Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Sanciones que no dejan enseñanzas

Recursos que podrían mejorar la circulación y la seguridad vial

SEGUIR
LA NACION
Sábado 01 de julio de 2017
0

No cabe duda que uno de los problemas de nuestro tránsito reside en la falta de controles eficientes y de sanciones acordes. Pero, éstas son realmente útiles cuando dejan alguna enseñanza (y no sólo una erogación de dinero) para tomar conciencia de que una falta de tránsito puede derivar en un accidente.

Las autoridades porteñas han instalado cámaras en casi todas las rampas de entrada y salida de la avenida Gral. Paz. La máxima legal en ellas es de 40 km/h (los carteles están, por lo general, a escasos metros adelante). Muchas no tienen mayor flujo de tránsito, por lo que es muy fácil superar dicha velocidad. Y cuando lo hay, es difícil frenar sin que a uno lo choquen. Varias deben ser un festín de multas, que así tienen un afán más recaudatorio que persuasivo (no en vano hubo un crecimiento del 10% el año último y se labran 12.000 diarias). Pero, sin ánimo de justificar estas faltas, ¿qué enseñanza vial le deja al infractor recibir una boleta por pasar a 45 o 50 km/h en un lugar sin riesgo (o, lo que es peor, crearlo); si después puede ir a 100, 110 o 120 km/h por la traza principal sin ninguna sanción? Una: pasar a 40 en la bajada y hacer luego lo que se quiera.

¿No sería mejor colocar esas cámaras en sitios en los que sí hagan una verdadera diferencia para lograr una circulación más segura? ¿No harían falta controles más estrictos para otras infracciones, como la circulación de vehículos pesados por carriles que no les corresponden y a mayor velocidad de la permitida por ley (60 km/h); automóviles y motos que zigzaguean entre carriles; sobrepaso por las banquinas, etcétera?

No obstante, ninguna de estas faltas son controladas y sancionadas. Será por eso, que los argentinos nunca aprendemos nada en materia de seguridad vial.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas