Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Investigan la muerte de 200 perros por intoxicación

Vecinos del pueblo Ignacio Correas sospechan de casos de envenenamiento; hay dos denuncias penales

Miércoles 05 de julio de 2017
SEGUIR
PARA LA NACION
0

LA PLATA.- Los habitantes de Ignacio Correas, un pueblo del partido de La Plata, viven con miedo a ser envenenados. Es que desde hace ocho meses empezaron a morir de manera llamativa más de 200 perros. En estas últimas semanas, además, se intoxicaron tres personas. Los vecinos hicieron una nueva denuncia ante la justicia penal.

Bianca, la última perra que murió, pertenecía a la escuela. Los vecinos se alarmaron aún más: esto significaba que habían tirado veneno en el edificio escolar. "La maestra nos dijo que la vieron muerta y que sacaba baba por la boca", contó ayer un alumno.

A metros de la escuela hay un cesto de basura que tiene un cartel de advertencia:"No acercar niños ni animales al cesto. Puede haber veneno". Las madres y las maestras están preocupadas. Nadie quiere dejar a sus hijos jugar al aire libre, por si entran en contacto con el veneno. Ya no dudan e insisten: es intencional.

"Hace dos años, no sospechaban de nadie porque eran pocos los animales envenenados. El año pasado se acercaron a nosotros porque les preocupaba la situación por los perros y pájaros. Fueron encontrando más de 200 perros hasta hoy", contó Dolores Oliva, directora de Protección Animal de la Municipalidad de La Plata. En aquel momento, los vecinos hicieron la primera denuncia penal.

Foto: LA NACION

Los animales que iban encontrando los mandaban a la policía para poder hacer el diagnóstico y la autopsia. Según Oliva, se encontró el mismo veneno en perros y en carne. La alarma volvió a sonar cuando, en estas últimas dos semanas, se intoxicaron personas.

En noviembre pasado, la fiscal Virginia Bravo determinó que se allanara un galpón, pero no se encontró nada sospechoso.

"Se hicieron allanamientos, no se le encontró a esa persona la sustancia y después se empezó a mencionar que no sería esa persona sino que sería otra. Hicimos el allanamiento para ver si encontrábamos ese tipo de sustancia que se había utilizado", dijo la fiscal, titular de la UFI N° 7.

En el procedimiento, en el que intervino personal de la Delegación de Prevención Ecológica y Sustancias Peligrosas de La Plata, no se encontraron rastros de los químicos y se archivó la causa contra el propietario del predio.

El sábado pasado Valeria vio que su perra, Papelita, estaba comiendo carne. Entonces, alertada por toda la situación, quiso sacársela de la boca. No logró salvar a su mascota del envenenamiento, y se intoxicó ella también. A los minutos se le empezaron a dormir las manos, la boca, se le hinchó la cara y perdió la fuerza. Primero la trasladaron al hospital de la localidad de Bavio, y luego fue derivada al hospital San Martín por síntomas de intoxicación por un herbicida.

Los habitantes de Ignacio Correas sospechan de un vecino que esparce veneno porque hay perros que entran en su campo y le matan animales. Ahora hay una denuncia que se dividió en dos causas: una investigación por envenenamiento de animales, que lleva la fiscal Brenda Ponce, y otra por intoxicación de personas, que sigue Virginia Bravo.

Se sospecha que el veneno encontrado es carbofurano, uno de los pesticidas de carbamato más tóxicos. Se usa para el control de plagas de insectos en distintos tipos de cultivos, entre los que se encuentran el maíz y la soja.

El director de Promoción de los Derechos del Animal de la Defensoría del Pueblo bonaerense, Marcelo Rasciatti, visitó el pueblo el jueves último a partir de la última denuncia por envenenamiento. "Hay que tomar todas las medidas de prevención para que no haya más casos de personas intoxicadas y avanzar en las investigaciones para determinar quién puede haber sido", concluyó Rasciatti.

Una cuadra de asfalto para 600 habitantes

LA PLATA.- Unos 600 habitantes viven en Ignacio Correas, una zona rural a 20 minutos de la ciudad de La Plata. La mayoría de sus habitantes subsiste gracias al campo, y unos pocos trabajan en comercios o van a la capital bonaerense. Sólo una cuadra está asfaltada, luego hay cuatro calles transversales de tierra. Hace poco tiempo se empezaron a mudar allí familias jóvenes. El pueblo es pintoresco: por esa zona pasaba el tren, y ahora es un lugar tranquilo al que llegan los ciclistas en sus circuitos de entrenamiento.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas