Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

El placer del homeoffice

Trabajar de forma independiente es el sueño de muchos, aunque requiere mucha disciplina y organización para que funcione bien: desde Club, te acompañamos con consejos y propuestas para sacar el máximo provecho de la vida freelance

Miércoles 28 de junio de 2017 • 12:32
0
Trabajar en casa tiene otro ritmo, pero también requiere orden y disciplina
Trabajar en casa tiene otro ritmo, pero también requiere orden y disciplina.

Está completamente idealizado. Para aquellos que trabajan de lunes a viernes en una oficina, el trabajo de modo independiente muchas veces es un sueño anhelado y recurrente. La mayoría de esas veces, sin embargo, imaginan un contexto con vacaciones sin límite de tiempo, almuerzos con amigos en mitad de la semana y mañanas sin despertador. Y aunque los primeros mails del día puedan responderse en pijama y pantuflas, desde la comodidad de la cama o el sillón, la verdad es que el backstage de esa vida freelance exige también mucho compromiso, responsabilidad y disciplina. Porque, sí, trabajar desde casa es un placer, pero ser tu propio jefe tiene sus bemoles. A continuación, algunas recomendaciones y propuestas para sacarle el jugo a este modo de trabajo y acompañar la aventura de la independencia con nuestros beneficios.

Armá tu propio espacio

Al iniciar una vida de trabajo en casa, lo principal es encontrar un espacio en el que desplegar nuestra actividad. Por más que el primer instinto sea rendirse a la comodidad de la cama, si queremos mantener esto en el tiempo, debemos ordenarnos espacialmente. Lo ideal, claro, es contar con el propio escritorio, que, si no está en un ambiente separado, al menos debería estar en un rincón específico. El concepto es que allí sea donde se trabaje y que, una vez concluida la jornada, podamos dividir casa y trabajo sin estar siempre inmersos en las obligaciones laborales. "Cuando empecé a trabajar freelance, me mandé a hacer un escritorio con una tapa. Así, cuando termino el día puedo cerrarlo y olvidarme del tema, por más que lo tenga a un cuarto de distancia", describe Victoria Oromí, periodista. Y si un escritorio especial no está en las posibilidades de espacio, entonces es recomendable tener los objetos que hagan a nuestro trabajo en algún tipo de contenedor fácil de guardar una vez que lo hayamos finalizado.

Por otro lado, es importante tener en cuenta los distintos recursos que necesitaremos. Suena obvio, pero el ancho de banda de Internet que utilizamos de modo casero puede no ser suficiente para nuestras necesidades laborales, o quizá requerimos más de una línea de teléfono o una impresora láser en lugar de una de inyección de tinta. También vale la pena aprovisionarse de papeles, carpetas y demás elementos de librería. Es decir, equiparse del mismo modo en que lo haríamos en una oficina tradicional, para no estar continuamente perdiendo tiempo en la búsqueda y compra de estos elementos.

Organizá tu agenda

Sí, ser freelance es tener libertad de horarios, pero también implica organizarlos bien para no quedarse luego trabajando hasta las 12 de la noche. Por eso, es importante organizar una rutina. "Descubrí que mi mejor forma de arrancar el día es yendo al gimnasio. Eso me obliga a salir de casa y, al volver, sí o sí tener que bañarme y vestirme. Además, me da energía para el resto de la jornada", apunta Mariano Ledesma, diseñador gráfico que tiene su estudio en su casa desde hace seis años (y que desde hace dos encontró en el crossfit su mejor aliado). Como Mariano, lo ideal es discernir qué horas son las mejores para cada uno y cómo funciona nuestro ritmo natural. "Está muy bien la flexibilidad que ofrece el trabajo freelance respecto del empleo tradicional, pero tener un horario es fundamental si se quiere que esta opción sea factible a largo plazo. Deberías definir en qué horas estás más creativo o el momento del día en el que mejor rindas, y en función de eso establecer tiempos de trabajo", recomiendan desde Workana, una de las plataformas más grandes de propuestas y ofertas de trabajo remoto.

A la vez, también vale la pena agendar tiempo para descansar la cabeza. Puede ser esa ida al gimnasio como un paseo al perro, una hora para cocinar la comida de la noche o un almuerzo con un amigo. Al estar en soledad, el trabajo puede volverse un poco alienante, y este tipo de actividades ayudarán a despejar esa sensación. "Yo trabajo por objetivos. Me fijo metas por día y voy tachándolas de una lista. Aunque mis horarios pueden ser cambiantes, siempre trato de cumplirlas. Y el horario del almuerzo es vital, tanto para ordenarme (por ejemplo, me digo que tengo que terminar determinada cosa antes de parar) como para cortar un poco y descansar", describe Olivia Torres Lacroze, periodista freelance.

Seguí capacitándote

La vida freelance también permite seguir capacitándose con cursos y posgrados
La vida freelance también permite seguir capacitándose con cursos y posgrados.

Estar en una oficina puede ser cansador, pero también es desafiante. El constante contacto con colegas y con gente de otras disciplinas nos impulsa a seguir aprendiendo y a ampliar nuestra área de expertise. Ese aprendizaje no debería detenerse por el hecho de trabajar de forma independiente. De hecho, la flexibilidad de tiempos está de nuestro lado para poder anotarnos en los cursos y capacitaciones que deseemos. Un nuevo idioma, el manejo profesional de cierto programa de diseño o hasta el inicio de una maestría o un doctorado son pasos que enriquecerán tanto el currículum como la capacidad de dar respuestas y servicios a nuestros clientes.

En Digital House, la primera coding school del país, se ofrecen tanto cursos como programas ejecutivos. Entre los primeros se encuentran, por ejemplo, Desarrollo Mobile iOS y Android, Marketing Digital, Diseño UX y Data Analytics, y entre los segundos, Ecommerce y Digital Talent Program. "Brindamos un contexto ideal para el aprendizaje, el trabajo en equipo y la ejecución de ideas vinculadas con la economía digital. En nuestro campus convergen startups, freelancers, coders, estudiantes y organizaciones en general", ilustran. En la Universidad Abierta Interamericana, en tanto, los posgrados incluyen variantes como Doctorado en Ciencias Médicas, maestrías en Derecho Administrativo, Psicología Organizacional y en Alta Dirección de Empresas y especializaciones en Cardiología, Ortodoncia, Periodismo Digital y Terapia Cognitiva, por solo nombrar algunos títulos.

En casa y a nuestro ritmo, pero con orden, compromiso y algunos pequeños trucos. Es el camino para que el homeoffice realmente sea el placer que todos idealizan.

Un poco de energía

No todos los bares son ideales para trabajar. Relativa tranquilidad, buen wifi, enchufes: deben reunir ciertas características especiales
No todos los bares son ideales para trabajar. Relativa tranquilidad, buen wifi, enchufes: deben reunir ciertas características especiales.

Incluso aunque tengamos un gran espacio y un escritorio perfectamente armado, puede suceder que nos cansemos del mismo paisaje de siempre o que necesitemos un poco de interacción social. Para esos días, cargar la computadora e instalarnos en un bar o restaurante es una gran medida.

Un espacio ideal para eso es Möoi, específicamente su local del Rosedal. Con vista al verde pero con un ritmo tranquilo y agradable en los días de semana, su amplio menú te va a permitir desde desayunar una energizante granola con yogur hasta deleitarte con tartas de masa integral, ensaladas y sándwiches para el almuerzo, todo riquísimo pero liviano, justo para que puedas seguir trabajando sin sucumbir a la siesta. Otro recomendado en esa línea en Le Pain Quotidien, siempre con wifi y enchufes disponibles, que se suman a su menú súper fresco, liviano y orgánico. Además, su café va a mantenerte despierto y productivo durante la tarde. Y si tenés que reunirte con alguien, seguro hay alguno cerca de un punto en común para ambos.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas