Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

El jihadismo internacional pone la mira en España

Los grupos incrementaron de manera sostenida su actividad en el país

Domingo 02 de julio de 2017
0

MADRID.- Rachid El Omari se alegró al enterarse de que un islamista suicida había asesinado a 22 personas, en su mayoría menores, en un concierto de Ariana Grande, en Manchester. "Da lo mismo que sean chicos, es lo que se merecen", le escribió en redes sociales a un amigo que vive, como él, en Madrid. Y advirtió: "Aquí va a pasar algo peor".

La policía española, que tenían a este marroquí de 32 años en su lista de sospechosos vigilados, decidió la semana pasada que era hora de detenerlo, después de descubrir que hacía extrañas visitas a lugares emblemáticos de la ciudad. En su departamento encontraron propaganda de Estado Islámico (EI) y elementos que indicaban un proyecto en marcha para atentar.

El caso de El Omari sacó a la luz una preocupación creciente entre las fuerzas de seguridad: la jihad internacional puso a España en la mira e incrementó de manera sostenida su actividad en el país.

Ni siquiera Francia o Gran Bretaña, los países más golpeados por el terror en los últimos tiempos, han arrestado a tantos presuntos terroristas como España desde finales de 2015: 166 de los 718 que cayeron en toda la Unión Europea (UE).

La alerta de atentados alcanza este fin de semana un nivel máximo, a raíz de la celebración en Madrid de la fiesta mundial del Orgullo Gay, que atrae a más de dos millones de visitantes a la ciudad. Además de un operativo de seguridad que involucra a más de 4000 policías, se dispuso un monitoreo las 24 horas de 260 personas que están bajo investigación judicial como sospechosos de pertenecer a la red de EI.

En la última gran operación antiterrorista, el último miércoles, quedó desmantelada una célula radicada en Palma de Mallorca y que tenía ramas en Gran Bretaña y Alemania. Entre el material incautado se destacaban una "guía de autocapacitación para lobos solitarios" y textos en los que se llamaba a "envenenar las calles de Madrid", así como material en el que había menciones a la "blasfemia" que significa para los salafistas la homosexualidad.

España carga con la herida de haber sufrido en 2004 el mayor ataque jihadista en Europa, cuando una serie de explosiones en la red ferroviaria de Madrid dejó 192 muertos. Desde entonces un aparato estatal conformado por más de 3000 agentes, espías y funcionarios judiciales -entrenado en el combate a la ya inactiva banda vasca ETA- se dedica a tiempo completo a conjurar un nuevo golpe.

La aparición de EI hace tres años en Irak y Siria agigantó la presión sobre los países europeos; España está lejos de ser la excepción. El peligro se agiganta en Occidente mientras el autoproclamado califato acumula derrotas y pierde territorio en sus bastiones de Irak y Siria.

"Para los grupos jihadistas, perpetrar un atentado en España está tan justificado como hacerlo en Alemania o Francia", opina Manuel Torres, experto en terrorismo internacional y autor de un estudio que revela cómo se multiplicaron en el último año las menciones amenazantes a España en las publicaciones vinculadas a EI o a la red Al-Qaeda.

El aspecto que potencia el interés de la jihad por castigar a España es la constante actividad represiva contra las células desplegadas en el país.

"Actuar antes es lo único que conjura la amenaza -sostiene Javier Zaragoza, fiscal jefe de la Audiencia Nacional-. Nos tenemos que adelantar a ellos."

En los tribunales no dan abasto. Las 166 detenciones de los últimos dos años superan las dispuestas en el lustro anterior. La Audiencia Nacional tramita actualmente 311 expedientes, por los cuales hay 122 sospechosos presos. En los primeros seis meses del año se ordenaron 27 operativos antiterroristas, a razón de uno por semana.

Redes de captación

En esos dispositivos se desmantelaron redes de captación -sobre todo en Ceuta y Melilla, los enclaves españoles del norte de África-, cayeron extremistas en posesión de explosivos caseros y fueron descubiertos grupos dedicados a financiar a EI.

En abril pasado, por ejemplo, la policía descubrió en los puertos de Valencia y Algeciras tres contenedores supuestamente cargados con ropa de segunda mano pero que en realidad contenían 20.000 uniformes para los combatientes de EI en Irak.

Desde 2004 España consiguió eludir el destino sangriento que recientemente sufrieron Gran Bretaña, Francia, Bélgica y Alemania. "Una de las grandes diferencias es que aquí la comunidad musulmana está mejor integrada, además de que las fuerzas de seguridad acumulan una gran experiencia después de años de luchar contra ETA", indica Manuel González Hernández, teniente del ejército y especialista en terrorismo internacional.

Pero la magnitud de la amenaza es inmensa: las propias fuerzas de seguridad admiten en informes internos que un nuevo atentado es algo sencillamente inevitable.

Miles de desplazados vuelven a Siria

La agencia de Naciones Unidas para los Refugiados (Acnur) señaló que casi medio millón de civiles desplazados por la guerra en Siria regresaron en medio de una "notable tendencia de retornos espontáneos" este año. Las agencias de ayuda estiman que más de 440.000 desplazados internos y otros 31.000 refugiados que habían salido del país regresaron a sus casas.

"Esta es una tendencia significativa, una cifra importante", dijo el vocero de Acnur, Andrei Mahecic, que advirtió que se trata "sólo una parte" de los cinco millones de refugiados sirios que se estima viven en el extranjero.

Según Mahecic, los que regresan lo hacen principalmente a Aleppo, Hama, Homs, Damasco y otras ciudades, principalmente para buscar a familiares, comprobar el estado de sus propiedades o beneficiarse de "una mejora real de las condiciones de seguridad".

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas