Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Michael Phelps contó cómo fue el día que pensó en suicidarse: "No quería estar vivo"

El deportista más ganador en la historia de los Juegos Olímpicos habló de sus días más oscuros; "Era una bomba de tiempo a punto de estallar", aseguró

Jueves 06 de julio de 2017 • 10:59
0
Phelps posa con todas sus medallas
Phelps posa con todas sus medallas. Foto: Sports Illustrated

Michael Phelps tiene un récord que será difícil de romper: es el deportista que más medallas ganó en la historia de los Juegos Olímpicos. Para ser más precisos: fueron 28, 23 de oro, tres de plata y dos de bronce. Una bestia del agua, en el buen sentido de la palabra. Pero, claro, el ese éxito que hoy disfruta y recuerda, también lo llevó a transitar los días más oscuros de su vida. En una reciente entrevista con la CNN, confesó que hasta pensó en suicidarse.

"Sabía que necesitaba ayuda y que tenía que cambiar algo en mi vida""
Michael Phelps

Fue en octubre de 2014, dos años antes de sus últimos Juegos Olímpicos, cuando recibió una suspensión de seis meses de la Federación Estadounidense de Natación, luego de tras haber sido detenido por conducir borracho, un episodio que ya había protagonizado antes. Los días siguientes fueron muy duros para el nadador: "Era una bomba de tiempo a punto de estallar", asegura. "No quería estar vivo. En ese momento, pensé: 'Lo mejor que puedo hacer es simplemente no estar aquí'", reconoce Phelps. Sí, pensó en suicidarse.

"En ese momento, cuando estaba sentado en mi habitación, de donde no me moví durante cuatro días, tuve el apoyo de mis amigos y mis familiares más cercanos. Estuvieron allí porque realmente se preocuparon por mí. Me dije: 'Lo que hice fue muy tonto, vamos a resolver esto'", tevela en la charla con el canal norteamericano.

Phelps posa con todas sus medallas
Phelps posa con todas sus medallas. Foto: Sports Illustrated

Y agrega: "Sabía que necesitaba ayuda y que tenía que cambiar algo en mi vida. Estuve con tratamiento durante un par de semanas y, básicamente, me reconstruí a mí mismo. Primero no quería hablar con nadie, me mantuve cerrado por dos o tres días, hasta que dije 'Llevo aquí 45 días, será mejor que haga esto'".

Ya recuperado de la depresión, comenzó a pensar en Río 2016. "Tenía que ponerme de la mejor forma física posible, en especial porque tenía 31 años. Debía comer y dormir bien, hacer cada pequeño ABC para asegurarme de que estaba preparado. Comer se convirtió en un trabajo. Hubo días en que estaba cansado y no quería comer, pero debía hacerlo, y cuando estás forzado, comer es doloroso", recuerda. Y no defraudó: ganó cinco medallas de oro y una de plata.

Sin embargo, según revela en la entrevista con la CNN, él es su principal crítico. "Siempre soy duro conmigo. Cuando vi la repetición de los 200 metros de combinado individual, todo el mundo decía 'fue increíble' y yo les contestaba: 'Sí, pero no rompí el récord mundial'. Quería retirarme con 40 récords mundiales".


"Ha sido una carrera divertida y ahora puedo volver atrás y mirar todo lo que hice, nunca lo había logrado. Siempre iba de una cosa a la siguiente, y a la siguiente. Ahora, por fin puedo darme cuenta de lo que sucedió en los más de 20 años que estuve nadando".
En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas