Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Esteban Cambiasso: la "barrera galáctica" y el recuerdo de Zidane, Pekerman y Mourinho

El mediocampista habla del histórico equipo que integró en Real Madrid y de los entrenadores que lo marcaron

Domingo 02 de julio de 2017 • 23:59
SEGUIR
LA NACION
0
Esteban Cambiasso en una barrera galáctica, junto con Zinedine Zidane, Luis Figo, Ronaldo y David Beckham
Esteban Cambiasso en una barrera galáctica, junto con Zinedine Zidane, Luis Figo, Ronaldo y David Beckham.

El juego los iguala en una escena: Esteban Cambiasso, Zinedine Zidane, Luis Figo, el 'Gordo' Ronaldo y David Beckham, compañeros en el Real Madrid 2003/04, comparten una barrera galáctica. "Menos mal que de muchas cosas uno no toma dimensión cuando ocurren..", bromea Cuchu frente al recuerdo. Su carrera está tapizada por nombres propios de jerarquía.

CRISTIANO RONALDO VS. MESSI. "Creo que la rivalidad los ha ayudado. Así como a Rafa lo ayudó la presencia de Roger y viceversa, y que estuvieran ellos ayudó a Djokovic a decir 'yo también puedo'. La competencia es parte. Como ocurrió con Magic, Larry Bird y Jordan, porque la competencia te hace más grande, o te obliga a mejorar. Te pasa en un club: el jugador que se siente completamente titular o que mira hacia abajo y no ve nada, tiende a relajarse. Cristiano es un fenómeno y Leo también. Roger es un fenómeno y Rafa también. Y todos se ayudan de manera inconsciente".

ZINEDINE ZIDANE. "Él es la consagración de un proceso. Se tomó su tiempo para conocer al club desde varias posiciones y tener el mejor panorama. Es una persona muy inteligente. Estuvo como jugador y fue el mejor o uno de los mejores y le tocó ganar todo. Estuvo al lado del presidente por un tiempo y sabe cómo gira el lado dirigencial. Acompañó a Ancelotti. Y después se fue al filial para hacer experiencia como entrenador. Después tuvo la bravura de poder metabolizarlo en el juego. Consiguió que los jugadores lo sigan, y cuando tuvo que tomar decisiones, las tomó".

JOSÉ PEKERMAN. "Un maestro. Y no sólo del juego. Con él tuve la oportunidad de aprender a ser jugador de selección. Los valores dentro y fuera de la cancha, el respeto por el compañero, por el cuerpo técnico, por los empleados, los hinchas, el periodismo. No es necesario dar notas todos los días para respetar al periodismo, sino ser sincero y aclarar cuando uno está dispuesto y cuando no. Estaba tan ensamblado ese cuerpo técnico que me cuesta decir José y no pensar en todos. Pienso en José y pienso en un grupo de trabajo".

JOSÉ MOURINHO. "Le dio un salto más de calidad a un Inter que ya venía de ganar varios campeonatos. Nos inyectó más jerarquía a nivel mundial a partir de su personalidad y su manera de ser. Todo eso transmitió una seguridad muy fuerte en el equipo".

VICENTE DEL BOSQUE. "Un entrenador que nunca quería atraer el foco del protagonismo y que era respetado desde el primero hasta el último jugador. Y eso en el fútbol no es fácil de conseguir".

RAUL. "Si me preguntaras por todos mis compañeros y me dijeras cuál es el primero que elegís para tu equipo..., si no es el primero, seguro que está en el podio. Tenía una mentalidad increíble. Como dijo Valdano, no era el mejor cabeceando, ni gambeteando, ni el más veloz, ni le pegada mejor con la izquierda, pero tenía todo. Esos jugadores que con su mentalidad superan cualquier déficit, para mí son intocables. Y un tipo increíble, excepcional".

ZLATAN IBRAHIMOVIC. "Tiene la capacidad de dar vuelta un partido de la nada. Él decide un partido de la nada. El ayuda a ser mejores a sus compañeros, porque atrae tanta atención de los rivales que a sus compañeros nos daba más libertad para jugar".

RONALDO. "Un fenómeno en todo, un fuera de serie. Un tipo con un carisma tan grande que le permitió jugar en Barcelona, Madrid, Inter y Milan y no ser odiado por ninguno. No hay un hincha de ninguno de los cuatro que lo critique. Incluso los argentinos, pese a haber sido castigados futbolísticamente por él, lo queremos".

CON MESSI Y DI STÉFANO EN UN PODIO HISTÓRICO. "No pienso en los títulos. Por supuesto que le dan mayor valor a mi carrea, pero nunca me obsesioné con ellos. Por mi mentalidad, he sufrido más las derrotas que lo que he festejado mis triunfos. Quizá haya sido un error, pero está en mi personalidad", cuenta Cambiasso, que acumula 25 títulos, igual que Alfredo Di Stéfano. Messi tiene 32. La Intercontinental con Real Madrid, La Champions con Inter y el Mundial Sub 20 con la Argentina son los hitos favoritos de Cambiasso.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas