Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Un extraño policía, devenido en el rostro de una supuesta revuelta golpista

Maduro identificó como Óscar Pérez al piloto del helicóptero que lanzó granadas sobre la Corte

Jueves 29 de junio de 2017
0
Pérez, en un evento de la policía científica
Pérez, en un evento de la policía científica. Foto: Reuters

CARACAS.- Su historia es de película y aún resulta incierto qué hay detrás de Óscar Pérez, el policía y actor aficionado de 36 años que difundió videos en los que llama a rebelarse contra el presidente Nicolás Maduro y que supuestamente sobrevoló Caracas en un helicóptero que, según el gobierno, lanzó granadas sobre la Corte Suprema.

Escoltado por cuatro personajes enmascarados y armados -de los cuales sólo uno se mueve-, Pérez, el único con el rostro descubierto, pidió a "todos los venezolanos" reencontrarse con "nuestra fuerza armada" y recuperar "nuestra amada Venezuela".

En los cinco videos, divulgados anteayer por Instagram, Pérez exigía a Maduro su "renuncia inmediata". A la vez, fotos y videos del helicóptero en vuelo se volvían virales en las redes sociales.

cerrar

Pérez se identificó como parte de una "coalición entre funcionarios militares, policiales y civiles (que está) en la búsqueda del equilibrio y en contra de este gobierno transitorio criminal".

Asimismo, mencionó los artículos 333 y 350 de la Constitución, que hablan de la vigencia de la Carta Magna e invitan a desconocer cualquier régimen o legislación que viole los valores democráticos y los derechos humanos.

El helicóptero, aparentemente secuestrado y perteneciente a la policía científica, llevaba colgado un cartel con el mensaje "350 Libertad", en referencia al artículo sobre la desobediencia civil, invocado por la oposición para pedir desconocer el gobierno de Maduro. Poco después, el presidente identificó con nombre y apellido al policía al hacerlo responsable del "ataque terrorista" y vincularlo con la CIA, la embajada de Estados Unidos y un plan de golpe de Estado que ya venía denunciando. Su paradero hasta ayer era desconocido. Un comunicado de la presidencia indicó que Pérez y sus acompañantes lanzaron cuatro granadas contra el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) e hicieron 15 disparos contra la sede del Ministerio de Interior, ambos edificios en el centro de la ciudad, sin reportar heridos.

"Un individuo se ha alzado en armas contra la república", expresó el ministro de Información, Ernesto Villegas.

Actor de cine

Sin embargo, no era la primera vez que los venezolanos veían la cara de Pérez.

Rubio y de ojos azules, tipo estrella de Hollywood, el agente protagonizó en 2015 la película Muerte suspendida, un film de acción basado en el famoso secuestro de un comerciante portugués en Caracas en 2012. Fue, además, coproductor.

Según entrevistas ofrecidas en aquel momento a la prensa local, escuchar a un chico en la calle decir que quería ser "un pran [líder de delincuentes presos] para tener dinero, mujeres y el respeto del barrio" fue lo que lo motivó a hacer el thriller.

Pérez es jefe de operaciones aéreas de la Brigada de Acciones Especiales del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc), con 16 años de carrera en la institución.

"Soy piloto de helicóptero, buzo de combate y paracaidista libre. También soy padre, compañero y actor (...) Soy un hombre que sale a la calle sin saber si va a volver a la casa porque la muerte forma parte de la evolución", dijo al diario Panorama antes del estreno del filme.

cerrar

Además fue instructor canino, entrenando a cachorros para detectar drogas y explosivos.

También es "un psicópata", dijo ayer el canciller Samuel Moncada en una rueda de prensa, en la que además exigió a la comunidad internacional una condena del "acto terrorista".

Aunque las autoridades anunciaron una gran operación de búsqueda y captura, no hay mayor movimiento militar en las calles. "¿Por qué no hay tanques en Caracas? Porque ese psicópata no lo merece", justificó Moncada.

Los adversarios de Maduro, en medio de tres meses de protestas que dejaron 77 muertos, ponen en duda la versión oficial. "Hay gente que dice que es un peine (un montaje), hay otros que dicen que es una cuestión real", dijo ayer Julio Borges, presidente del Parlamento, de mayoría opositora.

Y es que su pasado como actor despierta suspicacias.

"Queremos que, una vez terminada la función, tengan un momento de reflexión. Que se den cuenta de que hay un futuro, que pueden ser productivos y buenos ciudadanos, que el mensaje que les envía la televisión de que los capos o los pranes son los que triunfan no es cierto", decía Pérez, dirigiéndose a los jóvenes, al promocionar su película.

Hoy, para unos es un hombre "alzado en armas" y para otros, el protagonista de un nuevo "show".

Agencias AFP y DPA

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas