Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Julio Grondona, el más mencionado en un reporte anticorrupción

El ex presidente de la AFA figura 126 veces en un informe que incluye a Blatter y a otros por la adjudicación de los mundiales de 2018 y 2022

Miércoles 28 de junio de 2017
Ya en 2010 el vicepresidente de la FIFA tenía contacto con emisarios qataríes
Ya en 2010 el vicepresidente de la FIFA tenía contacto con emisarios qataríes. Foto: fifa
0

Tres años después de su redacción, la FIFA decidió ayer publicar el reporte de los hallazgos de Michael García, el abogado estadounidense contratado como investigador independiente para desentrañar posibles actos de corrupción detrás de la adjudicación de los mundiales de 2018 a Rusia y de 2022 a Qatar. Las conclusiones de García integran un documento de 436 páginas, luego de un trabajo que duró 18 meses e insumió cerca de 8.000.000 de dólares. En el texto se destaca un argentino: Julio Humberto Grondona.

El ex presidente de la AFA es el dirigente de mayor rango más nombrado: aparece 128 veces. Ni el entonces presidente de la FIFA, Joseph Blatter (102), ni el secretario general, Jérôme Valcke (83), tienen semejante protagonismo. Tampoco el brasileño Ricardo Teixeira (89) ni el paraguayo Nicolás Leoz (101), los colegas sudamericanos de Grondona en el comité ejecutivo de la FIFA.

El fallecido dirigente del fútbol argentino aparece relacionado con, sobre todo, la elección de Qatar como sede del Mundial en 2022. El texto de García relata cómo Grondona se negaba a ser investigado. De hecho, el presidente de la AFA daba a entender que no sabía que la FIFA había contratado a ese afamado abogado como "investigador independiente". Hasta sus últimos días (murió el 30 de julio de 2014), Grondona pensó que las sospechas de corrupción que rodeaban a Rusia 2018 y Qatar 2022 eran culpa de la prensa. Algo de eso le dijo a García en una entrevista en Zúrich, en la sede de la FIFA. El siguiente diálogo se dio el 17 de marzo de 2014 la ciudad suiza:

Grondona: -Bueno... Éste es uno de los pocos casos en los que el empleador está siendo investigado por el empleado.

García: -Por supuesto que yo no soy empleado de la FIFA.

Grondona: -¿No?

García: -No.

Grondona: -Tuve una charla con Blatter sobre eso. Porque eso [que era empleado de la FIFA] es lo que él me explicó.

García: -Soy independiente, tal como lo es el doctor Borbely en el comité de ética. Y como el señor Scala en el comité de auditoría. ¿OK?

Grondona: -No lo entiendo, pero seguiré adelante de cualquier manera.

El dirigente argentino siguió cuestionando la autoridad de su interlocutor. "¿Estoy bajo su jurisdicción?", preguntó Grondona a García. Ante la respuesta afirmativa de éste, el presidente de la AFA respondió desafiante: "Bueno, veremos cuán lejos llega todo esto". Según García, Grondona daba a entender con su actitud que el asunto sería cerrado sin mayores diligencias. El investigador consideró "sorprendente" que Grondona cuestionara su autoridad, sobre todo porque el propio directivo, vicepresidente senior de la FIFA, acompañó con el voto la reforma de los estatutos en 2012, que incluyeron los comités de ética e investigaciones. Sin esos cambios, la figura de García jamás habría existido.

Más allá de la entrevista cara a cara con García, Grondona respondió más tarde, en abril de 2014, algunas preguntas por correo electrónico. En ciertos casos, se contradijo con lo que había dicho en persona. La investigación le preguntaba por detalles que tenían que ver con Qatar 2022. La primera relación con el comité que planeaba la candidatura del emirato tuvo lugar el 19 de enero de 2010. Ese día, Grondona, el paraguayo Leoz y el brasileño Teixeira se reunieron con el emir qatarí en un selecto club de golf de Río de Janeiro. Teixeira y su poderoso suegro, João Havelange, eran los anfitriones.

En 2014, García preguntó por correo electrónico a Grondona si había tenido alguna comunicación con los representantes de los candidatos a hospedar los mundiales cuyas sedes fueron decididas en 2010. Grondona negó todo y dijo solamente que los países interesados habían ido a Buenos Aires específicamente para hablar con él y presentar sus proyectos. No aportó ni un solo dato sobre la reunión de Río. García también le consultó si alguna vez había viajado en un chárter fletado por alguno de los candidatos. Qatar tenía los datos del pasaporte de Grondona (necesarios para subirlo a un avión de alquiler), que no iba a estar en esa fecha en Río, salvo por algún acontecimiento de fuerza mayor. Como podía ser una necesidad de promover a Qatar.

El dirigente argentino aparece también en la negociación de un polémico Argentina vs. Brasil jugado en Doha en noviembre de 2010. Ese amistoso fue solventado por capitales qataríes para promocionar al país (que sería sede de la Copa de Asia) con miras al mundial para el que se había postulado. El reporte de García explicita el entramado del partido, que involucra a compañías suizas y qataríes y un inversor sirio.

A la hora de justificar los ingresos recibidos por la AFA, Grondona proveyó una tabla de los importes de todos los amistosos que había jugado el seleccionado en esos años. Por cada uno la AFA cobraba entre 800.000 y 1.500.000 dólares. El de Brasil le había rendido aproximadamente 1.000.000, más los derechos de televisación para el territorio nacional. "Niego categóricamente que el equipo argentino haya viajado a Qatar para jugar con Brasil a cambio de un beneficio financiero o de influir en mi decisión para votar por un país u otro", sostuvo Grondona.

Él era uno de los tres sudamericanos que, días después, votarían en la elección de las sedes de los mundiales de 2018 y 2022. La Conmebol había decidido apoyar en bloque a España y Portugal, que se presentaban en forma conjunta para el primero de los dos torneos. Perdió. Sobre el certamen de 2022 nunca hubo una postura pública, pero Grondona le recordó a García cuánto había influido el discurso de la presentación oficial del pequeño emirato. Lo más probable es que lo haya votado.

Qatar y los casos VIP

El documento del abogado Michael García juzga "excesivos" los beneficios que obtuvo Ricardo Teixeira, entonces presidente de la Confederación Brasileña de Fútbol (CBF), por el amistoso Brasil vs. Argentina jugado en Doha, Qatar, en noviembre de 2010, pocos días antes de la votación para elegir las sedes de los mundiales de 2018 y 2022. Teixeira, yerno de João Havelange, recibió "tratamiento top VIP" y cuatro noches de alojamiento en la suite presidencial del hotel Four Seasons, que cuenta con hasta una playa a disposición de los huéspedes. El costo de la habitación era de 5490 dólares por día, y el encargado de pagarla figuró como "Bid 2022", es decir "Postulación 2022". García concluye que Qatar abonó esa cifra exorbitante "aparentemente" por su condición de integrante del comité ejecutivo de la FIFA. Teixeira tenía, en definitiva, un voto.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas