Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

10 años del iPhone y de la pantalla multitoque

Cambió la manera de interactuar con los teléfonos y las computadoras en general; hizo popular una tecnología que se venía desarrollando desde principios de siglo

Jueves 29 de junio de 2017 • 19:13
SEGUIR
LA NACION
0
El iPhone fue el primer teléfono en ofrecer una pantalla capacitiva con la capacidad de detectar más de un punto de contacto
El iPhone fue el primer teléfono en ofrecer una pantalla capacitiva con la capacidad de detectar más de un punto de contacto. Foto: Archivo

Hoy se cumplen diez años desde que el iPhone salió a la venta y cambió el panorama del mercado de teléfonos celulares. Steve Jobs presentó el equipo en enero de 2007, y seis meses después lo puso en las tiendas.

Es mucho lo que se ha dicho sobre este equipo, sobre el cambio de paradigma que trajo en lo que entendemos como un teléfono móvil, o una computadora de bolsillo, y demás. Parte de ese cambio se centra en un elemento: la pantalla capacitiva con "multitoque", una palabra que hoy ignoramos por obvia y que entonces era el símbolo de la novedad.

Resistiva vs capacitiva

Cuando el iPhone fue presentado ya existían los smartphones, y muchos de ellos usaban una pantalla táctil. Un ejemplo de muchos: la línea Treo de Palm. Pero usaban pantallas resistivas, hechas en plástico, y en las que la detección del comando del usuario (el tacto) depende de que se haga un poco de fuerza, sea con el dedo o con un lápiz. En 1996, con la primera Palm, esa tecnología táctil (que luego se extendió a cajeros automáticos y otros dispositivos) comenzó a hacerse popular. Hasta ese 2007 de quiebre de paradigma casi no hubo modificaciones en la tecnología usada para las pantallas sensibles al tacto (ni siquiera con las Tablet PC de principios de siglo); cuando llegó el iPhone, todos sus competidores estaban, literalmente, en otra cosa.

Una tableta N800, con pantalla resistiva; Nokia la presentó en enero de 2007
Una tableta N800, con pantalla resistiva; Nokia la presentó en enero de 2007. Foto: Archivo

Pero cuando llegó, el iPhone propuso otra cosa: usar la pantalla capacitiva que hoy vemos en todos lados. Está hecha de vidrio, lo que permite una mejor calidad de imagen; y es más rápida en la detección del contacto del dedo con la pantalla. Y habilita otra cosa: el multitoque, es decir, el poder usar más de un dedo para operar la pantalla táctil del dispositivo.

Es un cambio monumental, porque habilita otro tipo de interacción: desde hacer zoom en una foto o un mapa con un gesto de pinzas, hasta cualquier videojuego que permite mover un personaje con una mano en pantalla y realizar alguna acción en simultáneo (saltar, disparar) con la otra. A propósito, el gesto de pinzas es viejísimo: el primer registro en video de ese gesto es de 1983, y le corresponde a Myron Krueger .

Cuatro pioneros

El mayor avance en el multitoque, al menos en lo que refiere al iPhone y a lo que conocemos hoy como interacción táctil, le corresponde a cuatro personas. O en todo caso: son los 4 más conocidos entre un enorme grupo de investigadores y desarrolladores.

Dos de ellos son John Elias y Wayne Westerman, que a fines del siglo pasado transformaron la tecnología base del multitoque (desarrollada en la década del 80) en un producto comercial: crearon un teclado especial para gente con síndrome de túnel carpiano que también servía de mouse o trackpad. No tenía una pantalla detrás; era una superficie sensible al tacto con las teclas dibujadas. Se trataba de un producto de nicho, pero la tecnología, y los algoritmos para determinar los puntos de contacto simultáneos, eran oro puro.

Apple compró su compañía, FingerWorks, en 2005; Elias y Westerman están entre los que firman varias de las patentes base del sistema de detección de toques múltiples del iPhone; ambos trabajan todavía en Apple en el grupo que se ocupa de esa tecnología.

El iGesture de FingerWorks, que incorporaba la tecnología de multitoque que luego usó el iPhone
El iGesture de FingerWorks, que incorporaba la tecnología de multitoque que luego usó el iPhone. Foto: Archivo

El otro es Bas Ording, hoy en Tesla: es quien creó en esos meses previos al debut del iPhone el efecto de "goma elástica" que se aprecia cuando alguien avanza por una lista de cosas en una pantalla táctil y al llegar al final genera una suerte de rebote. Lo hizo para el iPhone; le agregó una animación fundamental, un elemento casi de juego, en un tipo de interacción que recién estaba naciendo, y que tenía bastante de exploración (y que sigue evolucionando). El efecto contrario, "estirar y soltar" con el dedo una aplicación o una lista para actualizar su contenido, es de Loren Brichter, que lo creó en 2010 para una aplicación de Twitter. Bas Ording, dicho sea de paso, también hizo el primer teclado del iPhone, y la herramienta de copiar y pegar texto (ausente en el primer modelo).

El cuarto es Jeff Han, que tuvo un camino particular: en febrero de 2006 (un año antes del debut del proyecto super secreto de Steve Jobs) dio una charla TED en la que mostró todo lo que hoy damos por sentado para una pantalla táctil. Después de la conferencia Han creó una compañía, PerceptivePixel, que hacía pantallas sensibles al tacto enormes; sus primeros clientes (2007-2008) fueron canales de televisión.

Microsoft venía trabajando en una pantalla con multitoque desde principios de la década; y en mayo de 2007 (es decir, entre que Apple presentó el iPhone y lo puso en venta) anunció una mesa con una pantalla de 30 pulgadas sensible al tacto. Se llamaba Microsoft Surface, proponía cosas que nunca se hicieron realidad (apoyar el teléfono en la mesa y que iniciara la transferencia automática de archivos), usaba una tecnología diferente a la del iPhone, y tenía una ventaja, ya que reconocía en simultáneo la posición de varios dedos: la podían usar dos personas al mismo tiempo. Apuntaba a otro público: Microsoft la pensaba para universidades, hoteles, etcétera, y costaba una fortuna. Recién la pusieron en venta en abril de 2008. Entre 2012 y 2015, después de que Microsoft le compró su compañía, Jeff Han estuvo trabajando en esa línea de pizarrones interactivos.

La mesa sensible al tacto Microsoft Surface anunciada en mayo de 2007
La mesa sensible al tacto Microsoft Surface anunciada en mayo de 2007. Foto: Archivo

Han hizo la primera demostración para el gran público de una pantalla con multitoque. Es interesante ver, once años después, la reacción de la audiencia, gente común, ante la facilidad con la que Han opera la pantalla. Hoy nos parece lo más normal del mundo, pero en ese entonces, para quienes vieron la presentación, era algo de ciencia ficción: de Minority Report (que se estrenó en 2002). Era el atisbo a un futuro que un año después, a mediados de 2007, se transformaría en la realidad que hoy experimentan miles de millones de personas en todo el mundo, incluyendo los 1500 millones que compraron un smartphone en 2016, y que este año comprarán otro tanto. Todos ellos incluyen el modo de interacción y la tecnología que proponía ese primer iPhone.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas