Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Casi la mitad de los deportistas ven a sus carreras como un impedimento para insertarse en el mercado laboral

Los datos surgen de un estudio sobre la situación actual y las perspectivas laborales de los atletas, el segundo grupo que forma parte de la campaña #TalentoSinEtiquetas

Martes 04 de julio de 2017 • 19:52
0

De acuerdo a una encuesta, 8 de cada 10 atletas, pese a las dificultades que le presenta su inserción en el mercado laboral, cree que es posible combinar la exigencia que implican sus entrenamientos con un trabajo en el mercado laboral

El estudio realizado por la consultora Adecco sobre la situación actual y las perspectivas laborales de los atletas, bajo la campaña #TalentoSinEtiquetas. El mismo reveló que 8 de cada 10 atletas, pese a las dificultades que le presenta su inserción en el mercado laboral, cree que es posible combinar su entrenamiento con el trabajo.

¿Qué pasa con los atletas?

Debido a las exigencias de su entrenamiento, en muchas ocasiones los atletas tienen inconvenientes en sus estudios y formación, llegando al término de su carrera deportiva con muy pocas posibilidades de conseguir trabajo.

Asimismo, el mercado no valora todo su potencial y suele ser reticente a darles la oportunidad de que desarrollen sus capacidades en el marco de un entorno laboral.

Situación actual y perspectivas laborales de los atletas

Según el estudio, el 72% de los deportistas profesionales se encuentra compitiendo actualmente. De ellos, el 60% trabaja, mientras que el 40% está abocado completamente a su desarrollo deportivo.

De los que trabajan, el 47% lo hace en algo relacionado al deporte, mientras que un 44% lo hace en otro ámbito.

Dentro de los que no trabajan, 7 de cada 10 atletas afirman que es por falta de tiempo, mientras que otro 23% cuenta que lo intenta pero no consigue insertarse en el mercado laboral.

Casi la mitad (43%) cree que ser deportista de elite es un impedimento para insertarse en el mercado laboral. Y cuando se les preguntó si creían posible vivir del deporte que realizaban, el 62% respondió de forma afirmativa, pero sólo en las categorías de alto rendimiento.

Al consultarles si creen posible combinar el entrenamiento con el trabajo, se encontraron opiniones similares: un 43% cree que es posible, pero con mucho esfuerzo, y otro 43% también pero solo trabajando part time, mientras que un 14% sostiene que no es posible.

De los que están empleados, el 41% afirma que donde trabaja no contemplan ninguna política o programa para que los atletas puedan seguir entrenando normalmente y un 28% sí cuenta con un sistema flexible que le permite continuar con su desarrollo deportivo.

Entre los atributos que un deportista profesional puede aportar al ámbito laboral un 64% señala esfuerzo y dedicación, un 17% el valor del trabajo en equipo, el 13% trabajo por objetivos y el 6% cree que logra inculcar una vida sana.

Estudios y entrenamiento: ¿Una misión posible?

La gran mayoría de los atletas (83%) ve posible combinar el entrenamiento físico con el estudio. De los atletas encuestados, un 17% alcanzó secundario completo y otro 17% un terciario completo. Luego, el 15% se encuentra cursando una carrera universitaria y otro 8% ya se recibió. Y un 3% alcanzó un nivel de posgrado. Un bajo porcentaje tiene estudios incompletos.

Además, al consultarles si el centro de estudios contempla o contempló alguna vez un programa para deportistas de elite, el 51% respondió que no y mientras un 31% afirmó que sí los tienen, un 18% desconocía directamente el tema.

¿Cuáles son las políticas o programas que más ayudarían a los atletas?

El 24% cree que los programas de financiamiento ayudarían a potenciar su carrera de deportista, otro 11% los programas de acompañamiento y contención, mientras que el 40% cree que tiene que ser una combinación de los dos anteriores. Otro 26% plantea que las políticas de flexibilidad horaria serían beneficiosas para lograr un mejor balance.

¿Por qué los atletas se adaptan a todo tipo de organizaciones?

Los deportistas de elite inspiran y emocionan al mundo con su performance sobresaliente en cada disciplina en la que se especializan. Sin embargo, son mucho más de lo que podemos percibir. Es por esto que tiene sentido para las organizaciones contratar atletas de alto rendimiento que tienen una actitud y habilidades excepcionales.

Los deportistas tienen aptitudes y valores altamente requeridos por los entornos corporativos. Entre ellos están: trabajo por objetivos, superación personal, tolerancia a la frustración, trabajo en equipo, disciplina, resiliencia, perseverancia, y pasión.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas