Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

El creador de 13 Reasons Why, sobre Trump: "Tenemos un líder que es un bully"

Brian Yorkey, ganador de un Pulitzer, habla de victimarios en la adolescencia y del efecto que causan. Desde el set de grabación de la segunda temporada, opina que "nuestras acciones tienen consecuencias".

La historia narrada en casetes fue más que un guiño al público adulto
La historia narrada en casetes fue más que un guiño al público adulto.
SEGUIR
PARA LA NACION
Domingo 02 de julio de 2017
0

Son las seis de la mañana y está solo en el set de grabación. Le gusta ser el primero en llegar. El primer autor del siglo XXI en ganar un Pulitzer con una obra musical. El creador de la serie del año, récord histórico de audiencia a nivel planetario. Aún no amanece en el norte de California. Queda una semana para que comience a grabarse la nueva temporada de 13 Reasons Why, pero Brian Yorkey ya está ahí. Camina por las cáscaras del decorado de una escuela secundaria. Las paredes son de cartón; las aulas, de corcho; los alumnos, actores; pero la polémica, verdadera.

Se dirige con amabilidad a su interlocutor, como si esperase la llamada de un amigo. No responde preguntas. Conversa. La palabra que emerge más veces en este diálogo es empatía y la pone en práctica con coherencia. Se mantiene alejado de las redes sociales y hasta hace algunas horas no había instalado WhatsApp en su celular. Nada lo distrae de su meta: retratar con madurez la galaxia adolescente. En la interacción artesanal -y en las cintas analógicas de casetes- está la clave de un creador que también hizo desbordar de público salas de teatros. Un hombre casi normal, de perfil bajo que le habla en voz alta a varias generaciones. Todas ellas lo quieren en su equipo y no para que las arengue de modo bobo, cual porrista popular, sino para que la desenmascare y le quite el pelo de la cara cuando tenga ganas de vomitar.

Egresado de la Universidad de Columbia, Yorkey dejó su amada Nueva York, al menos durante este año, para mudarse a la Costa Oeste. Fue convocado no solo por su don para escribir guiones de la talla de Casi normales -su exitoso musical rock- sino por su capacidad de liderazgo y de conformar equipos. Es el showrunner -neologismo de esa tarea que agrupa el rol de productor, adaptador y guionista, e incluso, en algunos casos, de director- de 13 Reasons Why (Netflix), una serie hacia la cual nadie permaneció indiferente. Basada en la novela de Jay Asher, la historia comienza con el suicidio de Hanna Baker (interpretada por Katherine Langford), una adolescente víctima del bullying. Antes de morir, la joven graba en trece cintas los motivos por los cuales decidió acabar con su vida. La narradora de su propia tragedia elige a un grupo de destinatarios especiales: los culpables, en diverso grado, de su decisión. Algunos padres y pedagogos acusaron a la serie de incitar al suicidio y otros de tener escenas muy explícitas de violencia de diferente índole. Nada de esto ocurría con otras series de temática adolescente, al menos en sus primeras temporadas, como Beverly Hills 90210 o Dawson´'s Creek, donde los villanos de la escuela secundaria apenas tenían escenas. Los adultos de 13 Reasons Why quedan perplejos ante el destino de Hanna, una Werner suburbana y posmoderna, menos contemplativa y más valiente que bucólico alemán. Y, quizá, como un guiño lejano a Emma Bovary, destrozada por el desprecio y el odio masculino, Hanna conoce los rincones de una farmacia y las armas que allí se esconden.

La mamá de la diva pop Selena Gómez leyó 13 Reasons Why cuando fue publicada, en 2007, y le regaló el libro a su hija, quien ha estado desde entonces intentando encontrar un espacio en su carrera para interpretar a Hanna Baker. Sus responsabilidades como solista y sus problemas de salud fueron postergando este sueño y Gomez decidió que el proyecto debía hacerse igual, de inmediato, incluso aunque eso significase resignar al rol protagónico. La cantante debutó como productora y pensó en Yorkey de inmediato, el vértice más elevado de un triángulo que completó Tom McCarthy (el ganador del Oscar por Spotlight), quien dirigió los primeros episodios.

¿Le impacta la repercusión de 13 Reasons Why?

No estoy shockeado. Aunque creo que todos estamos muy sorprendidos por el número de personas que han respondido al programa, el libro había sido muy popular en muchos países y había tocado muchas vidas. Sabíamos que si lo adaptábamos de modo correcto, habría una audiencia que respondería bien, aunque no sabíamos cuánta. Esa es la verdad, honestamente. Queríamos hacer una serie que se viese en los hogares, es decir, que tuviste un público adulto y también joven, para que así se generase un debate.

¿Fue víctima del bullying alguna vez?

No, y tampoco era el chico que hacía bullying a los demás. Era muchas veces quien se paraba y levantaba la voz cuando veía algo que no estaba bien. Cuando terminé de leer la novela por primera vez, cerré sus tapas y antes que pensar en la historia de Hanna, pasaron por mi cabeza todos los casos que había conocido cuando estaba en la escuela, en las víctimas de esa violencia. Me dio mucha tristeza.

Dylan Minnette y Katherine Langford protagonizan el drama juvenil que se ha convertido en una de las producciones del año
Dylan Minnette y Katherine Langford protagonizan el drama juvenil que se ha convertido en una de las producciones del año.

¿Qué lo hizo sentir trise?

Las veces que no me expresé con la suficiente fuerza, que me quedé callado. A menudo vemos esos casos y no hacemos nada.

En la historia, los personajes de los adultos parecen torpes, necios o faltos de habilidades para poder contener a los adolescentes.

Ojalá se abra un debate serio con la serie. Escuché a muchos adultos decir que les impacta la serie por el modo en el que se los retrata, sin embargo, nunca escucho eso de los jóvenes, quienes sí se ven representados y consideran que muchos adultos son como los de la historia. Esto habla de lo que ocurre en las escuelas de todas partes, en la vida real.

¿Qué le pasa a los bullies cuando terminan la escuela?

¡Uf! No lo sé. Me encantaría decir que siguen siendo los mismos mediocres. Pero hay algo de nuestra cultura que los hace triunfar, como en la política, por ejemplo, aunque no siempre. Los chicos copian todo lo que ven. Por eso, si ponemos modelos de bullies en nuestra cultura, en los negocios y en la política, que no nos sorprenda que haya bullies en las escuelas.

Hubo repercusiones adversas con la serie que sostienen que se muestra al suicidio de modo indulgente. Algunos padres se quejaron de esta perspectiva y enviaron cartas críticas a los principales medios del mundo.

La serie trata temas de modo muy gráfico y eso les preocupa. Lo respeto, pero no hay alternativa para contar una historia de estas características de otro modo. Creímos que nuestra responsabilidad era ser los más honestos y verdaderos posibles, aunque fuese brutal. La gente cree a menudo que su verdad es más verdadera que la de los demás.

El último capítulo terminó fiel a la trama que narraba el final de la novela. ¿Participará el autor de la novela? ¿Cómo será la próxima temporada?

Jay Asher va a participar como productor y también escribirá algunos episodios. Va a responder algunas preguntas que quedaron abiertas de la primera temporada. Creemos que tenemos la necesidad de continuar transmitiendo un mensaje de empatía y de lo importante que es cuidarnos los unos a los otros, porque cuando eso ocurre, las cosas cambian de modo verdadero en el mundo. Vamos a mostrar sectores y miembros de la comunidad y de su escuela. La idea es señalar que somos capaces, entre tanta oscuridad, de crear alegría. Si en la primera temporada había mucha oscuridad, en esta habrá mucha luz.

La palabra luz reverbera en el tono amable de Yorkey. No es un sustantivo lanzado al azar, una metáfora trillada. Hay detrás de esta apuesta luminosa una convicción, incluso un himno. Casi normales, el musical que cuenta con su libro y letras, y música de Tom Kitt, se presenta de modo intermitente en la Argentina desde 2012. Esta historia y esta producción tuvo siete reposiciones porteñas (en el Liceo, el Apolo, el Tabaris y El Nacional, e incluso su elenco argentino fue convocado para actuar con el de Broadway en el Lincoln Center, de Nueva York) y en enero de 2018 regresa a los escenarios. El productor Pablo del Campo, quien debutó con este espectáculo luego de una multipremiada carrera en la publicidad, y Luis Indio Romero, la dupla que montó esta versión tan compleja con elencos virtuosos, desembarcaron ya en España, donde preparan, con actores de la Madre Patria, otra versión que realizará temporadas en Barcelona y en Madrid. Del Campo habla de "evangelizadores" para referirse a los espectadores que amasaron este fenómeno. "Antes que una obra de teatro, es un movimiento que genera lealtades que van más allá de la razón", opina el productor, quien destaca que un fan vio la puesta setenta veces y que la historia genera hasta diseños de tatuajes, cuyos modelos lucen sobre sus cuerpos, pero, fieles al lema de la obra, con errores de ortografía. Casi normales es una obra vertiginosa, donde prima el rock en sus partituras, cuyo primer giro brusco ocurre en el primer acto. Lejos de las heroínas de Marvel, el espectador acompaña desde entonces a Diana, un ama de casa, madre de dos hijos, por los laberintos de su cabeza, mientras lucha por calmar su bipolaridad y acercarse al mundo de los normales, las mentes convencionales de aquellos que no precisan de fármacos, que viven anclados en el presente.

Desde Casi normales, los realizadores de musicales quieren trabajar con él. Fue Sting quien convocó a Yorkey para que escribiera junto con el dramaturgo John Logan el libro del musical Last Ship, inspirado en la niñez del músico en el pueblo astillero de Newcastle.

Mencionaba recién la palabra luz, que es precisamente a lo que se alude en Casi normales, incluso en el tema final. ¿Existe un nexo entre las dos heroínas que tanto conoce, Diana y Hanna?

Uy, acabo de caer en la cuenta de que Diana y Hanna riman. En ambas historias hay personas que atraviesan un gran dolor. Hay mucha gente que está luchando y mostrar estos personajes frágiles, con depresión o aislados, creo que colabora con aquellos que están en situaciones similares para que sepan que no son los únicos. Muchas veces, cuando estamos tristes, pensamos que nadie nos comprende, pero al mostrarlo en una ficción, en la pantalla o en el escenario, nos sentimos representados, y así, menos tristes.

¿Cómo abordó la trama psiquiátrica de la obra teatral?

Leí mucho, desde psicología pura, hasta libros más científicos. Hablamos mucho con expertos en la materia que seguían de cerca el proceso de la creación. De todos modos, no nos interesaba que fuese una historia con rigor científico, pero sí que la historia fuese verdadera.

¿Podrían los personajes adolescentes de Casi normales ser amigos de Hanna Baker?

¡Ja! Me encantaría. Creo que sí, se parecen en varias cosas, porque tienen un mismo espíritu. Son chicos demasiado inteligentes y también cínicos, que sienten muy profundo aquello que les sucede. Y cuando tenés esta personalidad en el colegio secundario, es muy probable que te sientas solo y que sufras dolor.

Casi normales parece ser una historia sin nacionalidad, en la ciudad o el país donde se presenta, el público la adopta como si fuese un espejo de su sociedad.

No lo sé, es muy extraño. Cuando la escribimos con Tom, nos parecía que era una historia muy estadounidense, sobre gente blanca, sobre cosas de nuestra sociedad. A mí me encanta la fuerza de las versiones en español, hay algo que hace que en ese idioma lo que escribí parezca más inteligente, incluso que en inglés. Es algo en el acento. Era muy escéptico con la posibilidad de que saliera de estas fronteras, pero vi lo que pasó en Noruega y en la Argentina con las respectivas adaptaciones. Hay personas de esos países que te señalan dónde viven esos personajes, en qué barrio viven, a qué colegio van los chicos. Es el modo de entender el dolor de sobrellevar el duelo lo que la hace, quizá, universal.

Tanto en 13 Reasons Why como en Casi normales los adolescentes son marginados, no encajan en su mundo adolescente. ¿Cómo se puede disminuir el bullying? ¿Puede erradicarse?

Es un problema que plantea un desafío, porque está en la naturaleza humana. Hoy bien lo vemos en los Estados Unidos. Tenemos un líder que es un bully [matón], y eso a muchos nos avergüenza y también nos atemoriza que este hombre nos represente. Creo que se podría reducir bastante con empatía. Esa es la idea central de Jay Asher en el libro: todo afecta a todo. Todas nuestras acciones tienen consecuencias en los demás. La gente tiene luchas privadas y si pudiéramos hallar la empatía para los demás, el mundo sería mejor.

FOTOS: AP, GETTY IMAGES Y GENTILEZA NETFLIX

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas