Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

River anima con Guaraní el partido de las relaciones rotas

Tras los casos de doping en el conjunto millonario y las sospechas de los paraguayos, los octavos de final están marcados por las filosas declaraciones de Gallardo, Garnero y los dirigentes

Martes 04 de julio de 2017
0
Marcelo Gallardo, pensativo, sabe que el plantel millonario afrontará un desafío cargado de tensión
Marcelo Gallardo, pensativo, sabe que el plantel millonario afrontará un desafío cargado de tensión. Foto: FotoBAIRES

LUQUE, PARAGUAY.- Cuando el miércoles 14 de junio el azaroso bolillero determinó que River debía visitar a Guaraní por los octavos de final de la Copa Libertadores, nadie hubiera pensado que el duelo llegaría en un clima caldeado como el que se está viviendo por estas horas. Aquí, nadie da el brazo a torcer: tras conocerse los casos de doping de Lucas Martínez Quarta y Camilo Mayada por la hidroclorotiazida, la pequeña y cordial relación entre ambos clubes se rompió. A horas del encuentro que se disputará hoy, a las 21.45, en el estadio Defensores del Chaco de Asunción, los dardos van y vienen, en un panorama imprevisto.

La concentración de River está sólo a unos pasos de la sede de la Confederación Sudamericana de Fútbol, en Luque. A lo largo de las últimas tres semanas, la zona se volvió un lugar visitado por River: primero fue el sorteo de la Copa; luego, el 26 de junio, se produjo el descargo por los doping ante el Tribunal de Disciplina.

Pese a que la última vez que el equipo millonario visitó a Guaraní se jugó un partido decisivo -el 21 de julio de 2015 empató 1-1 y logró el pase a la final de la Copa, tras ganar 2-0 en el Monumental, para luego ser campeón-, la situación era mucho más amena. ¿Qué ocurrió? En Núñez no cayeron nada bien las declaraciones del técnico Daniel Garnero y del presidente Juan Alberto Acosta, que señalaron que no querían que "tomen por tontos" a los hombres de Guaraní por el conflicto del doping. Pero, además, involucraron directamente a la institución de Núñez con la decisión de la Conmebol de pasar de tres a seis los cambios posibles en la lista de la Copa y la extensión de tiempo hasta 48 horas antes de la revancha.

El primero que reaccionó fue Marcelo Gallardo, días atrás, diciendo que le daba "tristeza que se piense así" y que "a los oponentes hay que respetarlos siempre", haciendo alusión también al pedido de descalificación que realizó José Luis Chilavert.

Ayer, el presidente Rodolfo D'Onofrio, visiblemente molesto, fue filoso al declarar: "¿Cómo pueden estar ellos enojados? ¿Por qué? ¿Por ser mentirosos? ¿Tienen derecho? Han mentido y han dicho cualquier disparate, y yo no tengo que juntarme con nadie. Estoy esperando las disculpas del caso desde Guaraní. Tenía hasta hace unos días una relación excelente, estuve con el presidente en el sorteo, en 2015 pasamos momentos muy buenos durante la semifinal. Estoy esperando el perdón o no los vamos a ver. Lo que corresponde a personas dignas, cuando se equivocan y dicen cualquier cosa, es venir a pedir disculpas".

Principalmente, lo que molestó fueron las suspicacias generadas por las decisiones de la Conmebol, dando a entender que River tuvo injerencia. "El cambio de reglamento en plena competencia no está bien, porque se da justo cuando se hace el sorteo de octavos y un equipo tiene un inconveniente... Coinciden un montón de cosas que dan para pensar", dijo Garnero, en una entrevista publicada ayer por el diario Olé, y agregó: "Se modificó el cupo y el tiempo de incorporaciones cuando un club tuvo un problema. Y así los equipos poderosos te pueden armar una selección. No estoy llorando, sólo no coincido con las modificaciones que hizo la Conmebol sobre la hora. Nosotros no les dimos de tomar nada a nuestros jugadores ni a los ajenos. Que cada uno se haga cargo de lo suyo: no nos mandamos ninguna cagada, no tenemos nada que ver con la cagada ajena. Hubo algo que no me gustó".

¿Qué opinó D'Onofrio sobre el tema? "La otra mentira absoluta que escuché es que River logró un cupo de seis, algo que es falso. No tenía ni la menor idea de eso. Se agarraron de una nota en la que dije al mediodía que Enzo Pérez era imposible de traer por el monto y luego, ese mismo día al a tarde, Enzo Francescoli me dice que se podía llegar a hacer en una determinada cifra y yo le dije que fuera para adelante. Con eso cayeron sobre mí diciendo que era una prueba. No inventen".

Pese a estar a unos metros del edificio de la Conmebol, el presidente millonario descartó la posibilidad de acercarse: "Yo me voy a quedar acá para que nadie pueda inventar nada. No tengo nada para hablar con nadie. Hay un Tribunal que va a decidir. River ya hizo el descargo y seguiremos trabajando para demostrar que lo que ocurrió fue una contaminación. El club siempre va a mantener su actitud. Acá los afectados son dos excelentes profesionales y no se pueden ensuciar nombres".

En el medio, River volverá a jugar su primer partido de Libertadores tras conocerse la sanción provisional que recibieron Martínez Quarta y Mayada -serían suspendidos por tres meses- por los doping en los controles de la Copa. El Defensores del Chaco estará lleno y será una caldera. Guaraní quiere revancha, pero el equipo de Núñez sabe que debe hacerse fuerte para tomar envión y dejar atrás la tormenta.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas