Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Las primarias en Chile, con un ojo en las presidenciales y otro en el fútbol

Piñera, favorito para suceder a Bachelet, busca un amplio triunfo partidario para consolidarse; se espera una alta abstención debido a la final de la Copa Confederaciones

SEGUIR
PARA LA NACION
Domingo 02 de julio de 2017
0

SANTIAGO, Chile.- La política y el fútbol generaron un dilema en Chile. El país designará hoy a sus candidatos presidenciales -por primera vez en elecciones que contarán con voto en el extranjero-, mientras su selección nacional de fútbol disputa la final de la Copa Confederaciones en Rusia, un hecho inédito que afectaría la concurrencia a las urnas.

Aunque asesores y analistas políticos advirtieron hace meses que el choque de eventos podría afectar la votación en las primarias y ahondar la crisis de participación, la fecha se mantuvo y tanto la oposición (Chile Vamos) como la izquierda no oficialista (Frente Amplio) definirán quiénes serán los candidatos que avancen a los comicios presidenciales del 19 de noviembre próximo, que traerán al sucesor de Michelle Bachelet.

Por Chile Vamos son candidatos el ex presidente Sebastián Piñera, el economista Felipe Kast y el senador Manuel José Ossandón. En el Frente Amplio definirán Beatriz Sánchez y Alberto Mayol. Piñera lidera la interna de su agrupación y las encuestas generales, con el 25% de la intención de voto para noviembre. Sánchez está primera en su partido y tercera en la general, con el 9% de intención de voto.

El ingrediente controversial lo aportó un candidato que va directo a la general. El sociólogo y periodista Alejandro Guillier, que está segundo en las encuestas con un 13% de adhesiones y a quien respalda casi todo el oficialismo, llamó a sus adherentes a no votar, a "preparar bien el asado, ver el partido con los amigos y pegarse una buena siesta después".

Ayer Ossandón intentó contrarrestar ese llamado con una carta en el diario El Mercurio: "Las primarias [de hoy] ponen a prueba el espíritu republicano del país, pero también ponen a Chile en un difícil trance, porque seguramente es la convocatoria electoral más importante de los últimos años debido al descrédito que vive la política (...) Una baja convocatoria no tiene excusa ni siquiera por el juego final de la Copa Confederaciones entre Chile y Alemania".

En Chile el voto es voluntario desde 2012 y los políticos están arrepentidos del cambio, porque la abstención creció. Por ejemplo, en las últimas municipales del año pasado sufragó apenas uno de cada tres chilenos.

Una novedad que traen las primarias es el debut del voto en el extranjero. En Wellington, Nueva Zelanda, ayer se abrió la primera mesa.

Pero el partido en Rusia toma a los futboleros chilenos en la época de oro de su selección y con una final soñada a la hora del asado. Algunos fiscales de mesa -que son designados en cada elección- ya tienen decidido pagar la multa de 560 dólares y quedarse en casa para ver la transmisión. Además, habrá ley seca hasta dos horas después de cerradas las mesas y los comercios estarán cerrados. El Servicio Electoral tuvo que aclarar que sí se podrá salir a celebrar un eventual triunfo deportivo, porque la ley lo que prohíbe son las manifestaciones políticas.

Claudio Elórtegui, experto en comunicación política de la Universidad Católica de Valparaíso, sigue de cerca las primarias a través del monitoreo de las redes sociales. Su equipo quiere estudiar la intención de voto a través de los big data de Twitter. Elórtegui coincide en que se trata de un escenario inédito. "El fútbol, y este equipo en particular, es ya un fenómeno sociológico, y las primarias entran en un contexto deprimido, en una crisis de credibilidad y desconfianza hacia los liderazgos tradicionales. Desde el fenómeno comunicacional, hoy el fútbol tiene todas las de ganar", señala.

En el bloque de Chile Vamos hace un mes Piñera apostó a que llevarían a un millón de personas a votar en las primarias. En su comando bajaron la cifra esta semana, después de que Chile le ganó a Portugal la semifinal en Rusia, a 600.000 votantes. Elórtegui cree que sería una cifra aceptable que voten más de 700.000 personas, pero cree que en definitiva serán unas 500.000.

Divisiones

"Hay intentos mínimos y de bajo presupuesto para mover gente que vaya a votar. Uno hubiese esperado que los conglomerados se hubieran preparado bien, pero no. Por otro lado, uno ve que el gobierno se lava las manos y uno de sus candidatos llama a hacer el asado", comenta el experto, y explica que las redes sociales "jugarán un papel importante en persuadir a la gente para que vaya a votar, aun cuando existe un bien superior, que en este caso es la selección chilena".

Al no participar de este proceso, el oficialismo llegará dividido y con dos candidatos a noviembre: Guillier y Carolina Goic. Además, perdió un mes de propaganda electoral y debates televisados.

Si las encuestas electorales acertaran, luego de las primarias de hoy deberían sumarse a ellos Piñera, por Chile Vamos, y Sánchez, por el Frente Amplio.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas