Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Joaquín Navarro Valls: vocero de Juan Pablo II, cambió la comunicación en el Vaticano

SEGUIR
LA NACION
Jueves 06 de julio de 2017

NÁPOLES.- Gran pesar provocó ayer en el mundo de los vaticanistas la muerte, a los 80 años, de Joaquín Navarro Valls, histórico vocero de san Juan Pablo II, durante 22 años.

Español, nacido en Cartagena, pero también de ascendencia catalana, miembro laico de la prelatura del Opus Dei, Navarro Valls fue médico y periodista. Fue Karol Wojtyla, el papa polaco, quien sorprendió a todo el mundo cuando, en 1984, siendo Navarro Valls corresponsal del diario ABC en Roma, lo llamó por teléfono para ofrecerle ser su vocero.

De hecho, Navarro Valls hizo historia al convertirse entonces en el primer laico y en el primer no italiano en dirigir la Sala de Prensa del Vaticano. Trabajando codo a codo con un papa tan mediático como Juan Pablo II, durante su mandato el funcionamiento de la denominada Sala Stampa se modernizó drásticamente. Fue en su período que, en 1997, la Santa Sede desembarcó en Internet. Navarro Valls siempre contaba que, cuando le contó al pontífice polaco que existía la red de redes, éste, luego de preguntarle "¿y nosotros no estamos?" y tener una negativa, le ordenó de inmediato montar el sitio.

De perfil muy alto en los últimos años de pontificado de Juan Pablo II, marcado por su enfermedad, Navarro Valls fue protagonista de varios momentos históricos de ese papado. Todo el mundo recuerda su viaje a Cuba para entrevistarse con Fidel Castro en vísperas de la primera e histórica visita de un papa a la isla comunista, en 1998. Durante los últimos seis meses de pontificado, con gran afabilidad explicó a la prensa, con sabiduría de médico, pero con simplicidad, cómo avanzaba la agonía de Juan Pablo II. Influyente, en el Vaticano era tratado con la misma deferencia que un cardenal.

Tras la muerte de Juan Pablo II, luego de seis meses junto a Benedicto XVI, pidió ser relevado del cargo y fue sucedido por el padre Federico Lombardi. Entonces regresó a la medicina, volviéndose presidente del advisory board de la Universidad Campus Bio-Médico. En los últimos años, lo atacó una enfermedad grave, que sobrellevó, según sus allegados, "sin que nadie se diese cuenta".

En esta nota:
Te puede interesar