible, tantas irregularidades administrativas y tantos jueces, fiscales y camaristas dispuestos a llevar adelante voluminosas causas judiciales. Una variante de esta línea argumental busca asimilar los infortunios de Dilma Rousseff y de Lula con los de Cristina Kirchner, quien sería así objeto de una persecución de diseño regional, por cierto más lustrosa. No existen datos sobre la sincronización de la movida, pero para una parte del imaginario colectivo es verosímil que los grandes poderes imperiales tumben gobiernos para ellos indeseables. El detalle es que a Cristina Kirchner no la tumbaron, su equiparación con Rousseff en ese sentido es equívoca.

4) Los jueces inventan las causas mandados por la Casa Rosada. Debe admitirse que en atención a la relación de las últimas décadas de la justicia federal con el poder político de turno este es uno de los argumentos menos estrafalarios. Sin embargo, por algo el kirchnerismo lo fue dejando de lado. Cuando Claudio Bonadio era el único que la perseguía penalmente en forma efectiva, Cristina Kirchner podía decir que ese juez la odiaba, que seguía instrucciones de Macri o ambas cosas a la vez. Pero hoy son demasiados los magistrados que la procesaron o la imputaron como para sostener la teoría del solitario juez malvado o del juez macrista. La denuncia de que todos los jueces y fiscales que la persiguen están sometidos a la voluntad de un estratega oficial, en realidad más una insinuación que una denuncia, no ha conseguido ofrecerse con un aspecto consistente, más allá de que sea un secreto a gritos que la Justicia argentina antes de meterse con funcionarios se asegura de que lleven el prefijo ex adelante.

5) La teoría Ottavis: fuimos corruptos porque somos humanos. Convertido desde su ingreso a la farándula en un diestro abastecedor del apetito mediático, Ottavis acaba de satisfacer a la pléyade de cronistas republicanos que exigen a sus interlocutores una autocrítica, especialmente cuando se trata de la corrupción. Como con el kirchnerismo todo es posible, la absurda pretensión de que alguien "se autocritique" la corrupción sucedió. "Hicimos muchas cosas mal, fuimos corruptos, fuimos mentirosos, fuimos manipuladores, fuimos interesados", dijo el diputado, quien ahorró los detalles. Tal vez para no aburrir a la audiencia evitó mencionar qué, quién, cuándo, dónde y cómo. La frase, si bien estruendosa, desaguó en una justificación. "No se puede pensar que una cosa es la sociedad y otra los individuos (.) Un espacio político está conformado por personas". Se trata de una versión tuneada de "todos somos corruptos". Según Ottavis, los "espacios" son corruptos porque las personas lo son. De la institucionalidad y del papel de las instituciones fuertes para mitigar y controlar las debilidades humanas no habló. Del papel del kirchnerismo en la degradación de las instituciones tampoco. Ninguna reflexión sobre las condiciones favorables para que la corrupción haga metástasis acompañó la "autocrítica".

6) Vallejos cruda: la corrupción kirchnerista, abducida. El debut de la primera candidata a diputada no podía ser más auspicioso para sus competidores. El primer día de campaña (de facto, porque legalmente la campaña no empezó) Fernanda Vallejos no sólo dijo que la corrupción kirchnerista no existió, ya que no se pudo probar nada, sino que defendió a Amado Boudou, una de las figuras del kirchnerismo que está más cerca de la cárcel. Para que no quedasen dudas lo comparó con Yrigoyen y con Perón. Le aplicó la argumentación 2: lo persiguen por su heroica recuperación de los fondos de las AFJP. En cuanto a la abducción de la corrupción kirchnerista, es cierto que la política inexperta siguió la línea del documento de su líder, que mágicamente hizo desaparecer la corrupción propia. Vallejos fue más allá, la negó en forma taxativa, olvidando, tal vez, que por lo menos al bolsero José López Cristina no lo llegó a reconocer como un perseguido político.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas