Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Nuevos vientos para el trigo

Sábado 01 de julio de 2017
SEGUIR
PARA LA NACION
0

Ya a pleno en el tradicional mercado climático, Chicago evidencia una natural volatilidad. Así, a una semana de bajas le sigue una de alzas, en un contexto con fundamentos bajistas. Si todo sigue bien y la cosecha gruesa en los Estados Unidos alcanza las proyecciones del USDA, las cotizaciones podrían derrapar aún más y el escenario de precios para el productor argentino sería desalentador.

Por el contrario, un mínimo problema climático afectando a la cosecha gruesa mostraría la otra cara del mercado, demostrando que el potencial de subas puede ser realmente impactante. Veremos. Algo así se puede apreciar con al cambio de "ánimo" que evidencia el trigo internacional.

¿Qué pasó? Pasó que el cereal de primavera en EE.UU. ha venido sufriendo una parcial sequía (estado de Montana), generando expectativa de recortes en la producción. Es importante hacer notar que dicha producción sólo representa algo menos del 2% de la producción mundial triguera.

Pero, además, se suma otra circunstancia. Cuando se proyecta el comercio mundial de trigo del ciclo 2017/2018 se puede observar que, si bien la producción mundial este año mostraría un recorte de sólo 15 millones de toneladas, los países exportadores recortarían más de 33 millones. Esto no debería ser gratis.

Crece la India 9 millones de toneladas (entre los neutros) y algo crece la UE, pero cae fuerte la producción de los Estados Unidos (-13 millones) y la de Australia (-10 millones), al tiempo que caen los guarismos de Canadá (-3 millones); Rusia (-3,5 millones), Ucrania (-3,8 millones) y Kazakhstán (-2 millones).

Estos datos son los que han permitido una fuerte recuperación de las cotizaciones FOB Golfo del trigo estadounidense en las últimas semanas, cuestión que no es menor toda vez que el FOB Golfo es el que marca el compás de los precios en el nivel global.

La noticia es importante para nuestro país y ya se ha comenzado a reflejar en las cotizaciones forward para el trigo nuevo. Sin duda alguna, los vientos han cambiado para este cereal, pues el escenario que podría haberse esperado con un aumento productivo del trigo 2018 (aumento de área y regularización del sudeste como principal aportante) no era el más halagüeño.

También es cierto que las cotizaciones del trigo disponible local se han visto beneficiadas por esta circunstancia. Si bien es cierto que aún resta mucho trigo sin comercializar, los valores se han entonado porque el trigo argentino no sólo es tremendamente barato y competitivo para los molinos brasileños, sino que también es viable para destinos fuera del Mercosur.

En definitiva, la plaza triguera ha cambiado de tono. Pero lo importante de destacar es que dicho cambio no está vinculado con un desastre productivo global, sino tan sólo con un pequeño ajuste. La secuencia de los últimos años en la producción mundial de trigo (versión USDA) es la siguiente: 715, 728, 737, 754 y ahora 739 millones de toneladas.

No parecieran ser números dramáticos. Pero si parecen ser suficientes como para cambiar el tono de la plaza internacional. ¿Podría ser un anticipo de lo que puede ocurrir con maíz y soja ante similares eventos? Veremos.

El autor es presidente de Nóvitas SA

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas