Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Vicio + bienestar: sí se puede tenerlo todo

Juana Libedinsky

SEGUIR
LA NACION
Sábado 01 de julio de 2017
0

SOUTHAMPTON.- El beer yoga es la gran moda del momento. Algunos dicen que arrancó con unos hipsters de Berlín, la ciudad "pobre pero sexy" según la describió su alcalde. Otros dicen que el beer yoga se inició en el festival contracultural de arte y música Burning Man en el desierto de Nevada. Pero el beeryoga este verano se volvió lo suficientemente mainstream como para que la gente de mediana edad totalmente burguesa de Manhattan y los Hamptons comente, como al pasar, si va a tomar o no una clase dentro de esa disciplina.

Claro que hay distintas versiones. En algunos casos el beer yoga implica ir haciendo las poses balanceando la botellita en la cabeza; otros, menos ambiciosos, la colocan en la esquina de la colchoneta y se van refrescando a lo largo del ejercicio. Como muchas veces las sesiones se desarrollan en fábricas de cerveza artesanal, finalmente están quienes guardan la porción alcohólica de la velada sólo para el final, pero entonces redoblan la apuesta con una cata de distintas maltas para relajarse.

La filosofía detrás es una: que se puede tenerlo todo, tanto lo que es más bien virtuoso y espiritual como lo que está más cerca de los placeres elementales y malsanos. "Mi misión es dar un nuevo marco de referencia a la forma en la que la gente piensa sobre el bienestar", me explica Leanne Maciel, instructora en The Bronx Brewery, una pequeña fábrica en boga.

La moda del beer yoga es sólo la punta del iceberg de esta búsqueda. En las cocinas de las casas de playa, por ejemplo, el libro it es el de Jessica Seinfeld, la mujer del ícono de la televisión, que es lo que llaman una ultra influencer. Elocuentemente titulado Food Swings, recetas para disfrutar de una vida de virtud y vicio, lleva un brócoli y una dona de color rosa en la tapa. La mitad del texto está dedicado a lo tradicionalmente sano, la otra a lo tradicionalmente pecaminoso, y su teoría es que no hay que optar entre lo sólido y confiable y lo superficial y divertido. Puede sonar obvio, pero el boom del wellness moralizante del último tiempo llevó a que todo sea considerado una elección de vida.

Claro que esto de no tener que elegir también puede ser usado para las novedades más insólitas con la justificación del calor estival... Se puede ser soltera "sin renunciar a tener el acompañante masculino perfecto para relajarse en la pileta". Así se comercializa el Float Pool Hunk, una colchoneta inflable con un muchacho de tamaño natural (con pectorales trabajados, slip y anteojos negros) pintado sobre ella. Y gracias al agujero para colocar un vaso que incorpora, hasta sostiene el trago como un viejo novio confiable.

Para los que quieren mostrarse con alguien como Kim Kardashian sin tener que lidiar con alguien como Kim Kardashian, ella misma lanzó un flotador con la forma de sus nalgas. Cuesta 98 dólares, es enorme y altamente resistente. Tanto que sobre él podría flotar gente en una complicada posición de beer yoga. Comiendo donas y brócoli a la vez. Porque hay tiempo para lo que aquí llaman un mix and match de todas las novedades de temporada. Después de todo, el verano 2018 recién comenzó.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas