Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Alumnos y políticos respaldan la continuidad de una directora

La rectora del Mariano Acosta fue cesanteada por la Ciudad

Martes 04 de julio de 2017
0
En Urquiza 277, ayer hubo un acto masivo de apoyo a Raquel Papalardo
En Urquiza 277, ayer hubo un acto masivo de apoyo a Raquel Papalardo. Foto: Télam

El pedido por la continuidad de Raquel Papalardo, rectora del Instituto Mariano Acosta, convocó ayer a la comunidad educativa, a padres y ex alumnos, además de políticos de la oposición. El reclamo se transformó en un acto político en defensa de la escuela pública. El cese de la rectora fue juzgado por los manifestantes como "una mala decisión y un escarmiento" del Ministerio de Educación porteño, a cargo de Soledad Acuña, al adelantar seis meses el final de la carrera profesional de esa histórica rectora.

"El cese fue un acto administrativo porque se le vencieron los plazos de jubilación y no tiene ninguna vinculación con nada", respondieron fuentes de ese ministerio. Argumentaron que situaciones similares recayeron, en 2016, en 200 personas y, este año, en otras 30.

Papalardo estaba en condiciones de jubilarse desde 2011. En diciembre de 2015 presentó una renuncia condicional. Ayer el ministerio explicó: "Hay seis meses para iniciar el trámite de jubilación y, si al año no salió, el gobierno tiene la facultad de cesarla".

Los motivos de tildar este cese como un "amedrentamiento" se remontan al 20 de abril, cuando algunos estudiantes del Mariano Acosta realizaron una clase abierta en defensa de la lucha de los docentes. Cuentan los docentes que aquel día, un oficial entró al colegio portando un arma. La rectora hizo la denuncia y, según dijo la vicepresidenta de la cooperadora, Cecilia Balaguer, a LA NACION, "esa noche la llamaron del ministerio para preguntarle por los papeles de jubilación. Eso fue una advertencia". El ministerio desmiente la llamada "de forma categórica".

El centro de estudiantes, con el apoyo de Papalardo, trabajó en el proyecto de ley para regular la presencia policial en las escuelas. "Se presentó el proyecto hace un tiempo y el viernes pasado llegó la carta informando del cese. La despidieron", sostuvo Balaguer.

La rectora tenía la tranquilidad de una resolución interna del ministerio que indicaba que podría desarrollar sus funciones hasta el 31 de diciembre. Ella había presentado sus papeles para la jubilación y si terminaba su mandato en diciembre, finalizaría con la posibilidad de cobrar su jubilación.

El abrazo simbólico estuvo liderado por Eduardo López, secretario general de UTE/Ctera. "Lo organizó la comunidad educativa del Mariano Acosta y la UTE se sumó", dijo el dirigente gremial a LA NACION. Aclaró que Papalardo es representante de la UTE en el área de educación superior. Su principal reclamo fue hacia el jefe de gobierno porteño: "Sólo queremos que Rodríguez Larreta cumpla la ley, que no la cese", y añadió: "La dejó sin el cargo, sin la jubilación y sin intimación previa".

También habló Agustín Prieto, presidente del centro de estudiantes: "El Mariano Acosta siempre luchó por la educación pública y Raquel es el mayor exponente de esta lucha". Y aprovechó el micrófono para ampliar su reclamo a la falta de viandas, la situación precaria de los techos, los problemas de calefacción y la necesidad de realizar una paritaria nacional docente.

Silvina Hermosa, presidenta de la cooperadora, leyó una carta de Papalardo, que no asistió; "por la descompensación que sufrió con la noticia, está con licencia médica".

Legisladores porteños de la oposición apoyaron el reclamo: Gustavo Vera (Bien Común), Gustavo Bodart (Frente de Izquierda y de los Trabajadores) y varios legisladores del Frente para la Victoria. Al finalizar el acto, Adrián Martínez, alumno de 5° año, alzó su mano con una "V" mientras cantaba el himno. "Soy de La Campora", le contó a LA NACION, mientras varios compañeros suyos se sumaban al gesto.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas