Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Macron busca evitar una escalada

Invitó a Trump a París para acordar una agenda que solucione el conflicto sirio

SEGUIR
LA NACION
Viernes 30 de junio de 2017
El presidente francés Emmanuel Macron invitó a su par estadounidense Donald Trump a París
El presidente francés Emmanuel Macron invitó a su par estadounidense Donald Trump a París. Foto: Archivo / Captura

PARÍS.- Desde hace 15 días, Francia realiza discretas gestiones entre Washington y Moscú para hallar una solución a la guerra en Siria y evitar una peligrosa escalada internacional.

Con Rusia existe en este momento una "ventana de oportunidad" para propiciar una solución del conflicto, afirmó el canciller francés Jean-Yves Le Drian, que desde hace dos semanas se esfuerza en promover un acuerdo.

"Los rusos, como todo el mundo, son conscientes de que no existe una solución militar", declaró al diario Le Monde el ministro.

Casi simultáneamente, el presidente francés, Emmanuel Macron, invitó a su homólogo norteamericano Donald Trump a asistir al desfile del 14 de julio en París.

Detrás de ese gesto protocolar de amistad, Macron está interesado en acercarse discretamente a Trump para evitar que el aislamiento a nivel internacional al que parece sometido pueda incitarlo a cometer alguna insensatez.

La diplomacia francesa no oculta su inquietud por el comportamiento de Estados Unidos en Siria, que protagonizó varios incidentes en un mes. La tensión entre los grandes actores del conflicto subió peligrosamente el 18 de junio, después que la aviación norteamericana derribó un caza sirio que acababa de bombardear a combatientes de la coalición kurdo-árabe que participan en la ofensiva contra Raqqa, la capital de Estado Islámico (EI).

Ese episodio provocó una fuerte reacción del Kremlin.

Para tratar de desactivar esa peligrosa escalada, el canciller francés Jean-Yves Le Drian viajó a Moscú dos días después para reunirse con su par ruso, Sergei Lavrov, y con el ministro de Defensa, Sergiey Choigu.

Inicialmente previsto para reforzar la cooperación antiterrorista y el deshielo de relaciones iniciado en la entrevista Macron-Putin del 29 de mayo en Versalles, el viaje de Le Drian a Moscú se transformó en una virtual mediación entre Estados Unidos y Rusia.

Sin embargo, esos esfuerzos podrían derrumbarse si Siria o alguno de sus socios lanzara un nuevo ataque con armas químicas, como denunció recientemente Estados Unidos.

En todo caso, la "ventana de oportunidad" surge de una coincidencia entre el cambio de la doctrina francesa en Siria, que anteriormente exigía el alejamiento del presidente Bashar al-Assad como condición previa a toda negociación, y la evolución de la posición de Moscú, que dejó de afirmar que Al-Assad representa el futuro de Siria.

Para reactivar la iniciativa, los diplomáticos franceses trabajan sobre la base de un "zócalo" de cuatro puntos: la lucha contra todos los terrorismos; prohibición absoluta de todo empleo o fabricación de armas químicas; asegurar la distribución de ayuda humanitaria sin discriminación, y la búsqueda de una solución política con participación de todos los "componentes sirios", con el apoyo de la ONU.

Aunque Le Drian no lo dijo, es posible que las líneas generales de esa fórmula sean examinadas durante la próxima visita a París de Trump.

En esta nota:
Te puede interesar