Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

En el regreso a Rafaela, festejó Spataro y ganó el espectáculo

Logró vencer en una de las carreras más atractivas del año, corrida a más de 220 km/h

Lunes 03 de julio de 2017
SEGUIR
LA NACION
0
Emiliano Spataro festejó en Rafaela
Emiliano Spataro festejó en Rafaela.

Hay autódromos que son sinónimos de velocidad pura. El circuito de Rafaela cumple como ningún otro con esa característica. Ninguno le hace sombra cuando la referencia es la aceleración. El Super TC2000, después de poco más de dos años, retornó a Rafaela y en su regreso apostó por el Óvalo, adaptado con dos chicanas: el resultado fue una carrera cambiante, con varios pilotos protagonistas, aunque la victoria, como siempre, le pertenezca a uno solo. Festejó Emiliano Spataro (Renault Fluence); Martín Moggia (Citroën C4 Lounge) fue la revelación; si existiera el premio a la conducción le correspondió a Mariano Werner (Peugeot 408); las remontadas, obras de Matías Rossi (Toyota Corolla), Facundo Chapur (Peugeot 408) .

La adrenalina y las emociones de las 27 vueltas de la final borraron lo que venía desarrollándose con sobresaltos y preocupación. En la carrera clasificatoria del sábado se encendieron las alarmas por el estado de la pista y la rotura de neumáticos. En 9 giros, la goma delantera derecha del poleman Ardusso y de su compañero Leonel Pernía, estallaron; lo mismo le sucedió a Chapur, problema que complicó, de rebote, a Gabriel Ponce de León (Toyota Corolla): un resto del neumático rompió el parabrisas del auto del juninense, que debió ser atendido por un oftalmólogo porque una astilla se incrustó en un ojo.

El golpe de Germán Sirvent (Renault Fluence) contra el paredón, apenas se largó la final, no permitía imaginar un gran show. Pero las emociones se sucedieron tras el relanzamiento y los golpes de escena se multiplicaron. La voladura del alerón del auto de Werner dejó al entrerriano sin carga aerodinámica. Batalló contra esa adversidad desde el giro siete hasta el final: el Peugeot 408 era inalcanzable en la aceleración, aunque viajaba al límite para ingresar en las chicanas. El 8avo puesto le posibilitó mantenerse en lo más alto del campeonato.

Spataro conduce en el óvalo, escenario de una competencia emocionante
Spataro conduce en el óvalo, escenario de una competencia emocionante. Foto: Prensa Super TC2000

La capacidad conductiva de Werner no pudo frenar a Moggia, que hizo un doble sobrepaso -también superó a Damián Fineschi (Ford Focus II)- para saltar desde el 3er puesto a la cabeza del pelotón en la vuelta 9. De 19 años, campeón de la Fórmula Renault y subcampeón del TC2000, manejó como un piloto consagrado: contuvo sin malas artes los ataques de Werner, el campeón Agustín Canapino (Chevrolet Cruze), Rossi y hasta su compañero José Manuel Urcera. Era su bautismo triunfal, pero la goma le negó el festejo. "Estoy en una etapa de aprendizaje, es mi primer año, pero demostré que puedo medirme con las figuras. Faltó el resultado, que a veces es una circunstancia", dijo Moggia. La estadística lo ubicará 19no,lo suyo fue para aplaudir.

Spataro, la espada más efectiva del equipo Renault, heredó la victoria. Hace 28 días ganó con Torino en Turismo Carretera, categoría en la que Renault brinda apoyó a su auto y al de Ardusso; ayer, logró el primer éxito del año para la marca en el Super TC2000. "No creo que lo hubiera podido pasar a Moggia; Maxi Juárez [ingeniero] hizo cambios aerodinámicos arriesgados que salieron muy bien", reveló el vencedor, que partió desde el 8vo cajón de la grilla. Rossi y Chapur lo escoltaron. "Pudimos revertir. Contento, no pensaba estar en el podio", dijo Rossi, que largó 11mo la final y 21ro la carrera clasificatoria. Y agregó: "Ganó el automovilismo, vale la pena resaltarlo. Todos nos brindamos por espectáculo". Después del accidente del sábado, Chapur reveló lo que muchos pensaron y pocos dijeron: "Tenía miedo de correr y fui cuidando el auto".

El Super TC2000 volvió a Rafaela y se llenó de energía. Un próximo desafío sería correr en el mítico óvalo, prescindiendo de las chicanas.

Números del tacómetro

Ardusso y Mallo dejaron su sello en los cronómetros

Con el tiempo en la clasificación que determinó la grilla de la carrera clasificatoria, Facundo Ardusso (Renault Fluence) quebró el registro de Agustín Canapino (Peugeot 408), de 2015. El parejense marcó 1m14s872, a 224,158 km

h, contra 1m15s297 del arrecifeño y actual campeón de la categoría. En carrera, Manuel Mallo (Chevrolet Cruze), cronometró 1m15s185 para la vuelta, a un promedio de 223, 225 km/h y batió el tiempo de Néstor Girolami (Peugeot 408), de 1m15s868, a 221,216km/h.

Werner, el flamante papá que se mantiene al tope

El jueves pasado Mariano Werner fue padre, pero el nacimiento de Salvador no le quitó adrenalina al paranaense. Con el 8avo puesto se sostuvo como puntero del Campeonato de Pilotos, con 92 puntos. Lo siguen, Rossi (91); Canapino (85,5); Ardusso (85)... La próxima carrera, la 7ma del calendario, el 30 de julio, en Oberá, Misiones.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas