Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

La doble vida de River: un viaje del triunfo en Paraguay a las respuestas que se debe respecto al doping

Las sospechas que no logra disimular el éxito; la incomodidad que sufre Gallardo es la de todo River

SEGUIR
LA NACION
Jueves 06 de julio de 2017
El equipo titular de River en Asunción
El equipo titular de River en Asunción. Foto: Reuters
0

La claridad conceptual que el equipo exhibe en la cancha no se muestra tan contundente fuera del campo de juego.

River entendió a la perfección, desde la llegada de Marcelo Gallardo a la dirección técnica, a mediados de 2014, cuáles tópicos debe cumplir para ser protagonista principal en las competencias internacionales. Los títulos que se acumularon en las vitrinas del club bajo la órbita del Muñeco responden al paradigma que impone el entrenador. La Copa Libertadores, la Sudamericana, la Recopa Sudamericana (en dos ocasiones) y la Suruga Bank coronaron la tarea. Y con el 2-0 sobre Guaraní en Asunción River encaminó la llave de los 8os de final de la Copa Libertadores , cuadro que deberá cerrar en el Monumental el 8 de agosto.

El paso por Paraguay, sin embargo, estuvo rodeado por un clima enrarecido, con el doping y sus derivaciones como eje. Y es ahí donde el club no se afirma, como no lo hizo desde el momento en que se conoció el caso positivo del juvenil Lucas Martínez Quarta, al que siguió el del uruguayo Camilo Mayada. Pasaron 15 días desde entonces y la institución adoptó una posición defensiva, de víctima, aunque no ensayó, más allá de una conferencia de prensa de Gallardo y el médico del plantel Pedro Hansing y de un par de comunicados, una respuesta sólida, contundente, que despeje las sospechas que la envuelven.

Los casos detectados responden a partidos por la Copa Libertadores jugados entre el 10 y el 18 de mayo, por lo que la decisión de la Conmebol de exigir a River el análisis de dopaje de sus 18 futbolistas, después del juego de anteanoche con Guaraní, es una acción fuera de tiempo y que provoca nuevas controversias. Como también que desde ahora las muestras sean derivadas para su análisis a un laboratorio de Colonia, Alemania, como lo informó el director de la Unidad Antidopaje de la Conmebol, el paraguayo Osvaldo Pangrazio.

"A lo que se dice y el desgaste que genera, si bien a veces incomoda, tratamos de no prestarles atención. Si no hubiese sido así, habríamos claudicado", dijo Gallardo, molesto. "Está dentro de la reglamentación lo del antidoping a todo el plantel. Antes de jugar se nos lo comunicó. Si bien puede incomodar, lo aceptamos. Parece ser una persecuta, pero es lo que nos tocó vivir. Por eso le doy el significado que merece. Hoy me pareció que era demasiado, más allá del reglamento, que acepto", reflejó el director técnico.

Su incomodidad es la de todo River, que en Asunción fue apuntado por Juan Alberto Acosta, el presidente de Guaraní, y también por el entrenador Daniel Garnero. "River no hizo nada para sacar ventaja, pero se mandaron una cagada. Está a las claras que no sólo tomaron ellos dos [por Martínez Quarta y Mayada, que están suspendido por la Conmebol de manera provisional]; cuando pasa esto es en forma general", sospecha Garnero.

El máximo dirigente de River, Rodolfo D'Onofrio, sostiene que lo que ocurrió con los futbolistas se trata de un accidente y, ante los ataques, rompió la camaradería hasta que el club paraguayo se retracte. "Todavía estamos investigando para saber qué sucedió. La conciencia nuestra está tranquila. Estamos convencidos de nuestra transparencia y de que se trató de una contaminación", arguyó el presidente.

Las palabras y los actos no siempre caminan a la par y eso es lo que no apaga la polémica. Lo que era una epidemia de casos positivos quedó reducido a Martínez Quarta y Mayada. La ausencia de Sebastián Driussi en la lista para la Copa Libertadores cuando su venta a Zenit, de Rusia, no se concretó, aviva las suspicacias de que el juvenil está entre los futbolistas dopados. "Tenía la cabeza en otro lado", argumentó Gallardo; "dijeron muchas mentiras, pero son las reglas del juego", comentó el secretario deportivo, Enzo Francescoli.

Para aclarar y acallar los ataques, River debería responder qué suplemento vitamínico es el que supuestamente fue contaminado con Tiazidas, dónde y cómo se lo consigue, quién lo provee, quiénes lo toman y si los futbolistas están informados sobre lo que se les suministra.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas