Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Erika Guevara: "Faltan líderes que puedan levantar la voz para buscar soluciones en la crisis venezolana"

La directora para las Américas de Amnistía dice que en Venezuela se viola toda la gama de derechos humanos, el ejemplo más claro de un deterioro regional

SEGUIR
LA NACION
Miércoles 05 de julio de 2017
0

No importa el país del continente que uno señale, si está al Norte o al Sur, si el gobierno es de izquierda o derecha, Erika Guevara tendrá una mirada crítica sobre la situación de los derechos humanos, que encuentra en retroceso por desinterés, falta de liderazgo o más bien por ambas razones.

"En cualquier país de la región se nota un ambiente regresivo en derechos humanos", dijo a la nacion la mexicana Guevara, directora para las Américas de Amnistía Internacional, quien cuestionó desde el mal ejemplo del gobierno de Trump hasta el descontrol represivo del gobierno de Maduro.

-El tema del momento parece ser Venezuela?

-En cualquier país de la región se nota un ambiente regresivo en derechos humanos. Pero algunos llevan esa situación a niveles catastróficos. En Venezuela se violenta toda la gama de derechos humanos. Derechos económicos, sociales, culturales? Las libertades fundamentales, el derecho a la asociación, la libertad de expresión. Se está dando un contexto represivo y militarizado frente a las muestras de descontento social, donde además se hacen detenciones arbitrarias como herramienta de control, de acallar las voces de la disidencia.

-¿Nadie puede hacer nada?

-Sin duda uno de los problemas es que a nivel regional hay falta de liderazgo en materia de derechos humanos. En la OEA se politiza el debate entre los Estados y ni siquiera se puede llegar a acuerdos mínimos. Faltan líderes que puedan levantar la voz para buscar soluciones. Mucho se habla de que el gobierno debería abrir un canal humanitario. Pero no vi un solo país que hiciera un ofrecimiento genuino para enviar ayuda a Venezuela.

-Hablando de verdaderos líderes, o de su ausencia, ¿cómo cambiaron los derechos humanos en la era Trump?

-No sólo ha habido un cambio significativo en el panorama de derechos humanos en Estados Unidos, sino que la retórica de odio, discriminatoria, que llevó a Donald Trump al poder y que se trasladó a las políticas públicas es tan peligrosa como lo que estamos viendo en otras partes del continente.

-¿Cómo pasó esa retórica a los hechos en Estados Unidos?

-Vemos por ejemplo un incremento en el número de detenciones, en las deportaciones inmediatas. De enero a la fecha se duplicó el número de personas que murieron en el cruce desértico, y eso tiene que ver con que se fortalecieron los controles en otros cruces, entonces la gente arriesga la vida por lugares menos accesibles. Ya existía un aparato de detención y expulsión con Obama, pero Trump le ha puesto una turbina de aceleración a ese proceso.

-¿Por qué sigue avanzando pese a las muchas críticas?

-Tienes estados con autoridades que todavía resisten con el respeto de los derechos humanos, pero que se ven castigados por las políticas públicas. Como la amenaza de desfinanciar estados o ciudades que protegen a refugiados e inmigrantes, las famosas "ciudades santuario". Ya hay una orden ejecutiva de Trump que establece una regulación para desfinanciar esas ciudades. No hay incentivos para la protección de derechos humanos, todo lo contrario.

-¿Cuál es la tendencia?

-Esto va a seguir. Y empieza a tener un efecto de réplica en otros países. Un caso concreto en materia de migración es México. México tiene una doble moral, un doble discurso. Por un lado critica el tratamiento que se les da a los mexicanos en Estados Unidos, los arrestos, las deportaciones. Pero por otro lado los migrantes centroamericanos que escapan de la violencia de sus países lo que encuentran no es sólo la detención y la deportación, sino las peores atrocidades, desde la extorsión de las fuerzas de seguridad hasta la desaparición forzada.

-Donde sí se dio un paso adelante es en Colombia, con el acuerdo de paz con las FARC...

-Siempre hemos apostado al proceso de paz. Pero también hemos sido críticos porque la paz no puede ser a costa de la falta de justicia para las víctimas del conflicto. El apartado de justicia es muy ambiguo, no está claro cuáles son las famosas "penas alternativas". Sin duda alguna es un paso importantísimo, pero sabemos que los retos continúan.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas