Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Wimbledon: el césped y los argentinos, un vínculo cada vez más lejano

Del Potro es, hasta aquí, el único jugadores de nuestro país que superó el estreno en el All England; las dificultades de la adaptación para los especialistas en canchas lentas

Miércoles 05 de julio de 2017
SEGUIR
LA NACION
0
La frustración de Schwartzman ante Dimitrov
La frustración de Schwartzman ante Dimitrov. Foto: AP

LONDRES.- "El pasto es para las vacas". La frase que alguna vez lanzó Guillermo Vilas, por más popularidad y repeticiones que tenga, no pierde simbolismo. El tenis nacional y el césped no tienen un buen vínculo. Son muy escasas las raquetas de la Argentina que se han destacado sobre pasto. Fueron siete los argentinos que comenzaron en el cuadro principal de Wimbledon y apenas Juan Martín del Potro logró superar el primer obstáculo (todavía resta finalizar el encuentro entre Horacio Zeballos y el italiano Paolo Lorenzi).

"Las condiciones, entre donde uno se entrena y donde se juega, son muy distintas. Las canchas donde se compite están mucho menos desgastadas. Es rapidísimo jugar en estas condiciones. Y particularmente ahora, estaba muy rápida la cancha, a veces no se podía jugar. Es difícil de entender, pero es así. A veces uno cae a Wimbledon y por más que vayan pasando los años, se hace difícil", explicó Diego Schwartzman , que cayó por 7-6 (7-4), 6-2 y 6-2 frente al búlgaro Grigor Dimitrov.

"Hoy en el pasto se puede jugar mucho más que antes y en teoría nos debería favorecer a nosotros. Pero sigue siendo muy distinto a jugar en polvo de ladrillo, obvio. Básicamente, el tema son los apoyos. Uno está acostumbrado a correr, apoyarse y deslizar, y acá cuesta. Para los que estamos muy acostumbrados al polvo, es difícil hacer el cambio. Hay que tener mucha soltura de mano, muchas sutilezas e ir para arriba para poder tener chances de ganar", amplió el Peque, que disputó su tercer cuadro principal de Wimbledon (no tiene triunfos).

Tras la interrupción por la falta de luz natural, el zurdo Facundo Bagnis terminó perdiendo por 4-6, 6-4, 7-6 (11-9) y 7-6 (7-3) ante Radu Albot (Moldavia). Ya habían perdido Carlos Berlocq, Renzo Olivo y Nicolás Kicker.

Martiniano Orazi, preparador físico de Del Potro durante más de siete temporadas, actualmente trabajando con varios tenistas como Schwartzman y Guido Pella, comentó: "La capacidad aeróbica de los jugadores argentinos llega súper estimulada a Wimbledon por la competencia en el polvo de ladrillo y el cambio brusco al pasto es difícil, se necesita mucha fuerza en las piernas. Entonces, es muy importante hacer un fortalecimiento en el tren inferior, porque el jugador tiene que hacer frenos con pasos cortos y no con deslizamientos. Tienen que hacer mucha fuerza en los cuádriceps, trabajos de glúteos, hay que flexionar más las rodillas. Es una situación muy distinta". A pocas horas de cumplirse quince años de la final de David Nalbandian ante Lleyton Hewitt en el All England, esa actuación del cordobés tiene cada vez más valor.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas