Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

El idilio de Maradona con los napolitanos: "No hay pueblo que me haya querido tanto como ustedes"

Fue distinguido como"ciudadano" de Nápoles, justo a 33 años de su presentación en el estadio San Paolo; hubo 32 mil personas en la Piazza del Plebiscito

Show en la Plaza Plebiscito para celebrar la entrega de una ciudadanía honorífica. Foto: AFP / Carlo Hermann
Show en la Plaza Plebiscito para celebrar la entrega de una ciudadanía honorífica. Foto: AFP / Carlo Hermann
Show en la Plaza Plebiscito para celebrar la entrega de una ciudadanía honorífica. Foto: AFP / Carlo Hermann
Show en la Plaza Plebiscito para celebrar la entrega de una ciudadanía honorífica. Foto: AFP / Carlo Hermann
Show en la Plaza Plebiscito para celebrar la entrega de una ciudadanía honorífica. Foto: AFP / Carlo Hermann
Diego Maradona durante la ceremonia en la que se le concedió el título de ciudadano honorario de Nápoles, Italia. Foto: Reuters / Stefano Renna
Los mejores recuerdos.
Diego Maradona en su llegada a Nápoles. Foto: AP / Cesare Abbate
Los mejores recuerdos.
Diego Maradona dando una conferencia de prensa antes de la ceremonia en la que se le concedió el título de ciudadano honorario de Nápoles, Italia. Foto: AFP / Carlo Hermann
Los mejores recuerdos.
Los mejores recuerdos.
Los mejores recuerdos.
Diego Maradona durante la ceremonia en la que se le concedió el título de ciudadano honorario de Nápoles, Italia. Foto: AP / Ciro Fusco
Diego Maradona durante la ceremonia en la que se le concedió el título de ciudadano honorario de Nápoles, Italia. Foto: AFP / Italy Photo Press/Zuma Pres
Miércoles 05 de julio de 2017 • 17:50
SEGUIR
LA NACION
0

NAPOLES.- "Estoy emocionado porque Nápoles después de 33 años me hace ciudadano. Pero como ya les dije antes, yo siempre me sentí napolitano. Siempre".

Son casi las once de la noche en la Piazza del Plebiscito, el corazón de Nápoles, y el clima es eléctrico. "Yo soy uno más de ustedes, pero lo fui siempre", le dice Diego Maradona, vestido de traje negro, micrófono en mano y el acento argentino de siempre, a una marea de "tifosi", que lo aclama.

"En Italia hay que hacer todo con un pedazo de papel, se olvidan del corazón", agrega Dieguito, en alusión al pedazo de papel que poco antes le ha dado el alcalde de la ciudad, Luigi de Magistris, al proclamarlo solemnemente "ciudadano honorario".

"¡Olé, olé, olé, olé, Diego, Diego!", clama la multitud, que no ha parado de cantar la legendaria "Oh mamma, mamma, mamma, oh mamma, mamma, mamma, sai, perché, me batte el corazón, ho visto Maradona, ho visto Maradona, eh, mammá, innamorato son!".

Entre la gente hay napolitanos de todas las edades. Chicos que nunca lo vieron jugar, pero que están empapados de la leyenda y visten la camiseta del Nápoles, de la selección argentina o la de Boca, para homenajear a su ídolo. También están sus padres y sus abuelos, que sí lo vieron y que están ahí para decirle "gracias", agitando banderas argentinas o del Nápoles.

En una noche de verano de luna casi llena y en medio de medidas de seguridad quizás demasiado rígidas -tanto, que la Piazza del Plebiscito finalmente sólo estuvo llena a medias, con cerca de 15.000 personas-, Maradona volvió a hacer vibrar a Nápoles y a los napolitanos.

"Quien no salta es juventino! Quién no salta es juventino!", fue uno de los tantos coros que se entonaron en un evento llamado "Efecto Maradona", ideado por el artista Alessandro Siani, que culminó con la designación de Dieguito como flamante "ciudadano honorario" napolitano.

Para la gran fiesta del "pibe de oro", que hace exactamente 33 años -el 5 de julio de 1984- fue presentado oficialmente en el estadio San Paolo ante 80.000, Nápoles se blindó como nunca. No sólo por temor a atentados terroristas, sino también a que se repita lo que sucedió en Turín el 3 de junio pasado. Entonces, cuando miles de "tifosi"se juntaron en la Plaza San Carlo para seguir por pantalla gigante la final de Champions League entre Juventus y Real Madrid, debido a una mala organización, escasa policía y vallados mal puestos, una falsa alarma provocó una estampida humana que provocó más de 1500 heridos.

Justamente para evitar lo anterior, para llegar a la Piazza del Plebiscito, militarizada para la ocasión, había que sortear decenas de vallados y controles.

"Es una lástima, tendrían que haberlo organizado de otra forma. La plaza está semi vacía porque los procedimientos para ingresar eran demasiado rígidios. Me desnudaron para entrar. Ni que fuera de Estado Islámico", se quejó ante La Nación Luigi Amabile, que estaba junto a su mujer, Nunzia y su hijito Salvatore, que agitaba una bandera argentina. "La fiesta debería haberse hecho en el estadio San Paolo", agregó este empleado de 54 años, que resumió un sentir generalizado.

Hubo que esperar más de una hora y media para que llegara Maradona, el agasajado. Entonces, presentadores hablaron de la noche de "santificación" de Maradona, un "genio" a quien compararon no con Messi, sino con San Genaro, el patrono de la ciudad. Artistas locales, entre los cuales la famosa Lina Sastri, recordaron a otros napolitanos ilustres como Pino Daniele, Massimo Troisi, Totó y Eduardo De Filippo; un tifoso hizo gala de todas las camisetas históricas que guardaba y un pizzero mostró la Pizza Maradona, con la imagen del Diez. "Maradona es Nápoles y Nápoles es pizza", dijo el pizzero.

Maradona, que sólo se quedó en el evento 20 minutos, hizo su entrada triunfal al palco montado frente a la Iglesia de San Francisco a las diez y media de la noche. La plaza estalló entonces en júbilo y la multitud volvió a entonar "oh mamma, mamma, mamma...". Al margen de agradecer el homenaje y decir una y otra vez que siempre se sintió napolitano, Maradona enseguida lanzó un dardo: "si no pasaba lo de Turín, esta plaza estaría llena", lamentó. Por otro lado, polémico como siempre, denunció que los napolitanos son discriminados. "Nosotros los napolitanos cuando vamos a jugar afuera sufrimos el racismo. Es una cosa que tengo que hablar con Infantino, porque somos iguales. Pero yo viví en carne y hueso cómo el napolitano es discriminado", clamó.

Al margen de lo anterior, Diego emocionó. "Lo que quería contarles es que yo la primera vez que estuve en el San Paolo me fui llorando, y era el primer día", dijo. "Pero también me fui llorando cuando me fui en el 91", agregó, provocando una ovación.

"Ragazzi, quiero agradecer a todos. No tengo palabras. A cualquier parte que vaya me dicen Diego, quien ama no olvida", también aseguró. Acto seguido, subieron al palco varios jugadores que, junto a él, ganaron dos míticos scudetti en1986-87 y en 1989-90. Entonces, en medio de los aplausos, su amigo y compañero Ciro Ferrara, que luego se fue a jugar a la Juventus, fue abucheado. "Fue un traidor, mucho peor que Higuaín, porque es napolitano y se fue a Juventus", comentó Ettore Dandi, jubilado.

Durante el evento, algunos intentaban hacerse su agosto vendiendo fotos de Maradona a 1 euro: algunas retrataban a Maradona joven, otras con el look actual, como está pintado en un mural del barrio de San Giovanni.

No faltaron a la cita algunos argentinos, como Silvina Moscuzza y su marido Juan Manuel Barrenechea, ingenieros de 32 años, de Buenos Aires, de vacaciones. "Algún día mis hijos me preguntarán por el Diego y les diré que lo vi en Nápoles cuando lo declararon ciudadano honorario", dijo a La Nación Silvina, orgullosa "bostera" con con camiseta de Boca.

En una noche de pasión y de recuerdos de tiempos pasados mucho mejores, cada persona presente tenía una anécdota. "Yo vivo cerca del campo de entrenamiento y allí cuando llegó hace 33 años Maradona ví cosas que van en contra de las leyes físicas: una vez vi como, al final de un entrenamiento, peloteaba con un vaso de plástico lleno de agua. Se lo sacó de las manos a Costanzo Celestini, que estaba tomando en el vaso de plástico, hizo tres toques con el pie izquierdo y volvió a levantar el vaso de agua sin que se cayera una gota", contó a La Nación, aún impactado Ascanio Filomarino, empleado de 60 años. "Creo que ese señor no es terrestre. Cuando morirá le harán la autopsia y se descubrirá el misterio. Nosotros amamos a Maradona, escríbalo". .

Así fue la espera de los fans de Maradona en la puerta del hotel

cerrar

El homenaje al ex capitán del seleccionado en Plaza del Plebiscito

cerrar

El saludo de Maradona para los hinchas napolitanos

cerrar

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas