Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

San Lorenzo se siente cómodo en la batalla de los triples

Le gana por 1-0 la final de la Liga Nacional a Regatas; hoy, a las 20, el segundo encuentro

Jueves 06 de julio de 2017
SEGUIR
PARA LA NACION
0
San Lorenzo festejó en la primera final
San Lorenzo festejó en la primera final.

La historia puede ser distinta esta noche, cuando a las 20, nuevamente en Boedo, San Lorenzo y Regatas Corrientes sostengan el segundo capítulo. Pero por ahora la final de la Liga Nacional impresiona por la contundencia del Ciclón, que ganó por 88-62 anteanoche, y por el juego en sí: cuervos y fantasmas intentaron más triples que dobles en un partido a ratos frenético y desordenado.

Es cierto, también, que el visitante tuvo una gran desventaja: las ausencias de sus goleadores Paolo Quinteros, por una fascitis plantar, y Donald Sims, que viajó a Estados Unidos para contraer matrimonio. Se estima que ambos estarán disponibles para los partidos 3 y 4, del lunes y el miércoles próximos en Corrientes.

San Lorenzo tiene una defensa muy agresiva y un plantel que, completo, es una constelación. Y que, versátil como lo es, se siente a gusto frente a cualquier esquema. Como en las guerras de tiros de tres puntos, algo que que se pone de moda en detrimento del juego de pivote, las penetraciones y los uno contra uno.

El campeón vigente apostó a eso pese a un espectacular 71% de eficiencia en dobles (20 de 28) y un regular 33% (12 de 36) desde la línea de 6,75 metros. Probó ocho veces más desde el perímetro que desde dentro, una enormidad. También Regatas priorizó los lanzamientos largos, 35 contra 31, a pesar de una muy baja efectividad. Desde lejos acertó 20% (7 de 35), cuando no le iba tan mal en tiros de dos: 48% (15 de 31).

"Hoy en día se juega con cuatro hombres abiertos y uno adentro. Se trata de que todos tengan tiros cómodos. Y, en instancias de playoffs en las que se conocen muy bien los rivales, se cierran mucho más los caminos para acercar la pelota al aro y queda más disponible el tiro abierto", analizó Julio Lamas, el entrenador azulgrana, ante LA NACION. Coincidió Gabriel Piccato, el preparador adversario: "Antes se jugaba con tres externos y dos internos; ahora hay cuatro externos y un interno. Se gana en profundidad y en anchura, porque cuando un jugador penetra siempre hay descarga".

Sucede también que antes había uno o dos francotiradores por plantel, pero hoy son muchos los buenos lanzadores de tres puntos, sin importar el puesto y la estatura. Pionero en el ámbito local fue el Peñarol tricampeón de Facundo Campazzo, Selem Safar, Leo Gutiérrez y Alejandro Diez y el DT Sergio Hernández. Pero el fenómeno ya es mundial y se lo aprecia en la NBA y en Europa.

Como sea, y aunque no esté eficaz, San Lorenzo se siente cómodo en ese ámbito. Como en casi todos, en realidad.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas