Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

De México a la Patagonia, cinco otros Buenos Aires

Domingo 09 de julio de 2017
SEGUIR
PARA LA NACION
0

1 Patagonia. Los aires del más chico

La Reina del Plata tiene varios homónimos diseminados por las Américas. El más pequeño de todos tiene sólo 260 habitantes, por lo tanto es natural que se llame... Buenos Aires Chico. Es un lugar barrido por los vientos sobre la meseta del norte de Chubut. Su vecina más cercana es El Maitén, una localidad que fue en otros tiempos el punto intermedio del ramal de la Trochita, cuando el tren a vapor cruzaba la estepa entre Ingeniero Jacobacci y Esquel. Todavía conserva los galpones y los talleres mecánicos donde algunos nostálgicos mantienen un par de locomotoras construidas hace un siglo y las hacen circular sobre un corto tramo de vías, en ciertas fechas, hasta un lugar llamado Desvío Thomae. Esta esporádica atracción no pasa por Buenos Aires Chico.

2 Perú. A orillas del PacÍfico

Piura aparece varias veces en la obra de Vargas Llosa y, para sus lectores, es la antítesis de un lugar con buenos aires. Esta caldera tropical, húmeda y calurosa, recibe alivio recién por la noche.

El Buenos Aires local está un poco más allá, al pie de los Andes, donde el aire es más fresco y el nombre resulta merecido. Pero son las playas de Máncora y Punta Sal, cerca de la frontera con Ecuador, las que atraen a los visitantes hacia esa región. Más al sur, en dirección a Lima, están la ciudad de Trujillo y las ruinas de Chan-Chan. Allí hay otro Buenos Aires, el balneario local, cuyo nombre le fue dado por el magnate Larco Herrera a principios del siglo XX. El mayor atractivo de la región es la Ruta Moche, que remonta los siglos hasta los primeros tiempos de nuestra era, donde se desarrolló una brillante civilización simbolizada por las tumbas de Dama de Cao y el Señor de Sipán.

3 Colombia. La más bonaerense

El topónimo Buenos Aires inspiró a numerosos colonos, fundadores de ciudades y geógrafos. Se lo encuentra de manera recurrente en los mapas de casi todos los países del hemisferio. Además de ciudades y pueblos, hay lagos (en el sur argentino, pero también en Bolivia), una reserva natural (en Estados Unidos) y varios distritos, barrios o corregimientos según como se llamen las divisiones administrativas país por país.

Colombia es el país más bonaerense de todos. Varios lugares en los Andes indican con este nombre que gozan de un clima agradable. Por ejemplo una comuna de Medellín; un pueblo minero al sur de Cali; otro en Cundinamarca; uno cerca de la triple frontera con Perú y Brasil.

4 América Central. Tres Bs.As. muy diferentes

Hay Buenos Aires en Panamá, Costa Rica y Nicaragua. En el país del istmo (en la foto 4), es un corregimiento (distrito) de la provincia Oeste. A orillas del Pacífico y al oeste del canal, y resulta conocido por sus balnearios. En la vecina Costa Rica, Buenos Aires es una ciudad de 20.000 habitantes, un centro de ecoturismo en el sur del país. Como su gran hermana argentina, está al borde de la Panamericana. Sin embargo, no es posible hacer el viaje entre una y otra en auto, ya que no hay todavía conexiones terrestres entre Colombia y Panamá. Finalmente en Nicaragua encontramos un tercer Buenos Aires, a orillas del lago. Tiene dos similitudes con nuestra Buenos Aires: se levanta sobre una llanura y está sujeta a inundaciones.

5 México. Buen Aire y mejores tacos

El recorrido termina en México, donde tres localidades comparten el nombre. Concepción de Buenos Aires es una pequeña ciudad agrícola en el estado de Jalisco, al igual que el Buenos Aires de Chiapas.

San Nicolás Buenos Aires, en el estado de Puebla, tiene un poco más de jerarquía. Es conocida por sus tacos al pastor (con cerdo). Una especialidad que se ganó cierto prestigio, a tal punto que se dice que la mayoría de sus habitantes trabaja de manera directa o indirecta en la preparación de tacos y que durante la fiesta anual que revindica esta especialidad se procesan más de tres toneladas de carne.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas