Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

La literatura macrista: un boom que no llegó a estallar y quiere revancha

Más de una decena, los libros ya alimentan la biblioteca sobre el Gobierno y, aunque uno solo fue un gran éxito, las editoriales preparan más lanzamientos para este semestre electoral

Jueves 06 de julio de 2017
SEGUIR
LA NACION
0

Ya en el segundo semestre del año, las editoriales locales se preparan para publicar nuevas investigaciones y análisis de la gestión de Cambiemos en el poder. ¿Se puede decir que cada gobierno produce su propia literatura? Durante los doce años de la gestión kirchnerista, y antes durante el menemismo, en los catálogos de varios sellos figuraban ensayos, investigaciones y testimonios sobre cada administración. Casos de corrupción, informes críticos o complacientes del gobierno, hagiografías e incluso libros firmados por funcionarios llegaron a las listas de best sellers. Algo similar ocurre después de transcurrido el primer año y medio del gobierno del presidente Mauricio Macri.

La punta de ese iceberg de papel sobre la coyuntura es Macri. Historia íntima y secreta de la élite argentina que llegó al poder (Sudamericana), de Laura Di Marco, puesta en página de varias horas de grabación de entrevistas al Presidente. El libro, que va por su quinta edición desde la publicación en abril, lleva vendidos más de 40.000 ejemplares. "Hay un público para los libros de coyuntura política -dice Florencia Ure, gerenta de comunicación de Penguin Random House-. Se perfila cada vez más como un público atento a la actualidad, lector de diarios que busca informarse. Estos libros interpelan a ese tipo de lector y a la vez lo construyen."

En ese grupo editorial, el más grande del país, afirman que no publican instant books. "Cuidamos mucho los contenidos y eso lleva un tiempo. Los libros se piensan con anticipación", precisan. Son famosos los casos de lanzamientos de temática política que duraban menos que un suspiro en las librerías comerciales y que agonizaron en mesas de saldos. Coherente con esa línea editorial, PRH sólo anticipa un libro firmado por Santiago O'Donnell con revelaciones sobre funcionarios del gobierno de Cambiemos, así como sucede con la propia familia del presidente Macri, en los Panamá Papers.

En cambio, Grupo Planeta trabaja en simultáneo con varios títulos. Luego de haber publicado El otro yo, de Esteban Rafele y Noelia Barral Grigera (sobre Nicolás Caputo, álter ego de Mauricio Macri en la amistad y en los negocios), Macri confidencial, de Ignacio Zuleta, suerte de radiografía del modo de gobernar de Cambiemos, y Macristocracia, de Fernando Cibeira, que narra la historia de las familias de muchos de los funcionarios del Gobierno, el sello presentó una novela política escrita por el periodista Edi Zunino. En Locos de amor, odio y fracaso, el director de la revista Noticias plantea una hipótesis inquietante sobre el pacto entre Cristina Fernández y Mauricio Macri en pos de la perpetuación del statu quo. Para los próximos meses se prepara el lanzamiento de La herida, nueva novela de Jorge Fernández Díaz que aborda la política desde la ficción. Es una de las apuestas editoriales del año.

"Desde 1990, la colección Espejo de la Argentina fue emblemática para Planeta: libros de investigación periodística que profundizan en temas o personajes públicos con el propósito de indagar el pasado reciente o interpretar una realidad dinámica -cuenta Paula Pérez Alonso-. Este año está marcado por la coyuntura de las elecciones de octubre: la política, la economía, el presente, el pasado y el futuro se discuten más que nunca. Como editores, estamos esperando ansiosos los buenos libros de crónica de nuestro tiempo que nos ayuden a interpretar la realidad."

Se anticipan dos, La cabeza de Macri, de Franco Lindner (que ya publicó una biografía de la primera dama, Juliana Awada), y La sombra del padre, de Gabriela Cerruti. Candidata por Unidad Ciudadana además de periodista, Cerruti fue autora de la célebre biografía El pibe, de 2010, donde se calibraban las fantasías presidenciales de Macri que, como sabemos, se hicieron realidad.

"Los libros sobre el Gobierno fueron hasta aquí retratos de su llegada al poder, descripciones y análisis de esas nuevas configuraciones -señala Rodolfo González Arzac, periodista y editor de Planeta-. Ahora, cuando ya se empiezan a ver las primeras internas en el bloque gobernante, con el calendario apuntando hacia elecciones de mitad de término, con la chance cierta de victorias y derrotas, tal vez se empiecen a publicar otras historias más relacionadas con conflictos internos y externos, y con las huellas que vaya dejando la gestión. Es posible que el tiempo del análisis político vaya dejando lugar a la investigación periodística."

Margen Izquierdo, el sello de Luis Majul, adelanta dos nuevos libros que no se presumen críticos del gobierno de Cambiemos, en parte porque uno está firmado por un candidato a diputado por la ciudad de Buenos Aires. Allí publicarán el primer libro de Marcelo Longobardi y el nuevo título de Fernando Iglesias, titulado El año que vivimos en peligro. El año al que se refiere Iglesias es el primero del gobierno de Macri.

Fue Ediciones B la editorial que dio el puntapié inicial con la serie de libros críticos sobre el gobierno actual. El relato macrista, de Marcos Mayer, salió en abril. "Mayer es un excelente ensayista que puede, incluso con la noticia y el hecho periodístico, desplegar toda una lectura no sólo de lo que está pasando, sino también engarzarlo en términos de proyecto político", dice Silvia Itkin, directora editorial de ese sello que acaba de ser anexado al megagrupo PRH. Otro best seller de la casa es el periodista Gustavo Sylvestre, que este mes publicó su segundo libro, Macrismo explícito. La Argentina bajo el gerenciamiento Pro. Después del éxito de Alianzas, intrigas y traiciones, de 2016, Sylvestre realiza una lectura de las medidas de gobierno. Colaboraron con él otros periodistas como Pablo Ladaga, David Cufré y Ariel Lijalad.

¿Se venden estos libros?

Si bien estos títulos aparecen siempre en la lista de los cien libros más vendidos que distribuyen las grandes cadenas de librerías (a saber, Yenny y Cúspide), pocos alcanzan la estatura de clásicos del género como los firmados por Majul, Miguel Bonasso, Ricardo Ragendorfer, Hernán López Echagüe, Sylvina Walger, Hugo Alconada Mon, Jorge Asís y Horacio Verbitsky.

"«Funcionar» no es lo mismo para todos -plantea Carlos Díaz, editor de Siglo XXI-. Este tipo de obras, rigurosas, pero pensadas para un público más amplio, son valiosísimas. Suelen vender en promedio tres o cuatro veces más que otros libros." Por ejemplo, en ese sello "funcionó" bien Kirchner, el tipo que supo, de Mario Wainfeld, que ya lleva ocho ediciones en nueve meses, con cincuenta mil ejemplares vendidos. ¿Pasará algo similar con los libros previstos sobre el macrismo? Uno de ellos es el de Gabriel Vommaro, que cuenta el modo en que personas del mundo empresario y del voluntariado (ONG y fundaciones varias) sintieron el llamado de la política y se convirtieron en cuadros políticos. El título elegido por el autor posee un retintín maoísta: La larga marcha de Cambiemos. El economista y periodista Alejandro Bercovich publicará un análisis apto para todo lector sobre la forma en que el macrismo se relacionó con el poder económico y financiero. Contará, además, el lado B del presidente Macri y del supuesto empresariado innovador que él impulsa.

La industria editorial no repunta

La Cámara Argentina del Libro (CAL), que agrupa editoriales medianas y pequeñas del país, realiza informes semestrales sobre la dinámica del sector. En agosto, una vez que concluya la Feria del Libro Infantil, que, por primera vez, se desarrolla simultáneamente en tres sedes (Centro Cultural Kirchner, Tecnópolis y Centro Cultural Pasaje Dardo Rocha de la ciudad de La Plata), dará a conocer el informe del primer semestre de 2017. "La situación no mejora", advierte Diana Segovia, gerenta de la CAL. Se confirmó una caída en la producción de ejemplares del 25%, porcentaje similar al descenso en las ventas. La caída acumulada en la producción de libros desde 2015 es, puesta en cifras, alarmante: ronda el 40%. "Para las empresas es difícil sostener semejante baja", dijo Segovia a LA NACION.

También se informó que no se crearon nuevos puestos de trabajo en el sector. En la industria gráfica, que excede el trabajo de las editoriales, el Indec notificó una caída en la producción del 11,1% respecto de mayo de 2016.

Dos buenas noticias, que no contrarrestan el diagnóstico de la CA pero lo matizan, son que en las distintas ferias del libro, que la CAL y la Fundación El Libro apoyan, las editoriales aumentan sus ventas; y que la cantidad de novedades publicadas por editoriales argentinas no ha disminuido (aunque sí las tiradas).

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas