Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

El camaleónico Gerónimo Rauch llegó al Colón en el ciclo LN Cultura

En Songbook reunió temas de musicales, los Beatles e himnos locales

Martes 04 de julio de 2017
SEGUIR
LA NACION
0

Multiplicados por el efecto Lalaland, los nuevos seguidores del musical colman el Teatro Colón, y Gerónimo Rauch parece la encarnación perfecta para este género que, a pesar de su juventud, parece conocer al detalle. Son las 8.21 cuando el cantante aparece detrás del enorme telón. Y es la primera ovación de esta noche -la de anoche- lo que marca el regreso de un hijo pródigo, que triunfó en el exterior y ahora pisa el teatro insignia de la Argentina, en el marco del ciclo LN Cultura.

"¿Estoy despierto?", son las primeras palabras que pronuncia, mirando de arriba abajo el templo lírico. Todavía no lo puede creer. Está de pie, frente a esa enorme sala, para presentar Songbook, un recorrido por su historia musical plasmada en una larga lista de 18 canciones.

Rauch, en un regreso a casa a lo grande
Rauch, en un regreso a casa a lo grande. Foto: LA NACION / Fabián Marelli

A pesar de la seriedad del compromiso y de lo que significa este peldaño en su carrera, Rauch trata de aligerar la presión del contexto entrando en confianza con el público. "¡Está lleno!, ¿vieron todos los familiares que tengo?", se ríe. Después sí, con "Summertime", "La novicia rebelde" y clásicos de West Side Story inicia el viaje por su camaleónica carrera.

Ex Mambrú, en quince años pasó de ser una estrella pop para adolescentes a transformarse en un cantante icónico del musical, como sucedió en su momento con Elena Roger. Ya había tenido una participación en una versión local de Los miserables y en Jesucristo Superstar, que le abrieron las puertas en Europa, cuando protagonizó esas piezas en Madrid y Barcelona, y dio luego su salto al West End de Londres para hacer El fantasma de la ópera según Andrew Lloyd Webber.

Ahora llega desde España, donde vive y viene desarrollando una nueva etapa solista. Está en Buenos Aires para cumplir otro sueño con un concierto a su medida y la de este templo acústico, acompañado por una orquesta de veinte músicos, dirigidos por Tomas Mayer Wolf.

Para sus seguidores, tantos que enseguida se agotaron las entradas de ayer, además de los temas emblemáticos del teatro incorporó canciones de su primer disco solista, Here, There and Everywhere, donde interpreta canciones de los Beatles, como "Something", "Come Together" y un sorpresivo midley de "Volver" y "Eleanor Rigby".

Conocido por su gran caudal vocal, el artista ofreció matices en su amplio repertorio: de los boleros "Inolvidable" y "Contigo en la distancia" a un sensible tributo a Ennio Morricone. "No voy a cantar lírico, pero sí quiero pasar por el repertorio italiano", advirtió, antes de transitar el bloque que incluyó las canciones de El cartero y La misión, hasta alcanzar uno de los puntos más celebrados de la gala con su versión de "Caruso", de Lucio Dalla. "A todos los que saben italiano, disculpen: hice un curso acelerado, pero lo importante es la música", se sinceró con frescura.

El dúo con la soprano Paula Almerares, en "The Prayer", fue uno de los momentos artísticos más celebrados del espectáculo. Así, Rauch tocó distintas cuerdas emotivas en su público, de distintas generaciones. Con la misma personalidad con que interpretó en plan blusero la inaugural "Yo vengo a ofrecer mi corazón", de Fito Páez, encaró luego otras excursiones por clásicos de nuestra canción como "Alfonsina y el mar", de Ariel Ramírez y Félix Luna. Un auténtico todoterreno.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas