Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Los jóvenes y la pista, motores de la reacción del atletismo nacional

Nuevos atletas de medio fondo y fondo impulsaron la notable mejoría argentina en el reciente Sudamericano de Paraguay

Martes 04 de julio de 2017
SEGUIR
PARA LA NACION
0
Belén Casetta participó en sus primeros Juegos Olímpicos en Río 2016 y este año estará en el Mundial
Belén Casetta participó en sus primeros Juegos Olímpicos en Río 2016 y este año estará en el Mundial. Foto: Archivo

Los jóvenes atletas fueron los artífices de la recuperación argentina en la pista sintética del parque olímpico de Asunción (Paraguay), dónde la delegación nacional consiguió una semana atrás su mejor actuación de los últimos 20 años en el Campeonato Sudamericano de Atletismo para mayores, el certamen regional de la Asociación Internacional de Federaciones de Atletismo (IAAF en su sigla en inglés) más antiguo del mundo.

En la delegación argentina de 43 atletas (25 hombres y 18 mujeres) a Paraguay se notó el recambio generacional. Mejoría que, en rigor, empezó a gestarse en el Campeonato Iberoamericano de Río 2016, en la antesala de los últimos Juegos Olímpicos. Pasaron apenas dos años de aquel octavo puesto en el Sudamericano de Lima 2015, en el que apenas se pudo sumar dos preseas de oro. Este año, en cambio, Argentina se ubicó tercera en el certamen, con 6 medallas de oro, 3 de plata y 5 de bronce. Para encontrar un desempeño semejante hay que viajar en el tiempo hasta 1997 cuando el campeonato se realizó en Mar del Plata. Delante solo quedaron Brasil (17 medallas de oro, 12 de plata y 6 de bronce) y Colombia (9, 12 y 10), la segunda potencia continental que, desde mediados de 1990, modificó toda su estructura deportiva para hacerle verdadera sombra a los brasileños.

"Estuvimos en presencia del mejor Sudamericano de los últimos 20 años. Estas seis medallas de oro tienen una característica muy especial: los chicos que las consiguieron son muy jóvenes. Estamos en presencia de una nueva generación de atletas", explicó a LA NACION Daniel Díaz, entrenador nacional y responsable de la categoría Sub23 de la Confederación de Atletismo Argentino (CADA).

La razón de este cambio positivo se edifica en la aparición de nuevas caras que asomaron en el medio fondo y fondo. En la pista (se llevó 4 de las 6 medallas de oro) se explica gran parte de este tercer puesto. En las últimas dos décadas, el brillo argentino había migrado a las pruebas de campo con Germán Lauro, Germán Chiaraviglio y Braian Toledo, en primer lugar, y más atrás Jennifer Dahlgren y Rocío Comba. Con esos cinco atletas se había construido la suerte y los destinos del atletismo argentino.

"Ha mejorado mucho el medio fondo, algo que ya se dio con los menores en Guyana a principios de junio. Así, el medio fondo recupera un poco su lugar, algo que, de cierta manera, ya se había hecho visible en los Juegos Olímpicos con Belén [Casetta] en 3000 obstáculos. Esto coincide con que los lanzadores se están retirando, no ahora claro, sino que son sus últimos años y esto, en realidad, no generó medallas que años atrás se obtenían", sostiene Luis Migueles, récord nacional hace más de 30 años de 800 metros.

Oros que valen un Mundial

La cita sudamericana sirvió como competencia oficial que otorgó plazas para el próximo Mundial de Londres que se extenderá del viernes 4 al domingo 13 de agosto próximos. Por ello, las seis medallas doradas amplifican la importancia del logro al sumársele el bonus del pasaje a la cita ecuménica. Antes del Sudamericano, la Argentina tenía clasificados a tres deportistas: los maratonistas Mariano Mastromarino y Rosa Godoy y el marchista Juan Manuel Cano. Ahora, el equipo sumará a Guillermo Ruggeri (400 metros con vallas), Belén Casetta (3000 metros con obstáculos), Federico Bruno (1500 metros), Leandro Paris (800 metros), Braian Toledo (jabalina) y Germán Chiaraviglio (garrocha).

El mendocino Ruggeri, con 25 años, desembarcó hace siete en el Centro Nacional de Alto Rendimiento Deportivo (CENARD). Esta temporada ya demostró que lo suyo pasa por los 400 metros con vallas al romper, en el Grand Prix de Santiago de Chile, el récord nacional que llevaba 49 años en manos de Juan Carlos Dyrzka. El atleta, recientemente federado para Gimnasia y Esgrima de Buenos Aires (GEBA), no sólo se llevó la medalla de oro en Asunción sino que mejoró su plusmarca en 7 centésimas (49s72). "Guillermo viene de las pruebas combinadas (decatlón) y regresó a los 400 metros con vallas. Aún puede mejorar mucho si logra competir más en el exterior", describió Díaz.

La marplatense Casetta, de 22 años, está cosechando todo el esfuerzo y el tiempo que le destinó al atletismo. Atrás quedaron las épocas de lesiones, lo que se vio reflejado en la medalla de oro en 3000 metros con obstáculos (9m51s40/100 para lograr su tercer mejor registro). Así se transformó en la primera argentina en conquistar esta prueba en un Sudamericano de mayores. Dieciocho horas después obtuvo la presea de plata en 5000 metros. Su prueba por excelencia son los obstáculos, prueba que ganó en 2016 en el Iberoamericano de Río y que significó su boleto para la cita olímpica.

El mendocino Paris fue una grata sorpresa. El corredor de 800 metros (1m49s82/100) se subió a lo más alto del podio en una carrera lenta en la primera vuelta que le permitió, en la segunda, rematar en los 200 metros finales para despegarse del favorito, el brasileño Lutimar Paes. Tras conquistar el título Sudamericano Sub23 en 2016 obtuvo su primera beca deportiva del Ente Nacional de Alto Rendimiento Deportivo (Enard) y luego otra de Secretaría de Deporte.

Paris se colgó la medalla de oro para la Argentina luego de 30 años: Migueles había sido el último en San Pablo 1987. La presencia en Londres del ochocentista de 22 años romperá los moldes domésticos, ya que el último argentino en tener participación mundialista fue el propio Migueles (Roma 1987 y Tokio 1991).

El concordiense Bruno, definido por sus propios rivales argentinos como el Messi del atletismo doméstico tras su paso por la distancia del maratón en Río, volvió a la prueba en la que es realmente competitivo: los 1500. Con autoridad, el atleta de 24 años se llevó un oro y el pasaje al Mundial para sumar una medalla que desde 1952 no se conseguía (Nilo Riveros, en Buenos Aires).

Asimismo, en el campo, el imprescindible Braian Toledo, de 23 años, (finalista en los Juegos de Río 2016 y en el Mundial de Pekín 2015) ganó el oro con una marca de 79,93 metros. Y delante de todos ellos, el experimentado Germán Chiaraviglio (9º en el Mundial de Pekín 2015 y 11º en Río 2016), quien se impuso con una marca 5,60 metros.

Como no sólo de oro vive el hombre, en este lote de atletas con presente y futuro están Martina Corrá (22 años), bronce en héptatlon, Fiorella Chiappe (21), bronce en 400 metros con vallas y Joaquín Gómez (20), cuarto en martillo. Los chicos del atletismo hablaron en la pista y en el campo. Los resultados los avalan para seguir adelante. La CADA tiene en sus manos una nueva oportunidad.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas